ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

Edición 2015 de cena con mas politicos que empresarios

Cita obligada para algunos políticos en especial, antes de las elecciones, es la cena anual de Conciencia. La afluencia de esas figuritas difíciles fluctúa cada año pero igualmente hay nombres que no fallan. Daniel Scioli es uno de ellos y logró, como en el primer programa de esta temporada de ShowMatch, subir primero al escenario para decir algunas palabras y luego retirarse. Su hora tope de presencia en cena mediática no debe superar las doce de la noche. Cualquier alusión al personaje de Disney es gratuita. Al gobernador, sólo la televisión –y excepcionalmente– puede hacerlo permanecer pasada la medianoche. Con él estuvo gran parte de su equipo: Julián Colombo, Martín Ferré, Carlos Gianella y Lautaro Mauro. Y a todos ellos, varios periodistas les pidieron copia del mail que, según había publicado ese mismo día un matutino económico, redactó Cristina Kirchner con los treinta temas que Scioli no podía criticar de la gestión de gobierno. Hubo tres respuestas sobre el tema de parte de ellos: “El mail no existe”, “Una operación más y van...”, “ Pregúntenle al que la redactó que está sentado en una de las mesas centrales”. Sonrisas, humoradas y  discurso de Scioli y despedida de la cena del gobernador, seguido hasta la salida por uno de los anfitriones, Fabián Perechodnik. El escenario luego fue para Massa y finalmente para María Eugenia Vidal, quien relató una anécdota sucedida en campaña por el Conurbano que, en las mesas de los periodistas, suscitó la pregunta que siempre surge cuando el pope del PRO relata una historia similar: “¿Será cierto? ¿Habrá sucedido realmente?”. Pero en ese sentido Vidal corre con ventaja, resulta creíble y además se guardó el final de la historia para quienes compartieron su mesa: “Hubo abrazos y lágrimas, me pareció demasiado para contar eso en el escenario”, dijo. La vicejefa porteña reemplazó a su jefe, quien ese día estuvo en Jujuy. En esa provincia, Macri –antiácido mediante– cerró acuerdo con Gerardo Morales en pos de la elección presidencial. Al menos hasta octubre, el motivo del distanciamiento entre ambos quedó archivado: el fin justifica el perdón recíproco. La historia es por varios conocida: en una reunión de hace un tiempo, el jujeño se hartó de escuchar a Macri recalcar sobre el lastre de la vieja política para el “futuro del país” y le espetó la conducta de su padre, Franco, para hacer negocios con eso que él llamaba “vieja política”. Quizá bajo los efectos de alguna infusión coquera, parece haberse mitigado el rencor, o quizá se haya desviado hacia el enemigo común, sito en Balcarce 50. También se comentó en mesas de gente PRO que, mañana o el martes, Jaime Duran Barba estaría en Buenos Aires, requisito para determinar finalmente quién acompañaría como vicefe a Horacio Rodríguez Larreta. Y en otras más relajadas, ya esa noche se sabía que Macri y Ernesto Sanz ocuparían respectivos palcos en la Bombonera para ver el clásico y que otros  políticos presentes serían Julián Domínguez, Pablo Bruera, Gabriel Katopodis y Carlos Kunkel. Aunque el listado más jugoso fue el de los que presionaron para conseguir entradas: varios gobernadores y, sobre todo, sindicalistas.

¿Otro salto?
Parece que dejaron de llegar encuestas al partido de Merlo. Esto se refleja en los cambios que realizó el intendente Raúl Othacehé. Luego del triunfo de Massa en 2013, él se pasó al Frente Renovador y dejó sin chances a su rival,
Gustavo Menéndez, candidato massista en esas elecciones. El salto funcionó y Menéndez consiguió lugar en el FpV de la mano de Scioli para enfrentar a su archienemigo. Y ahora un fenómeno preanunciaría nuevo destino al Vasco. Los carteles donde él expresaba sus críticas al gobernador comenzaron misteriosamente a desaparecer de Merlo.

En campaña
Tiempos preeleccionarios, momento para probar de todo. Unos van a lo de Tinelli a atarse la corbata a “lo René Lavand”, otros intentan recuperar juventud vistiendo zapatillas All Star compradas por su esposa y bailar divertido, y otros se ponen un traje antiflama para ser corredores por un rato. Este fue el caso de Francisco de Narváez, quien participó de un entrenamiento en el autódromo de La Plata junto al piloto y candidato a concejal de Avellaneda, Luciano Ventricelli. Y además remarcó  la idea de la importancia del uso del cinturón de seguridad y el respeto por las velocidades máximas en las rutas.

Como en casa
La actriz y directora de cine Mora Recalde está rodando una serie de “alto vuelo”. La protagonista de El día trajo la oscuridad, que fue premio ACE revelación por su talento dramático, es hermana del candidato a jefe de Gobierno porteño Mariano Recalde, a la vez presidente de Aerolíneas Argentinas. El ambiente del cine está feliz de que se sigan rodando producciones con el esquema de financiamiento del Incaa y teme en bloque a qué pueda suceder con un recambio de gobierno. Será por eso que se preguntan si no será mucho que la nueva obra de Mora trate acerca de las desventuras de pilotos y azafatas y que muchas locaciones sean las propias aeronaves, simuladores de vuelo e instalaciones de la línea de bandera argentina.

Debut inesperado
El que debutó de protagonista excluyente de una operación política fue Facundo Moyano, quien a través de seguidores de Twitter y luego en persona tuvo que aclarar que mantiene su apoyo a Sergio Massa, en medio de lo que parece una diáspora sin fin de dirigentes del Frente Renovador.



Ernesto Ise