ELESPIA EL ESPÍA, EL PAÍS EN OFF

Cómo será la “nueva etapa” de Carlos Regazzoni

Además, en El Espía de esta semana: la nueva cara de María Eugenia Vidal y la amistosa relación de Héctor Daer y Rogelio Frigerio.

Carlos Regazzoni denunció ante la justicia irregularidades en el servicio de ambulancias.
Carlos Regazzoni denunció ante la justicia irregularidades en el servicio de ambulancias. Foto:Cedoc
Daer y Frigerio: dos a quererse... Dos a enfrentarse.
Minutos después de las tres de la tarde del jueves último, el trío que conforma la cúpula de la CGT comunicó de manera oficial que el 6 de abril convocaba a un paro nacional. El semblante de los tres denotaba muchas cosas según las respectivas miradas. Quizá incomodidad por haber llegado a un punto donde no hubieran querido estar y presintiendo las consecuencias que tamaño planteo generará al Gobierno en los días por venir. Si fue por cuestión de agenda o por la decisión gremial tomada, Héctor Daer no sabe en qué quedarán los almuerzos que como rutina mantenía un par de viernes al mes con Rogelio Frigerio. Al menos horas después del anuncio no se habían comunicado. Este cegetista y diputado del Frente Renovador era uno de los más reticentes a tomar la medida anunciada porque, cuando de eso se hablaba, repetía en tono campechano: “Le estaría haciendo el paro a un amigo”. Esos almuerzos se realizaban siempre en el mismo lugar, uno que por su ubicación ofrece discreción: la sede que en San Cristóbal tiene el sindicato de la Sanidad que lidera Carlos West Ocampo. Allí el menú siempre es el mismo: carne al asador y ensaladas varias y aunque no pasan de una botella, el vino siempre es premium. El otro “menú”, el de la charla, es abierto pero ambos van siempre con algún objetivo a resolver o al menos a intentarlo. El cierre no incluye brindis pero sí un largo abrazo.

Cero onda.
La charla con Macri fue a solas, íntima y amena. Y a pesar de las adulaciones que dicen recibió y que incluyeron cifras pomposas de imagen y conocimiento de la gente, esos porcentajes que elevan la autoestima de un político, Carlos Regazzoni se fue de Olivos a su casa. Algo que en breve hará parte de su equipo, unas seis personas. Regazzoni estaba más preparado para ocupar un espacio en Salud o de última como recambio en otra área. Lo de salir a caminar la Provincia no lo tenía en mente y, a pesar del afecto manifestado por Macri en la reunión, él no se con fue una propuesta concreta sino pour la galerie en vista de que como le dijo el Presidente “ahora se viene otra etapa”.  Hasta las 20 del lunes con algunos de ellos repasaba su agenda: el viernes participar de un acción de “El Estado en tu barrio”, luego ir a Mar del Plata y en diez días inaugurar con Macri un hospital del PAMI en Esteban Echeverría. Una cosa sí quedó clara: con Mario Quintana y Gustavo Lopetegui la relación pasó de tirante a “cero onda”.

La otra cara de Vidal.
El conflicto docente es quizá la prueba que le faltaba a María Eugenia Vidal para “recibirse” de política. Ella no es CEO, su camino es la política. La tensión y prolongación de la situación docente requieren algo más que ese tono de voz tan característico que exhibe para potenciar su candor y también sostener el cuello algo más erguido sin esos bamboleos tan propios que usa para reforzar algún concepto. La conferencia de prensa junto a su equipo fue el examen: maquillaje monotonal que cubrió cualquier surco o línea de expresión y una prenda clara para no distraer de lo que se quería comunicar. Y con críticas y también comentarios favorables, MEV –como la llama su equipo– lo atravesó y exhibió su otra cara, una donde la sonrisa no era un arma de seducción para desperdiciar. En su estudio de Recoleta, la actriz que enseña lenguaje corporal a varios funcionarios del PRO, y a ella también, siguió atenta su performance tanto como varios de los que se sentaron en primera fila.

Alto... volumen.
Sonoros y amigables, se los escuchaba conversar y reír en una mesa de conocido restaurante de La Recova. Oficiaba como una suerte de anfitrión el fiscal de la Cámara Federal porteña Germán Moldes. Sus invitados, Julio Bárbaro y un experimentado periodista de Clarín, que llegaron juntos para el saludo y la breve tertulia con el mediático funcionario judicial.