ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

La noche que Macri dijo “no” al pedido del circulo rojo

De 5.000 hasta 100.000 pesos costaron las mesas de la cena de recaudación que Nicolás Ducoté y su equipo organizaron para la campaña como candidato a intendente de Pilar por el PRO. Fue a comienzo de semana y Ducoté, uno de los fundadores de Cippec, reunió en el espacio Rincón del Pilar a casi novecientas personas que llegaron puntuales, a las 20.30, y se fueron de igual manera, a las 23.30. Ni los jóvenes quedaron a esa hora en la carpa marroquí que se había montado en el jardín y que era el espacio más informal, donde incluso hasta se pudo bailar un poco. Menos Horacio Rodríguez Larreta, de quien en broma dicen que hasta las elecciones sólo cruza la General Paz para ir a descansar a la casa que finalmente compró en el country del Newman, muchos del elenco del PRO –puros y asociados– se repartieron en las mesas, incluso participó Marina Zuvic, quien está de paso por Buenos Aires. “Lo que nos está pasando con el PRO en Pilar es un caso muy especial en nuestra provincia de Buenos Aires. Hay distritos en los que de antemano se puede intuir hacia dónde va a ir la elección, pero no en Pilar”, dijo Ducoté en su discurso. En algunas mesas, algunos dirigentes del PRO tuvieron que escuchar desde sobrios hasta más efusivos comentarios o pedidos de que Macri acepte a Sergio Massa para hacer un frente común en octubre para evitar el triunfo oficialista. (Aclaración: la cena fue el lunes y el tigrense confirmó que seguía en carrera dos días después). No sólo los que se acercaron a la mesa principal tuvieron una educada respuesta por la negativa, sino que en las respectivas mesas donde se ubicaron dirigentes, legisladores y funcionarios del PRO, la contestación fue similar. Como resumió uno de éstos, y que de haber hecho un hashtag hubiera sido trending topic interno: “El acoso del ‘círculo rojo’ (en referencia a los ABC 1 de los invitados) rebotó en todas las mesas”.  Con la inclusión de Ducoté –ex Cippec– al PRO,  este partido es el que más integrantes incorporó provenientes de ONGs, en teoría, apartidarias: Lía Rueda, ex titular de Conciencia; Laura Alonso,ex de Poder Ciudadano; Carmen Polledo, ex de COAS. Quizás esto explique por qué a sus respectivas cenas anuales el oficialismo prefiera decir ausente.

Picadito
Este sábado, previo a las elecciones en Santa Fe, Miguel del Sel se tomó unas horas para distenderse y fue parte integrante del Equipo del Cambio. En la cancha del Coloso de Rosario se enfrentaron contra la dirigencia de Newell’s Old Boys, que incluyó a los ex jugadores Lucas Bernardi y Gabriel Heinze, al vicepresidente Jorge Riccobelli, al secretario general Pablo Morosano y al gerente de marketing Sebastián Todaro. Y se esperaba que en el segundo tiempo se sumara  Guillermo Coria. Fue por la Copa Máximo Colello, en conmemoración del fallecimiento del joven funcionario del PRO, en abril del año pasado, en esa cancha. El Equipo del Cambio estuvo representado por Del Sel, Luciano Laspina, Rogelio Frigerio, Javier Alvaredo, Mauricio Colello, Federico Angelini, Sebastián Spedale, Juan Koutoudjian y Jorge Velázquez. Más allá del resultado –al cierre de esta edición no había terminado–, luego del partido había un asado donde conversaron las elecciones de hoy y anécdotas de Midachi. El organizador, Colello, prometió revancha en la cancha de San Lorenzo y entusiasmado hasta dijo que su equipo incluirá a Matías Lammens y Marcelo Tinelli, y si los convence, a Macri y Rodríguez Larreta.

¿Relax o espiando?
Reposado se lo vio a Jaime  Duran Barba en el bar del Alvear el miércoles al mediodía. El colombiano entró con andar cansino y se ubicó en un sitio estratégico del bar del hotel: con vista directa a los ascensores.

Selfies en congreso
En el Congreso, el martes de paro hubo una reunión en el despacho de Julián Domínguez convocada por María Laura Leguizamón. Estuvieron presentes el doctor Gustavo Abichacra –presidente de la Fundación Dislexia y Familia–, el tinellista Fabián Scoltore y la diputada Andrea García. El motivo: trabajar en un proyecto de ley para tratar una enfermedad que padecen más de 3 millones de argentinos. Tras la reunión, los trabajadores de la Cámara de Diputados se sorprendieron por la cantidad de fotos que se sacaron en el recinto y sobre todo, por la sonrisa de Scoltore al sentarse en el sillón donde siempre se lo ve a Domínguez.

Apostillas de Italia
La reunión que la Presidenta mantuvo con el papa Francisco hizo que los periodistas argentinos que esperaban fuera del Aula Paulo VI recurrieran a todo tipo de estrategias para matar el tiempo. Así, mientras los paraguas se abrían y cerraban bajo la llovizna romana, muchos aprovecharon para interiorizarse del radiopasillo vaticano con los acreditados ante la Santa Sede con quienes compartían la espera. Luego, a medida que monseñor Guillermo Karcher hacía pasar uno a uno a los periodistas a la sala por la que pasaron Cristina y Francisco, las especulaciones sobre el contenido de la reunión fueron en aumento hasta que casi una hora después, ella explicó en una inusual rueda de prensa con preguntas abiertas (casi) todo lo que habló con el Papa. Y antes de partir de Roma a Milán, ella posó con unos 25 argentinos que la esperaron en el hotel Edén, donde se hospedó. Con los dedos en V, sonriente, bilaterales o grupales, fueron varios los minutos que dedicó a posar con militantes o simplemente seguidores que se acercaron al hotel.



Ernesto Ise