ELECCIONES2017 #PERFILELECTORAL

Sorpresas, traiciones y héroes: secretos de la elección de los intendentes de Vidal

Pilar y Lanús pudieron dar vuelta el resultado de las PASO y se transformaron en las “vedettes” del conurbano. Quilmes volvió a ser el gran fracaso y se consolidó el oeste. El norte fue la gran sorpresa.

Vidal, Macri y Bullrich junto a Néstor Grindetti, intendente de Lanús, uno de los distritos donde Cambiemos revirtió el resultado adverso de las PASO.
Vidal, Macri y Bullrich junto a Néstor Grindetti, intendente de Lanús, uno de los distritos donde Cambiemos revirtió el resultado adverso de las PASO. Foto:DyN

La otra elección clave para Cambiemos en la Provincia de Buenos Aires se dio en los municipios que controla el oficialismo. Los comicios del domingo eran fundamentales para María Eugenia Vidal en términos de gobernabilidad y, además, para trazar un panorama de cómo jugaron los intendentes propios en las legislativas.

En ese contexto, hubo resultados satisfactorios en la mayoría de los distritos, en muchos de la primera sección electoral (zona norte y oeste), y también en la tercera, el corazón del voto kirchnerista a CFK. Pilar, San Isidro y San Fernando fueron los tres municipios donde más creció el oficialismo, mientras que se mantuvo una gran diferencia en La Plata y el Interior, en especial Bahía Blanca y las zonas rurales.

En la primera sección electoral el comando de campaña de la gobernadora, conducido por el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, junto a la “mesa chica” vidalista, le habían pedido a todos los caciques municipales mejorar su performance con respecto a las PASO. En algunos casos, incluso, dar vuelta el resultado.

En este marco, en Tigre se dio uno de esos resultados: no solo ganó Cambiemos por cinco puntos y se revirtió el resultado sino que Sergio Massa sufrió una dura derrota. Allí estaba Segundo Cernadas, el actor de televisión, como candidato a concejal. Otro caso es el San Fernando, donde la boleta de Esteban Bullrich superó por 10 puntos al segundo. Allí jugaba el subsecretario de Asuntos Municipales, en su doble condición de candidato a concejal, Alex Campbell, uno de los funcionarios que trabaja codo a codo con Salvai.

Otro caso de satisfacción para Vidal y su equipo de campaña fue Pilar, donde el intendente de Cambiemos, Nicolás Ducoté, levantó ocho puntos, luego de perder las PASO, y logró ganar por cinco en su distrito. Hoy es un leading case de la Provincia.

A ellos se sumó Morón, donde el intendente Ramiro Tagliaferro logró un triunfo con el 47% de los votos, a más de 16 del kirchnerismo. Lo mismo ocurrió en Ituzaingó, donde el candidato a concejal Gabriel Pozutto le ganó al histórico cacique peronista, Alberto Descalzo por siete mil votos dando uno de los grandes batacazos. Pozutto llegó de la mano del propio Tagliaferro.

El “efecto contagio” de Morón se dispersó por el oeste: en Hurlingham (con Lucas Delfino, funcionario del Ministerio del Interior cercano a Rogelio Frigerio), San Martín (que ya había sido la gran sorpresa de las PASO) y Tres de Febrero (gobernado por el oficialista Diego Valenzuela, quien además puso en juego a su mujer, Daniela Reich, en la boleta de legisladores) hubo victorias.

En la tercera sección electoral fue clave Lanús, donde Cambiemos logró alzarse con una victoria. Si bien en la boleta de concejales, donde jugaba Noelia Quindimil (nieta del histórico cacique peronista) sacó un poco más de ventaja que la boleta nacional, el oficialismo logró dar vuelta el resultado de las PASO, en la cual quedó abajo por solo 500 votos en la lista de senadores.

“Estamos consolidando Cambiemos en la Provincia y ahora seguramente tendremos la vara más alta para continuar con la gestión y las demandas de los vecinos”, le dijo a PERFIL el intendente Néstor Grindetti, uno de los históricos vidalistas desde sus años de ministro de Hacienda porteño.

Por su parte, volvió a decepcionar Martiniano Molina, el chef que conduce el municipio de Quilmes. Allí, Bullrich y González quedaron detrás de Cristina por un punto y medio, aunque las boletas de Cambiemos lograron imponerse por un puñado de votos en diputados nacionales y provinciales. A pesar de tener un fiscal por mesa, y de haber sido apoyado por la Gobernación, el intendente quedó en la mira del comando de campaña por no haber podido dar vuelta el resultado. Aunque no se pudo ganar, también Cambiemos creció ostensiblemente en Berazategui (un municipio peronista), donde se movió, entre asados con fiscales y recorridas con candidatos, el secretario General bonaerense, Fabián Perechodnik.