ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

Esa boca es mia: “ranking oral” anual de los diputados

- Estrategia dual de dirigente bonaerense.
- Radicales felices: volvieron los almuerzos.
- A Antonio Cafiero se le casó otro nieto.
- Funcionario K y su estrategia distractiva.
- Las imágenes políticas de la semana.

A las palabras se las lleva el viento, pero aquellas que emiten cada año los integrantes de la Cámara de Diputados quedan registradas en las versiones taquigráficas y pueden ser puestas en números. Y ese registro señala que durante 2013 se escucharon 885.294 palabras, y el que encabezó el ranking de las intervenciones fue, al igual que en 2012, el presidente de la Cámara baja, el kirchnerista Julián Domínguez, quien pronunció 31.547 palabras; en segundo lugar se ubico Alfonso Prat-Gay, que logró escalar desde el cuarto puesto de 2012 hasta el segundo, con 24.450, casi 4 mil más que en el período legislativo anterior. Una diferencia notable respecto de 2012 fue que se duplicó el número de diputados que no emitieron sonido: en 2012 fueron 14, y en 2013, 33. Tal el caso de Francisco De Narváez, quien luego de varios años en silencio había mejorado su performance en 2012, con 385 palabras, pero volvió a cero en el último año. También mantuvo la boca cerrada la kirchnerista Dulce Granados. Azares del reglamento ubicaron al Colorado y a la esposa del ministro de Seguridad bonaerense detrás incluso de quienes asumieron en diciembre y no llegaron a participar de muchas sesiones pero al menos computan las palabras emitidas en su jura. Tal es el caso de Juan Cabandié, quien cuenta con cinco palabras: “Y por Néstor Kirchner, juro”. Una más alcanzó el macrista Sergio Bergman, al jurar “sobre el Tanaj, la Biblia hebrea”. Los datos surgen del relevamiento elaborado para el Indice de Calidad Legislativa que realiza cada año el Semanario Parlamentario. En este trabajo aparecen también otros datos interesantes, como por ejemplo, que el radical Ricardo Gil Lavedra logró conservar el tercer lugar entre los que más habló, con 17.026 palabras, mientras que su ex correligionaria Elisa Carrió logró pisarle los talones al trepar del puesto número 40, hasta el cuarto, con 16.784. Esta informe numérico, aclaramos, no da cuenta de la calidad de lo expresado siquiera en los que ostentan un alto lugar en el podio ni mucho menos el efecto real de lo expresado, con mucho, poco o escaso lenguaje.

Almuerzos 2014
En el tradicional almuerzo del Club del Progreso organizado por el ex diputado José Bielicki, el invitado especial Ernesto Sanz lanzó lo que para muchos de los comensales bien podría ser una idea para que recojan los publicistas de la UCR. El senador mendocino dijo que la propuesta política se basaría en “las cinco letras E”. Aclaró que no tenía que ver con la inicial de su nombre, sino con “Estado, empleo, educación, energía y ética”. De todos modos, como para tranquilizar a los correligionarios presentes en el encuentro político-gastronómico que además de slogans pedían definiciones concretas, el hombre aseguró que su primera medida sería crear una comisión al estilo de la Conadep, pero para investigar casos de corrupción. Sorprendió Sanz al contar que había hablado con el titular de la Asociación del Fútbol Argentino, Julio Grondona, para solicitarle que en los partidos de la nueva fecha del torneo de primera se haga un minuto de silencio en las canchas como homenaje a las víctimas de la violencia y en conmemoración del Día de
la Mujer.

¿Doble agente?
Al mejor estilo de la serie  House of Cards, una lucha de intrigas y traiciones se está desarrollando en tierra bonaerense entre sciolistas y massistas. Y por ahora el capítulo más taquillero en la carrera hacia 2015 se refierea un intendente del Conurbano que no por casualidad tanto en La Plata y en Tigre apodan “Doble agente”. Al parecer, este dirigente, que supo integrar el llamado Grupo de los 8, era el encargado de mantener informado a su protector Daniel Scioli sobre las cuestiones que trataba ese espacio generalmente crítico a la gestión bonaerense. Por obra de su excelente actuación, con disimulo se convirtió en uno de los principales defensores de Sergio Massa. Pero tanta efectividad en su rol está comenzando a levantar sospechas tanto en el entorno histórico del ex intendente de Tigre como en sus amigos sciolistas, que en los últimos meses se atragantan con sus declaraciones críticas hacia el gobernador. Tal es la preocupación y ansiedad del personaje en cuestión porque sus actividades salgan a la luz –y previendo sus catastróficas consecuencias para su incipiente carrera política– que en las últimas semanas contrató a una consultora especialista en mejoramiento de imagen y crisis de credibilidad.

¡Se caso otro nieto!
Los invitados al casamiento que se celebró en el Club Sirio Libanés, en el barrio de Saavedra, esperaban el típico video emotivo de este tipo de eventos. Y seguramente muchos de ellos imaginaban también que el novio se las ingeniaría para incluir alguna cuestión vinculada con el peronismo. Pero Francisco Cafiero, el novio en cuestión, fue más lejos: incluyó al propio Perón. El clip estilo comedia mostraba al joven dirigente soñando con un discurso del fundador del movimiento, mientras él mismo aparecía parado detrás del líder. Así de descontracturada fue la boda entre este subsecretario de Espacio Público bonaerense y la dirigente de la Copal Dolores Gandulfo. Como era de imaginar, con los integrantes de la familia el salón quedaba casi colmado, pese a algunas ausencias obligadas como las del pater familli Antonio, ausente por cuestiones propias de sus 91 años, y de Juan Pablo, bastante ocupado en El Vaticano. Pero también hubo dirigentes extrafamiliares, como Cristina Alvarez Rodríguez, el ministro sciolista Eduardo Aparicio, Marcela Bordenave y Eduardo Valdés. En las mesas se hablaba de la crisis en Venezuela: además de que el tema está “en agenda”, el grupo musical que animó la celebración lucía las tradicionales camperas con los colores de ese país.

 Los libros no muerden
Sergio Massa, el egresado de Abogacía de la Universidad de Belgrano, no hizo quedar bien a esa casa de estudios cuando basó su oposición a la reforma del Código Penal en una “sensación” con respecto a la Justicia y olvidó ciertos tecnicismos. En breve, dicen, recibirá libros de Derecho para que repase algunos temas y así fundamentar con propiedad y evitar críticas innecesarias.

Piedra libre
Por precaución a que se les endilgue la “gran Echegaray” –como llaman  en el Gobierno al viaje en que el jefe de la AFIP fue sorprendido in fraganti con su familia en Río de Janeiro–, la mayoría de los funcionarios que se tomaron el fin de semana largo de Carnaval para descansar evitaron viajes de alta exposición. Uno de ellos fue el controvertido José López, secretario de Obras Públicas de la Nación y con varias denuncias de manejos poco claros. El hombre se alojó del sábado al martes con su familia en un conocido hotel premium de Cardales. Con diferentes remeras y shorts de baño, tomó sol, comió a granel y disfrutó del descanso, despreocupado e imaginando que no iba a ser detectado. No se sabe si la estancia allí fue un regalo de su hija o hacer que ella firmara todas las adiciones fue parte del plan anonimato.

Deseo 2015
Un grupo de funcionarios bonaerenes, de la Ciudad, de la UBA y de la Universidad de La Matanza estuvieron en la Universidad de Arkansas en el marco de un convenio de programas educativos para mejorar la calidad de la enseñanza de estudiantes y profesionales. Fue allí que en su discurso, Cristian Ritondo –quien aspira a ser jefe de gobierno porteño en 2015– destacó los objetivos que se fijó Macri para la Ciudad y que para él son los mismos que aplicaría si fuera presidente.

Sobrio festejo
Recién el año que viene habrá un festejo grande –se supone– porque Néstor Grindetti cumple 60. Esta vez el ministro de Hacienda porteño no hizo siquiera un festejo conjunto con Daniel Chain –como el año pasado– sino uno discreto y en familia. Y eso tuvo su “merecido”: discretos regalos de los integrantes del PRO; no hubo ni un casco bélico como el que alguna vez le regalara Jorge Triaca hijo, ni un martillo de juez que recibió de Mauricio D’Alessandro, ni mucho menos algo tan original como un retrato suyo realizado en Rasti, una delicatessen lúdica que como Daniel Hadad, Chiche Gelblung y Mirtha Legrand, Grindetti también tiene.



Ernesto Ise