ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

Daniel Awada: el ‘armador del corazón’ del PRO

El cuñado de Macri fue quien encontró pareja para el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey. Cómo fue "la gestión".

Foto:Cedoc

Daniel Awada: el ‘armador del corazon’ del PRO

Después de un tiempo en que su poder estuvo discutido como armador en las provincias, Emilio Monzó revalidó títulos y recuperó territorio. Como ministro de Interior y con un estilo más campechano, Rogelio Frigerio también cumple su tarea para fortalecer el andamiaje tan necesario para “convencer” voluntades allende la Ciudad y el convulsionado territorio bonaerense. Es, por tal motivo, otro armador. De manera tangencial, Daniel Awada –quien desde fin de febrero respira aliviado porque fue sobreseído por una causa de 2012 por el supuesto contrabando de mercadería proveniente de China– también fue clave en otro ”armado”: ayudar a buscarle pareja a Juan Manuel Urtubey. O al menos, acercarle propuestas. El gobernador salteño ya se definía como un aliado de su cuñado, Mauricio Macri, y el verano esteño fue el momento de acción de Awada. Fue Andrea Bursten a quien, cena entre amigos mediante, le presentaron; ella es muy amiga de Yanina Solnicki, novia del empresario. Incluso Urtubey tuvo un gesto de galantería manifiesto y sorpresivo para con la viuda de Federico Ribero. La última semana de enero ella celebró en La Huella el cumpleaños de su hijo Stefano para una veintena de personas. Cuando fueron a pagar, él se le había adelantado. Igualmente, como ambos dijeron a PERFIL, la cuestión no pasó de ese encuentro entre amigos. Luego surgió Isabel Macedo. Con el apoyo de los Brito, de cuya familia la actriz es amiga, la reunión también fue casual y relajada. Y funcionó. Desde su separación, Urtubey no tuvo problemas para mitigar la soledad, concepto que con términos variados repiten quienes lo conocen y forman parte de su círculo. Pero el 10 de diciembre el escenario cambió, la mirada réproba que su ahora líder política pudiera tener sobre actitudes de Don Juan ya no inciden, y sobre todo hay que preparar el camino para 2019. Insisten también en que Urtubey no necesita recurrir a la banalidad amorosa como estrategia, pero por ejemplo, con apenas el 7% de conocimiento que algunas encuestas le dan en la provincia de Buenos Aires, su alianza con una famosa ayuda y mucho: el despliegue fotográfico logrado en los medios con una única aparición junto a Macedo es una prueba. Si dura, es otro tema. Hoy Awada puede estar satisfecho por su contribución al “proyecto”.

La revancha

Ambos mantienen una “pica” deportiva personal porque, en broma, se disputan haber tenido cada uno el mejor tiempo en la maratón que corrieron en Londres en 2015. Por eso, José Scioli y Marcelo Figueiras participaron del primer Ironman que se realizó en Argentina y lo hicieron no sólo para “prolongar juventud” al completar las tres pruebas sino también para saldar así el debate por las milésimas que dejó a uno con ventaja sobre el otro en Londres. Tanto el político como el empresario cruzaron la meta en el desafío privado, esta vez fue Scioli quien aventajó a Figueiras, algo que el primero comenta con más orgullo que su participación en el Ironman.

Reaparición

Después de haber tomado el bajo perfil como un modo de vida, Isabel Menditeguy reapareció en un cumpleaños semiprivado  que se realizó en un espacio de Núñez. Y como hace unos ocho años no circula por reuniones de este tipo, pudo sortear con éxito a los fotógrafos apostados en la puerta;  un asedio al que nunca se acostumbró. Menditeguy fue la mujer que acompañó la vida de Mauricio Macri cuando éste vivió momentos clave de vida: su secuestro, el inicio de su presencia mediática fuera de las páginas empresarias y la conquista de la presidencia de Boca Juniors. Separada de Macri, se llamó a retiro.Aunque en la fiesta llevaba un sobrio vestido de encaje negro que sólo dejaba al descubierto unas piernas que resisten cualquier paso del tiempo, con su clásica cabellera y la manera de bailar en la poco iluminada pista, Isabel se desmarcó del resto de las invitadas al ritmo de los clásicos ochentosos.



Redacción de Perfil.com