ELESPIA ESPIA EL PAÍS EN OFF


El consejo a un juez que busca un ascenso: “Tenés que ir a ver a Angelici”

El magistrado espera que se defina una terna para ocupar un lugar en la Cámara Federal. Su colega no tuvo rodeos en la recomendación. 


Foto:Cedoc

En Camas vacías, uno de los clásicos que integra el amplio repertorio que hizo famoso a Joaquín Sabina fuera de España, el cantautor dice: “Cada vez que me confieso, me doy la absolución”. Esa frase puede definir o incluso tallarse como leitmotiv del debut de Adrián Werthein como anfitrión de los almuerzos del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) en su rol de titular de un organismo que con él reingresa el apellido Werthein al frente del mismo. Su tío, el bon vivant Julio, fue seis veces consecutivas presidente de la entidad: de 1991 a 2008, momento en que con 90 años se retiró 24 meses antes de cumplir su sexto mandato cuando comprendió que su mente había comenzado a deambular por ese laberinto sin salida que la medicina ya tipificó sin todavía encontrarle una cura definitiva.

Quizá por haber sido el presidente más longevo o por su escaso pudor a mostrarse en revistas como Caras cocinando pescado a la parrilla en su casa del Tigre o simplemente atravesar el menemismo, la Alianza y el kirchnerismo, su imagen sea difícil de emular. Quizá. Para su primer discurso, Adrián Werthein parece haberse inspirado en otro ícono del empresariado argentino: Gregorio Perez Companc.

En ocasión de la megacrisis de 2001, éste hizo pública una carta donde asumía la responsabilidad de su grupo en no haber ayudado a evitarla después de diez años de apoyo explícito al menemismo. Ese texto apuntaba directamente a los suyos y elípticamente a la comunidad política. Werthein no se animó a tanto aunque tibiamente lo intentó con la frase: “Somos hijos de tiempos en los que el apego a la ley no estaba sobre nuestro escenario medular”. Y para no irritar a propios, agregó: “Muchos de nuestros funcionarios del pasado gobierno tampoco tenían ese apego a la ley”. Y el máximo momento de su mea culpa llegó con: “Deberíamos haber sido menos permisivos. A veces fuimos indolentes e incluso conniventes”. En síntesis, caminó la línea unidireccional de un mediático empresario automotor para quien siempre la culpa es del otro. Aunque su discurso no quedará al lado del de Perez Companc, fue un buen debut, sin carrasperas incómodas, sólo aplausos. Finalmente, todos se conocen y mucho.

El elegido

Las casualidades en la política, en general no existen. El alineamiento del gobierno macrista al gran país del Norte no es algo que ensancha solamente la sonrisa del embajador local Noah Mamet sino también de uno más discreto –y más importante– Kevin Sullivan, el ministro consejero quien previas vacaciones en Salta con su hija, tiene ya nuevo destino en Washington. La tarea pendiente es apurar el ingreso de Argentina a la Alianza del Pacífico. Y esa será la misión de Tom Cooney, el hombre que Sullivan seleccionó para reemplazarlo. Cooney no sólo habla español sino que fue diplomático en Chile, país que será clave para que Macri selle ese ingreso. Al margen, tiene una esposa china, Deborah Yu, quien podría ser una excelente aliada con la comunidad oriental local en lugar de una mera pieza decorativa o convertirse en “la gota de agua”: Yu está por demás cómoda en Hong Kong – destino que el matrimonio deberá dejar – debido a la proximidad con toda su familia y no parece seducirla aquello de “Buenos Aires, la París sudamericana”.

Monje negro judicial

¿Terminó el tiempo en que los operadores judiciales que enviaba el Gobierno definía el futuro de los jueces? No. Al menos de ello se convenció un juez que espera hace años que se defina una terna para ocupar un lugar en la Cámara Federal. Y cuando sinceró su pena, la respuesta de un colega fue directa: “Tenés que ir a ver al Tano Angelici”. Peregrinar para suplicarle al presidente de Boca después de décadas de trayectoria le pareció una salida inaceptable. Ergo, la espera continúa.



Redacción de Perfil.com