ELESPIA

Estuvieron Macri, Scioli y Massa, pero Urtubey se lucio mas

Año impar y elección presidencial son requisitos indispensables para que la cena anual de Cippec sea un éxito de convocatoria. Candidatos, funcionarios, embajadores y empresarios colmaron los salones del Hilton y, como siempre, todas las miradas fijas a la escalera mecánica, esperando por el trío que conforman Scioli, Macri y Massa, del que –descuentan, apuestan, rezan– saldrá el próximo presidente. No sólo las encuestas definen al candidato más popular, en este tipo de reuniones la fila para los saludos es el parámetro. Esta vez, Scioli dejó a sus seguidores con las ganas: su humanidad no pasó de planta baja ya que se fue al cumpleaños de su amigo Lautaro Mauro, quien incluso había convencido a Marcelo Tinelli de sumarse a ese festejo; la foto del gobernador y el conductor circuló luego por todos los medios. Macri y Juliana Awada optaron por recluirse en un lugar alejado de la entrada hasta el inicio de la comida. Y Massa, por su parte, no recibió el mismo entusiasmo que en 2013, cuando hacían fila para saludarlo. Igualmente, esa noche ninguno de los políticos tuvo fans que esperaran para saludarlo. Quien, por la inmediatez temporal de su triunfo, sí fue el más buscado por los medios y por muchos invitados antes de ingresar al salón principal fue Juan Manuel Urtubey. Desde su más de 1,90 de altura y con sonrisa de ganador, saludó a diestra y siniestra. Con la discreción que lo caracteriza, también recibió felicitaciones su hermano José, en especial de otro José, a la sazón hermano de Scioli. 

Otra vez la grieta
Entre tantos invitados, igualmente sorprendió a varios la ausencia de Gabriela Michetti. Casi tanto como los “neuroejemplos” que Eduardo Levy Yeyati, presidente del Consejo de Administración de Cippec, citó en su discurso de bienvenida. Esa noche, al parecer, se dio un nuevo ejemplo de la grieta del PRO. Cippec se percibe como “pro larretista” o mejor dicho, a la hora de elegir se inclina más por el favorito de Mauricio que por la díscola fémina. Incluso se rumoreó que Fernando Strafacce, director ejecutivo de esa organización, obtendría un puesto de importancia en el gabinete porteño en caso de que Rodríguez Larreta ganara.

Coletazo
Más un cisma que una grieta es lo que produjo en territorio de Mario Ishii –José C. Paz– la victoria  en Salta del candidato kirchnerista sobre el dúo formado por Juan Carlos Romero y el polémico Alfredo Olmedo. Ishii es socio político de Olmedo, hecho que lo aleja aún más del Gobierno como sus frustradas negociaciones con Massa, su acercamiento a Jesús Cariglino y las críticas a La Cámpora y a  Kicillof. Este combo hace que sus seguidores paceños se inquieten  por el futuro del ex-hombre del poncho,  prenda que sigue sin usar: algunos se preguntan si finalmente lo cambió por una casaca amarilla.

Deadline
En plena tarea está Débora Giorgi para entregar a tiempo un informe riguroso sobre el estado de las negociaciones con Rusia para que la Presidenta estudie antes de su viaje. En 2014, la ministra estuvo tres veces allí como parte de una avanzada del gobierno para maximizar la relación con Moscú, más aún a partir del boicot de Occidente a la venta de productos, como castigo por la anexión de Crimea y la política con Ucrania. Giorgi encontró un filón: vender a Rusia plantas de GNC, más estaciones de servicio de ese combustible y tanques para la instalación en vehículos. Aunque Rusia sea un gigante del gas, tiene poco desarrollado el sistema de combustión para vehículos en base a esa tecnología.
Giorgi tiene su deadline para con la Jefa: hoy domingo. Así que tanto ella como, especialmente, su equipo conocieron esta semana lo que significa trabajar bajo presión y padecer de estrés laboral.

Menu caro y repetido
Quizá fue para no hacerle el vacío a Eduardo Eurnekian, quizá para compartir charlas informales con colegas. Quizá hubo otras razones para entender las motivaciones que llevaron a los empresarios a pagar un caro cubierto en el almuerzo mensual del Consejo Interamericano de Comercio y Produccion (Ciciyp) para escuchar a la tríada Broda, Melconian, Espert que, como sucedió, no ofrecieron ni atisbo de horizonte esperanzador –en caso de que el kirchnerismo gane en octubre–, ni anécdotas o historias para relatar post comida. Un menú caro para tan poca idea nueva y la reconfirmación de que el ámbito empresarial sufre la crisis de oradores que generen al menos, curiosidad.

Peña en la embajada
La visita de Laura Eason –autora de la obra Sexo con extraños y una de las guionistas de House of Cards– tuvo en la residencia del embajador de Estados Unidos una escala distendida donde ella desplegó otra faceta, el canto. Cuando ya quedaban unos veinte invitados, Gastón Soffritti abrió el piano y tocando a cuatro manos con David Bolzoni cantó en inglés y la rompió con su versión de Resistiré. Entusiasmado, el anfitrión Noah Mamet pidió otra y eso habilitó a que en el Palacio Bosch se armara una “peña” donde Eason cantó In my life, de Los Beatles, e Isidoro Sorkin –productor de Sexo con...– Tomorrow, del musical Annie. La zapada se extendió hasta tarde, cuando los mozos se habían retirado.

Gasolero
Sorpresa provocó a pasajeros que viajaban el domingo 12 en una combi de Zona Sur, cuando en Avenida de Mayo y 9 de Julio vieron bajar de la misma a Aníbal Fernández.



Ernesto Ise