Publicado en edición impresa de DEBATE INTERNO  

El plan de Moreno genera críticas entre economistas kirchneristas

Bajo un esquema de producción que se mantuvo concentrado en una década de kirchnerismo, el congelamiento de precios del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, frena expectativas pero tiene que llegar a los productores para que tenga éxito como plan antiinflacionario, discrepan algunos economistas heterodoxos que marcan diferencias con el hombre fuerte de la economía.

“Cuando se venzan los acuerdos, hay que revisar las subas de los costos”, estimó el economista de la Cátedra Nacional de Economía Política Arturo Jauretche, Andrés Asiain. “Es una señal para frenar los aumentos nominales de precio pero no puede ser la solución definitiva a la inflación”, agregó. Uno de los puntos, según la línea de este y otros economistas, es analizar la rentabilidad de los sectores de producción primaria como el agropecuario y el minero y cómo inciden en el aumento de precios en otros sectores, como el caso de la soja, que presiona sobre los costos de la ganadería o de los tambos. 

“Se arrancó con un acuerdo que el día 61 debería ampliarse a otros actores y extenderse. No creemos que sea una medida antiinflacionaria única. Es una medida que frena las expectativas y pone paños fríos”, añade Agustín D’Atellis, economista de la Gran Makro, que concuerda con el Gobierno en que el de la inflación no es un problema de emisión monetaria y déficit fiscal.

Para el economista del Plan Fénix, Abraham Gak, “el Gobierno está instalando algunas acciones y creo que las expectativas se van a modificar siempre y cuando se siga actuando después de los sesenta días con los productores originales. Los formadores de precio son un grupo pequeño y se puede llegar a un acuerdo”.

En la salida de largo plazo, D’Atellis propone generar instrumentos de ahorro en pesos para romper con la dolarización de la economía, donde el dólar paralelo presiona sobre la inflación como referencia para los precios. La negociación con los formadores, sostiene Gak, tiene que ser analizada para el mediano plazo. En tanto, persisten los riesgos para el corto plazo: “Habrá que ver qué pasa con la actitud beligerante que tiene el sector agrario hoy, ya que eso podría generar más inflación”, concluyó Gak.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: