ELESPIA EL PAÍS EN OFF

Espía 05/03

espía

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com
2017 comenzo con un objetivo claro: ganar en octubre. No hubo espacio televisivo, gráfico, radial o incluso mesa de café que reuniera tan sólo a dos personas relacionadas con la política donde, lógicamente, el discurso que Macri dio en el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso no fuera objeto de análisis. Una paleta amplia de opiniones puso a gusto del consumidor un cúmulo de frases o pensamientos surgidos de aquél. Tanto ese día como el siguiente en el CCK, ante tropa propia, el Presidente dio una idea de que el triunfo en las  elecciones de octubre próximo es el gran objetivo del Gobierno. También, al menos por ahora, que él será quien se ponga al frente de esa tarea hasta tanto surja o se prepare a alguien para lograr el efecto de convencimiento que él consigue cuando habla sobre los que crean en la frase que como slogan surgió el jueves en el CCK: “No aflojemos”.
Quienes desde los palcos del recinto del Congreso participaron del inicio de sesiones pudieron observar que si lo que ese miércoles sucedió con la cuestión de los aplausos fue una suerte de adelanto de lo que serán las sesiones por venir. Esto es: en ningún momento el presidente logró siquiera una sensación de aprobación de lo que dijo a lo  largo de una hora de más de la mitad de los presentes. Sólo sus diputados –que no cubren la mitad de lo que representa el recinto–y los invitados oficialistas ubicados en los palcos vitorearon y aplaudieron en grupo el discurso. Si a esto se suma lo que  los legisladores expresaron en
el Salón de los Pasos Perdidos terminado el acto formal, se avecina un escenario interesante para poder ver la performance de los legisladores en algunas sesiones.  
 
 El cambio de peña
Si hubo un detalle de color fue el look de Marcos Peña: estrenó peinado prolijo  y dejó asomar un bigote como el que alguna vez usará Macri cuando era jefe de gobierno. En medio de la caliente coyuntura económica, él no iba a responder a que se debía el cambio pero sí lo hizo su mujer Luciana Mantero quien dijo que no había ni promesa, ni fue premeditado y además que a ella le parecia bárbaro.

Una macri peronista
Algunos embajadores se detuvieron en una de las vitrinas del entrepiso interesados por unas fotos que mostraban a Ana Carmen Macri, quien fuera diputada en 1952. Allí les explicaron que no había conexión familiar alguna con el presidente  y que ella era solamante “la Macri cien por ciento peronista”.

Pasarela politica
El Salón de los Pasos Perdidos fue el espacio lógico donde los legisladores  se movieron antes y después del discurso presidencial. Los más requeridos fueron en primera medida cualquier integrante de la oposición que no necesitara demasiada presentación; luego, los integrantes del gabinete nacional. De ambos grupos, los que acapararon la mayor atención fueron: Gabriela Michetti y Axel Kicillof, seguidos por Graciela Camaño, José Ignacio de Mendiguren y Néstor Pitrola. Aunque el senador Juan Manuel Abal Medina (este año termina su ciclo) fue uno de los opositores presentes en el recinto para escuchar las palabras de Macri. También de los
que dio reportajes para cuanta cámara lo solicitara. Tenía un motivo que recién al final comentó mientras esperaba salir en un móvil en vivo: se tomaba el viernes para acompañar a su hija Manuelita en su primer día de clase en primer grado.

Fashion en peligro

La crisis del sector textil parece haber llegado también al mundo fashion y estalló en la que desde hace varias temporadas es la pasarela más cool de la Argentina: el BAF, Buenos Aires Fashion. Este es el evento de la moda nacional donde se presentan las marcas que definen las tendencias vernáculas y también las que concitan mayores figuras que potencian las propuestas
que se ven en la pasarela durante los sucesivos días. Sin embargo, por costos y por la situación que atraviesa el sector en toda su cadena de producción, BAF no tendrá al menos su primera edición 2017.