ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

En la legislatura porteña se libra la batalla de las estatuas

- Comunicación y política en el Jockey.
- La cocina del video que ganó el clásico.
- Otra oleada de argentinos en Harvard.
- Camisetas de Boca y River como souvenirs.
- Arte con rumbo al Vaticano y homenajes.

A las distintas disputas que se libran en la política de la Ciudad de Buenos Aires se suma ahora una guerra que tiene como protagonistas a las estatuas del distrito metropolitano. Cuando aún está latente la polémica por el traslado del monumento de Cristóbal Colón –asunto que involucra a la Nación, a la Ciudad y a asociaciones tradicionalistas–, en la Legislatura porteña han brotado proyectos que buscan erigir, mudar o eliminar otras varias. El que estuvo rápido de reflejos en medio de la fiebre bergoglista fue el PRO, que presentó un proyecto para instalar una estatua del papa Francisco. La iniciativa, que fue impulsada entre otros por el diputado Enzo Pagani, tendrá tratamiento preferencial en la próxima sesión, es decir después de Semana Santa, porque el paro del 10 de abril obligará a postergar el calendario legislativo. La idea del macrismo es que la Ciudad acepte la donación de este monumento de parte de la Fundación SOS Infantil, y la obra debería instalarse entre las escalinatas de la Catedral de Buenos Aires y la boca del Subte A que habitualmente utilizaba el ex arzobispo Jorge Mario Bergoglio para viajar cada día hacia y desde su casa en el barrio de Flores. Por otra parte, antes de que el proyecto por la estatua del sumo pontífice llegue a tratarse en el recinto, debería estar resuelto el futuro de otro homenaje: el 17 de abril cierra el concurso para el monumento a la memoria de Juan Domingo Perón, presentado por el macrista Cristian Ritondo. La idea es que este memorial pueda inaugurarse el 1º de julio, cuando se cumplan 40 años de la muerte del ex presidente y creador del Partido Justicialista. El kirchnerismo también se suma a esta fiebre por las estatuas, y ya está confirmada –luego de aprobarse en la Legislatura– la instalación en 9 de Julio y Arroyo de una figura de hierro de tres metros sobre una base de hormigón en homenaje al padre Carlos Mugica. La idea es que sea presentada en mayo, en el 40º aniversario de su asesinato a manos de la Triple A, y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner podría estar en la inauguración. El diputado del MST Alejandro Bodart, por su parte, presentó un proyecto para que el monumento a Julio Argentino Roca ubicado en la rotonda de Diagonal Sur y Perú sea retirado del lugar y trasladado a la estancia bonaerense La Larga, que pertenece a la familia del ex general de la Conquista del Desierto. Estatuas para todos y todas parecería ser la consigna, y el año parlamentario recién empieza.

Diplomacia futbolera
Otra iniciativa que anda dando vueltas en los pasillos de la Legislatura –aunque la idea aún no ha sido plasmada en papel– tiene que ver con los regalos que reciben habitualmente los visitantes extranjeros que son homenajeados por la Ciudad de Buenos Aires. El notorio vínculo de Boca Juniors con el oficialismo porteño suele traducirse en que muchos de los huéspedes reciban en su paso por Buenos Aires una camiseta xeneize de parte de alguna autoridad, y también un paseo guiado por La Bombonera. Esta semana le tocó, por ejemplo, al alcalde de Berlín, Klaus Wowereit,
y la anterior ocurrió lo mismo con los integrantes de la banda californiana Red Hot Chili Peppers.
Frente a esta tradición, un hincha de River con banca en el recinto ha deslizado la idea de que, sin importar quién sea el huésped, reciba formalmente como obsequio tanto una casaca de Boca como una de River Plate, dos indudables símbolos de la vida porteña. Sería, sin dudas, una muestra de diplomacia. De todos modos, algunos legisladores que no comulgan con ninguno de los clubes ya advirtieron que deberá pensarse en algún mecanismo para que el resto de los clubes no se sientan marginados.

Redes politicas
Interesante la presentación del libro Reputación y ciudadanía que se realizó a principios de semana en el Jockey Club. El trabajo fue elaborado por el Centro de Ideas, Análisis y Tendencias de la consultora Llorente & Cuenca y, en el lanzamiento, estuvo su presidente, José Antonio Llorente, quien conversó largo y tendido con el empresario Santiago Soldati. La presentación estuvo a cargo del rector de la Universidad de San Andrés, Carlos Rosenkrantz, y el presidente del Consejo Profesional de Relaciones Públicas, Hernán Maurette. Se hablaba, naturalmente, del desafío de comunicar a la ciudadanía en la era de las redes sociales, y también del impacto de estas plataformas en la política. En ese sentido, un reciente informe de la consultora sobre presidentes latinoamericanos señala que la brasileña Dilma Rousseff es la mandataria que tiene la mayor cantidad de menciones en Twitter.

La cocina del video
En el discreto festejo post superclásico a principios de semana, quedó claro que, aunque muchos quisieran atribuirse la original iniciativa, el verdadero ideólogo del video motivacional que vieron los jugadores millonarios fue el vicepresidente de River, Matías Patanian, quien pudo disfrutar doblemente el triunfo sobre el equipo xeneize. El CEO de Aeropuertos Argentina 2000 había comentado la idea ante el presidente Rodolfo D’Onofrio, quien dio el visto bueno. La pieza fue encargada al departamento de marketing, y originalmente debía ser vista antes de partir hacia La Bombonera. Pero a último momento se definió reproducirla antes de saltar al campo de juego. Sólo los involucrados conocen los pases de magia que tuvo que hacer la gente de River para poder contar con un plasma en el vestuario visitante cuando faltaban pocos minutos para el arranque del partido.

Enemigos intimos
Aunque muchas veces suelen recibir críticas por las discusiones internas, en la Coalición Cívica-ARI pueden ufanarse de que también hay rivalidades declaradas puertas adentro que no logran afectar el trabajo respetuoso entre pares. Como muestra está la diplomacia con la que el diputado Pablo Javkin (furioso hincha de Newell’s) y el ex legislador Carlos Comi (fanático febril de Rosario Central) viven su rivalidad cada vez que ambos equipos se enfrentan –como este fin de semana– en el clásico rosarino.



Ernesto Ise