Publicado en edición impresa de  

A veces, la fama es puro cuento

Nadie más persuadido que el propio oficialismo gobernante del dramático encogimiento del espacio natural de la política y de su absorción por una nueva territorialidad virtual recreada por los medios, donde el discurso de la restitución de esa práctica para promover el diálogo con los ciudadanos termina rendida a la fría evidencia estadística.

Como volvió a demostrar la morosa cadena nacional de casi cuatro horas para el 131º período ordinario de sesiones en el Congreso que dejó abierto la presidenta Cristina Fernández, es una palabra que no rinde en audiencia si no es bajo condiciones excepcionales como la desaparición del ex presidente Néstor Kirchner o, más atrás, la alianza con el Grupo Clarín que anestesió sus efectos más negativos hasta que estalló el conflicto con el campo.

Sometido al simple pero eficaz ejercicio del álgebra, divide más de lo que suma, cuando no resta. Preanuncio del veredicto de las urnas en 2009, el diagnóstico mantiene su vigencia y es compartido por los especialistas que trabajan para el Gobierno, desde donde se apeló a recursos técnicos de última generación en un esfuerzo por mejorar la puesta en forma de un mensaje que circula con tropiezos fuera de los afables circuitos de la prensa amiga.

Los resultados obtenidos devuelven la cuestión al principio: el fracaso, cualquiera lo sabe, no es responsabilidad del mensajero. Reacios a aceptar premisas fuera de su marco habitual de análisis, donde ideología y prejuicio se funden, las principales espadas en comunicación del Gobierno parecen resueltas a avanzar por ese flanco, acaso el único posible.
Es un camino no exento de riesgos como viene de ilustrar la cobertura efectuada por la señal C5N del caso Pablo García, el hijo del periodista Eduardo Aliverti que arrolló en estado de ebriedad al vigilador Reinaldo Rodas en la Panamericana.
Marcada por la urgencia de transformar en rating lo que procura perder de lastre, la sinuosa línea editorial del canal de Cristóbal López puso en alerta los mecanismos de defensa en una especie que ve amenazada su existencia como es el periodismo militante, perplejo frente a una forzada convivencia con algunos de los periodistas a los que entabló un presunto juicio ético y público en la Plaza de Mayo y de la mano de Hebe de Bonafini, expuesta ahora ella misma a los rigores de otros estrados.
Marcelo Tinelli irrumpió en este marco lindante con lo grotesco cuando anunció este verano la remake del “Gran Cuñado” por la televisión abierta. La calurosa salutación de Francisco de Narváez a esa idea y la reacción del arrabal mediático pro K para cooptarlo –lo que equivale a neutralizarlo– reflejan la endeblez de un espectro político que se cierra sobre sí mismo y donde los aparentes extremos, finalmente, se tocan.

A tal punto fue la agitación del mar de versiones de su salida del Canal 13 y el supuesto pase a Telefe de la mano de López o a América por la de José Luis Manzano y Daniel Vila, con quien comparte sociedad en otro emprendimiento, que debió resolver la autoproscripción temporaria en esa compulsa para mantener a flote el principal activo empresarial que posee: la imagen que el público tiene de él.

Paradoja de un eximio buceador de las aguas turbulentas donde abrevan la política y el espectáculo: genuino producto de esa confluencia en los años 90, cuesta aceptar los rumores de última hora que lo presentan como un pescador de profundidad atrapado en el sedal de su propia red de propaladores de algunas de ellas

La que lo describe como un aparente incauto de la codicia de quienes querrían apropiarse del rating inmanente a su persona es la menos verosímil de todas. Difícil asumir que ocupe una silla en el juego de los intereses creados sin conocer las reglas. Esa humanización del personaje despojado de todo atributo mediático o divino –casi lo mismo en esta época– es, sin embargo, la que pone a prueba un lugar común del showbizz que muchos repiten pero pocos comprenden. A veces, la fama es puro cuento.

*Titular de la cátedra Planificación Comunicacional de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías