ELECCIONES2017 PASO 2017

¿Y ahora qué?

La política económica del gobierno tras la victoria.

Festejos en el bunker de Cambiemos
Festejos en el bunker de Cambiemos Foto:Juan Obregon

Pasaron las PASO.  Como pasaron el segundo semestre de 2016 y el primer semestre de 2017.  Pronto pasarán también las elecciones de octubre y el 2017.  Y mientras las fechas pasan, los argentinos, todos, debemos seguir tomando decisiones de consumo, ahorro, inversión y empleo, todos los días.

Desde hace un año el gobierno ha planteado la trascendencia de estas elecciones de medio término respecto de su propio futuro y del futuro de sus políticas.  Se ha generado en torno a su resultado una gran expectativa.  Casi un antes y un después. 

Serán las PASO un predictor exacto de lo que sucederá en Octubre, no lo sabemos, pero el triunfo de los candidatos oficialistas en la estratégica provincia de Buenos Aires y en los principales distritos electorales del país, aun cuando la diferencia haya sido pequeña, es un espaldarazo importante a la gestión de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.  Sin embargo, la mayoría de los votantes bonaerenses se inclinaron por la magia demagógica que propone el populismo (no uso ningún adjetivo, porque no creo eso que puede haber buen y mal populismo, todos son malos e insustentables). Este estado de la opinión pública bonaerense (que es donde se modela la opinión pública nacional), que difícilmente sufra grandes modificaciones de acá hasta octubre, es similar al que llevó al gobierno a diagnosticar que no estaban dadas las condiciones para proponer e implementar medidas más ambiciosas de cambio de régimen macro y estructural.  Por lo tanto, tomando esta “restricción política” como dato, es difícil que se produzca un cambio importante del contenido y dinámica de la política económica, no sólo de aquí a octubre, sino también luego de las elecciones de ese mes.  

¿Y entonces?  Si la política económica continúa siendo la misma, los resultados seguirán siendo los mismos, la economía continuará creciendo al 3% anual con una tasa de inflación del orden del 1.5%. Frente a este panorama, la vulnerabilidad macro y social seguirán siendo elevadas y, por lo tanto, habrá que seguir tomando decisiones en un ambiente en el que seguirá prevaleciendo la incertidumbre.  Y no sólo la incertidumbre de cuál será la cotización del dólar, de qué hará el BCRA con las tasas de interés, de cuál será la tasa de inflación, o la duda si la recuperación de la actividad económica es un rebote o el arranque de una fase de crecimiento.  La incertidumbre se extiende más allá del cortísimo plazo: será la Argentina capaz de decirle definitivamente adiós al populismo, o seguiremos cargando la pesada mochila que nos condujo al fracaso de los últimos 70 años. El resultado de estas PASO es un paso en la dirección correcta, pero aún falta un largo camino por recorrer.

twitter: @lsecco