Publicado en edición impresa de SIN LOS K  

La izquierda futura

Nadie tiene la bola de cristal y menos con el kirchnerismo, pero da la impresión de que el fracaso económico y social del Modelo unido a la prepotencia, la alcahuetería, la mentira, la corrupción y la ineficacia son demasiado notorias como para que el sistema vertical de Cristina Kirchner se perpetúe: hay un aroma cada vez más penetrante a final de régimen, a dictadura que se queda a mitad de camino.

Mientras seguimos pensando si el vaticinio se cumplirá, es natural preguntarse por lo que viene después. Tal vez la única coincidencia entre quienes aborrecen a este gobierno sea que el futuro sin los K no será maravilloso. Pero a partir de allí, los temores se dividen radicalmente.

Los antiperonistas clásicos –que cuando Duhalde asumió la presidencia pensaron en el fin del mundo– y los progresistas –que cuando Macri asumió la jefatura de gobierno hicieron otro tanto– creen que la llegada al gobierno de un peronismo más tradicional o de un partido de derecha será más un retroceso que una solución. Mientras que otros estamos convencidos que la disyuntiva que el kirchnerismo instaló en el futuro de la Argentina es entre una democracia republicana y una dictadura populista. Así, advertimos que el kirchnerismo no es el único en admirar a Chávez y a los hermanos Castro, en impulsar una geopolítica de corte soviético y un sistema político sin respeto por la libertad.

No existe entre nosotros una izquierda democrática sólida, y la que hay sigue coqueteando con el nuevo totalitarismo latinoamericano, desde la ambigüedad de Sarlo o del FAP a las certezas de Laclau y de La Cámpora. Para poner un ejemplo, acabo de enterarme de la existencia de un grupo llamado Marea Popular, que controla los centros de estudiantes de cuatro facultades de la UBA. Chavistas locales, no se diferencian en nada de los kirchneristas más acérrimos salvo que (por ahora) no pertenecen a sus estructuras leninistas aceitadas con el dinero público. Pero el país que quieren no se parece a Suecia sino al de los sueños huecos y violentos de los setenta.


*Periodista y escritor.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: