ELESPIA - EL PAÍS EN OFF -

El cuervo Larroque ya tiene su propia ‘Seleccion petrolera’

Aunque durante los últimos días el kirchnerismo hizo pública su preocupación por los horarios de los partidos más importantes del domingo del fútbol argentino, uno de los exponentes más fieles del oficialismo puede decir que lleva varios meses tratando de ajustar la grilla de partidos a su intensa agenda militante. Se trata del líder de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, aunque en su caso la intención no es acomodar el clásico de la fecha de la Asociación del Fútbol Argentino para tratar de restarle audiencia televisiva al programa de Jorge Lanata Periodismo para todos, sino que el referente de las juventudes kirchneristas tiene que hacer piruetas para no perderse cada domingo los compromisos que le impone su equipo El Petrolero, con el que disputa los campeonatos de ex alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires. Larroque es el número diez de team mencionado, y para ser justos hay que decir que siempre que sale a la cancha es la figura del equipo; tiene buena pegada y llegada al arco, y suele ser el que arma cada avance peligroso. Pero la agenda política en medio del año electoral y sus obligaciones como dirigente lo dejan fuera de competencia bastante seguido, como cuando se cargó al hombro la ayuda a los inundados de La Plata. Los partidos se juegan cada domingo en las canchas que la centenaria escuela tiene en Puerto Madero, enfrente del Hotel Hilton. Por lo general, son durante la mañana, y cuando el sábado se impone alguna actividad propia de la militancia, el 10 no está entre los titulares. Hoy, por ejemplo, El Petrolero debe enfrentar al equipo llamado N.N., pero es probable que los festejos realizados por los diez años del kirchnerismo hayan afectado la concentración deportiva de Larroque. Esta realidad explica de algún modo el irregular presente del combinado larroquista, que como dato llamativo suele utilizar la misma camiseta celeste que vestía Diego Armando Maradona en sus gloriosas épocas en el Napoli. Desde que comenzó la liga de Menores A en la que participa El Petrolero, sólo consiguieron cuatro puntos: perdieron un partido, empataron otro, y en la última fecha lograron dar vuelta un mal arranque contra OSDE y ganaron por 2 a 1; las crónicas del cotejo ubican como figura indiscutida al líder camporista y diputado del Frente para la Victoria. Con este resultado, los petroleros lograron ubicarse en la mitad de tabla, bastante lejos del puntero, Vasco Viejo, que lleva 12 puntos. Entre los compañeros del Nacional de Buenos Aires –Larroque fue presidente del Centro de Estudiantes en su paso por la institución– se encuentra otro referente de La Cámpora, en este caso Rodrigo “Rodra” Rodríguez, subsecretario de Comunicación Pública y sobre todo conocido entre los militantes como el ex novio de la otrora diputada kirchnerista Victoria Donda.

Adios brasileño
La reciente visita de Dilma Rousseff lo había obligado a postergar su partida de la Argentina. Pero luego del paso de la mandataria de Brasil por Buenos Aires, el embajador de ese país pudo finalmente concretar su salida. Antes de encarar la partida, el diplomático realizó un cóctel en el espectacular Palacio Ortiz Basualdo, cuyos salones fueron recientemente remodelados. Los notables frescos restaurados de los muros fueron de hecho el comentario obligado de los visitantes, entre los que estuvieron muchos de sus pares, como la estadounidense Vilma Socorro Martínez –que también está por dejar el país para una ansiada jubilación en California–, y el español Román Oyarzún. En el agasajo estuvo también el secretario de Relaciones Exteriores, Eduardo Zuaín, quien le entregó la Condecoración de la Orden del Libertador San Martín. Cordeiro estuvo tres años y medio en Argentina, y regresa a Brasilia, donde no se descarta que asuma como vicecanciller. En los salones de la residencia ubicada en Recoleta estuvieron también Francisco de Narváez, la senadora María Laura Leguizamón, el consultor Fabián Perechodnik, Pino Solanas y Ricardo López Murphy, recientemente llegado de un viaje por Estados Unidos.

Fashion emergency
No es fácil enfrentar las cámaras y a los periodistas en momentos de calma y mucho menos en los críticos. Pero durante casi un año, y cuando se decidió que sería candidata en la fórmula con Mauricio Macri, por varios meses María Eugenia Vidal tomó clases de oratoria y media training (entrenamiento mediático). Vidal ha sorteado con relativo éxito algunas de estas situaciones y por eso el PRO la “entrega a las fieras” –los periodistas– para responder en situaciones en las que Macri podría trastabillar o mostrarse “demasiado honesto”, como cuando se autodefinió como “un servidor público” ante un afilado Jorge Rial en una Buenos Aires post diluvio. Ahora, la vicejefa de Gobierno porteño va a una nueva misión: conseguir algo de estilo propio para vestirse. A muchos sorprendió el vestido con brillos que eligió para asistir a la cena de los treinta años de Conciencia hace una semana, ya que Vidal parece sentirse más cómoda vistiendo de manera clásica. Al parecer, y por consejo de un asesor externo al partido, la política ha contratado a Fabián Medina Flores –consultor de modas vestuarista de Catherine Fulop y Karina Mazzoco, entre otras y titular de Allegra Moda– para que la oriente a la hora de vestir para reuniones con convocatoria mediática. Y a él se lo “responsabiliza” por el conjunto elegido por Vidal para la noche por los 30 años de Conciencia, que incluyó un tapado negro en paño con detalles de cuero.

Boina blanca
Para un peronista, cada tanto, no hay nada mejor que un radical. Al menos para compartir un almuerzo. Fue el caso del tradicional encuentro que realizó a mitad de semana el llamado PJ disidente, en el Club Francés, en Recoleta. En este caso, el invitado fue el senador de la UCR Ernesto Sanz, precandidato presidencial del partido opositor. Con un menú de sopa de espárragos, lomo y flan con crema, el legislador mendocino fue claro respecto de las expectativas políticas de la oposición: “Para dar pelea en 2015 tenemos que empezar por poner un límite en las elecciones de octubre”. Y como para poner manos a la obra, dijo que se sentía a gusto entre tantos peronistas pero ofreció dejarles algunas fichas para que se afiliaran a la UCR. Sanz dijo además que confía en que algún juez declare la inconstitucionalidad de la reforma judicial promovida por el Gobierno. Entre los comensales, llamó la atención la presencia del empresario Daniel Hadad, el ex ministro menemista Raúl Granillo Ocampo, Eduardo Menem –que recibió elogios del invitado–, Daniel “Chicho” Basile, Facundo Manes, Fabián Bergenfeld, Mariano Caucino, los embajadores Félix Córdoba Moyano y Eduardo Mendiola, y Francisco de Santibañes, hijo del ex titular de la SIDE durante el gobierno de Fernando de la Rúa.


¿Y esas gafas?
La Legislatura porteña no suele ser un lugar muy luminoso. Y no en cuanto a la tarea de sus moradores, sino en términos literales: el palacio es bastante oscuro y los rayos solares no suelen iluminar su interior. Por eso más de uno se sorprendió al ver llegar al diputado Daniel Lipovetzky con unas modernas gafas de sol y dejárselas puestas durante todo el día en el interior del edificio. La explicación no tenía que ver con cuestiones de vestuario, sino con una infección que el hombre del PRO tenía cerca de un ojo –no fue a consecuencia de una picadura de avispa, como bromeaban algunos –y a las molestias que le generaba la luz. Los lentes servían además para ocultar un discreto parche tipo curita.


El ‘Salieri’ de Scioli
En el Congreso la oposición ya se muestra optimista como en 2009. Por ello, comenzaron a especular con una victoria electoral y la posibilidad de quitar la presidencia de la Cámara de Diputados, hoy en manos del kirchnerista Julián Domínguez. Y como ese lugar siempre fue reservado para un bonaerense, quien, dicen, ya se anota antes de ganar es Francisco de Narváez. Aunque hay algunos rechazos a su figura, el Colorado es quien puede darle la victoria a la oposición en la provincia de Buenos Aires, por lo que siente que nadie le puede quitar el derecho. Sin embargo, este puesto ya comenzó a ser utilizado para conquistar a un dirigente que todavía no se anima a competir. Algunos diputados, dicen, le aseguraron a Sergio Massa –el mejor “Salieri” de Scioli, apuntan– que el lugar es suyo. Sucede que el intendente de Tigre teme aburrirse en el Congreso y es por ello que los diputados lo quieren convencer con este puesto clave para no perder el protagonismo –y mostrar labor parlamentaria–y continuar en la pelea por el 2015.


El papa lo hizo
El presidente del Episcopado, José María Arancedo, se muestra victorioso ya que finalmente la modificación del Código Civil y Comercial no incluirá el alquiler de vientre. La propia Cristina Kirchner pidió que excluyan este aspecto luego de reunirse con el papa Francisco y con el propio Arancedo. El presidente del Episcopado venía batallando desde el año pasado por esto, pero recién consiguió ser escuchado tras la entronización de Jorge Bergoglio como Francisco.

¡Asi, si!
La titular de la cartera de Educación bonaerense, Nora De Lucía, pasó una semana difícil y hasta presentó su renuncia al gobernador. Pero Daniel Scioli no se la aceptó. Sí se decidieron adelantar cambios en su área previstos para julio. Y mientras ella se adjudica esas modificaciones, otros en el gabinete evalúan que deberá gestionar con menos apoyo político.

Mira quien vino
El ex diputado Mario Cafiero –que quiere volver al Congreso en la lista de candidatos por Buenos Aires con Proyecto Sur– se llevó una sorpresa en la Facultad de Humanidades de La Plata donde concurrió junto al director de la Fundación La Alameda, Gustavo Vera, a la presentación de la Red Antimafia, un espacio de acción para luchar contra la trata de personas, el tráfico de drogas y el trabajo esclavo y denunciar sus vínculos con organismos estatales. De pronto, Cafiero recibió un mensaje de texto de un colaborador que decía que un aparente oyente sentado en primera fila era un policía vestido de civil. Rápido de reflejos, agradeció a las fuerzas de seguridad presentes por interesarse en estos temas. El hombre señalado no acusó recibo y partió sin saludar.



Ernesto Ise