ELECCIONES2017 #PERFILELECTORAL

Gladys Campagnon, la madre de Randazzo: “Tengo fe de que va a entrar”

En diálogo con PERFIL, la madre de Randazzo, dijo que cree que la relación de su hija con Cristina se terminó.

Gladys Campagnon
Gladys Campagnon Foto:cedoc
"Emoción, piel de gallina”, así resume Gladys Campagnon, la madre de Florencio Randazzo, como está viviendo las PASO 2017 en las cuales su hijo va como candidato a senador por Cumplir, y su nieto Gino con 16 años vota por primera vez y auspicia de presidente de mesa con tan sólo 16 años.

“Tengo fe de que Florencio va a entrar porque se rompió el alma trabajando y puso mucho esfuerzo. Empezó de cero y creo que eso la gente lo va a valorar. Florencio es una persona espectacular”, dice a PERFIL palpitando los primeros boca de urna desde la casa de una amiga en su ciudad, Chivilcoy. 

“Porque mis hijos andan unos en La Plata, otro es fiscal en Berazategui…”, dirá. Pero como toda madre, ayer los llamó para desearles suerte. “Hablé con Florencio anoche, él estaba muy tranquilo porque hizo todo lo que tenía que hacer”, revela en diálogo con este medio, para luego deshacerse en elogios para con su hijo: “Es honesto, un hombre tan derecho. A mis nietos que están empezando en la política les digo que sigan el ejemplo de Florencio: honestidad y trabajo. Gino tiene 16, estaba medio engripado, iba a ser fiscal pero por la ausencia del presidente de mesa terminó como responsable. 

Y Bruno (hijo de Pablo Randazzo, quien milita en la organización nacional peronismo militante de La Plata) también empezó a militar y le tiene una gran admiración. El otro día Bruno tomó la palabra en un acto con su tío y se puso a llorar de la emoción, casi me muero. Era su primera vez y para él su tío es lo más”. 

Pese a que asegura hacerse mala sangre con el camino que eligieron sus hijos y ahora sus nietos asegura estar “orgullosa y emocionada”. Y fiel a su sentido del humor lanza: “voy a tener que tomar tranquilizantes porque me voy a morir luchando con la política!”. ¿Y con Cristina (Kirchner) nunca más? La respuesta: “Yo creo que no”.