ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

La pequeña Antonia Macri consiguio opacar a sus padres

La paternidad después de los 50 es diferente. Y se nota en Mauricio Macri. Cuán diferente es la imagen que ofrece con su hija menor, Antonia, que con los tres hijos que tuvo con su primera esposa. Con éstos, por seguridad y porque aún no había saltado a la arena política, el empresario extremaba los cuidados para que Agustina, Jimena y Francisco no aparecieran en los medios. Pero la llegada de Antonia lo encuentra en otro plano. A la pequeña, hoy de 3 años, a veces se la ve en el despacho de la Legislatura o en las reuniones que Macri semanalmente mantiene con su equipo fuera de ese recinto. Toda foto suma, en campaña o no. A comienzos de semana, Mauricio y Juliana estuvieron con Antonia en la presentación de un árbol con deseos para los chicos que Make-A-Wish apadrina. Y la figura de ambos padres quedó neutralizada por la pequeña quien concentró la atención de los casi 300 invitados y de los flashes. Ella, ajena al ajetreo; sus padres, con “baberos”. (ver destacado de esta página).

Panico escenico
El martes, en el Nuevo Gasómetro se enfrentaron Banco Ciudad y San Lorenzo para celebrar la firma de la renovación del sponsoreo. El equipo conducido por Matías Lammens no logró complicar desde lo futbolístico al comandado por el titular del Ciudad, Rogelio Frigerio. Y el desafío organizado por Mauricio Colello terminó 0 a 0. Ni la presencia del histórico goleador Bernardo Romeo pudo con la defensa “pseudo-bancaria” formada por Luciano Laspina, Nicolás Fiorentino, Juan Koutoudjian y Sebastián Spedale. Frigerio padeció “pánico escénico”: no pudo definir cuando quedó mano a mano con el arquero, y luego terminó lesionado. La revancha: el 22 de diciembre.

Un guru a la mesa
Javier González Fraga departió en el bar del Malba con jóvenes residentes en el exterior sobre temas financieros, buitres, deuda y el panorama político vernáculo. Curiosos le hicieron muchas preguntas sobre qué harán, según su entender, en materia económica los tres candidatos presidenciales con más chances de acceder a la presidencia. De mesas vecinas, algunos quedaron contracturados al intentar oír qué vaticinios daba el gurú económico de UNEN.

Honestidad brutal
Injusto fue criticar a Sergio Massa porque el tigre que se iba a usar para el comercial del candidato no vivía en condiciones óptimas. Esos detalles le corresponden a otro. Pero en medio de las críticas que por Twitter recibió, hasta Ramiro Agulla –líder creativo de la campaña– respondió a tuiteros, y cuando la situación pareció interminable con un par de ellos, cerró el duelo así: “Mañana filmamos también. Y nuestro mayor cuidado estará en que el tigre no se coma el brazo de nadie que pueda entonces surgir como competencia”. A los pocos minutos, el tuit fue borrado: lo había redactado el mismo día en que se cumplían 25 años del accidente que casi le costó la vida a Scioli.
 
Abrazo fraterno
Esta semana Julio Cobos visitó en La Plata a productores de hortalizas, luego el diario El Día, y finalizó con un acto callejero en la puerta de la sede platense de la UCR. Paralelamente, a sólo cien metros, en el Rectorado de la Universidad hacía su acto Agustín Rossi, con Julio Alak y Mario Oporto como figuras destacadas. Lo llamativo se dio en la calle: el abrazo fraternal entre Oporto y Marcelo Elías, cuando el primero cruzó por medio del acto radical. En otras épocas, cuando Elías era presidente del bloque de diputados provinciales y Oporto director general de Cultura y Escuelas, los cruces entre ambos eran moneda corriente. Pero el tiempo, parece, lo cura todo.

Ga-na-dor
El bar-anfiteatro del complejo La Plaza fue perfecto para la presentación que un grupo de mujeres de Suma+UNEN hizo de la Red de Liderazgos Femeninos de Gestión. A pesar de las políticas presentes –Carrió no estuvo–, la presencia de Martín Lousteau tiñó de esa frescura que aportan los que comienzan a recorrer la arena política en los albores de una campaña presidencial apasionante. El ex ministro y economista sedujo a la platea completa y atravesó estoico el posar para las fotos con muchas de las invitadas.

La meta: boca 2015
Más de 6 mil personas estuvieron en el 72º aniversario del Suterh en Tecnópolis con, entre otros, Carlos Tomada, Mariano Recalde, Dante Gullo, Gustavo Marangoni, Julián Domínguez, Fernando Espinoza, Nicolás Trotta, Santiago Montoya, Roberto Feletti, Mara Brawer, Gabriela Alegre, Rodolfo Urtubey y el dirigente xeneize
Roberto Digón. Fue este último sobre quien
recayeron algunas preguntas acerca de si el anfitrión de la noche, Víctor Santa María, seguía con la idea de postularse nuevamente para Boca en 2015. La consulta surgió de uno de los invitados, quien dijo tener encuestas que los ubican con apenas 6% de conocimiento entre los socios. No hubo respuesta, aunque las burbujas del champagne alentaron al inquisidor –xeneize apasionado–, quien teorizó que, para él, la idea del sindicalista era aumentar ese porcentaje y en abril, con los números en la mano, negociar con la lista con más chances de ganar o –agregó con sorna– encabezar una perdedora.

Campaña en Miami
Por pedido de Marcos Peña –esta semana de viaje en China–, la legisladora  Alejandra Caballero viajó a Miami –cambiando millas de LAN– para sumar argentinos que viven en Miami al proyecto Macri 2015. En el Open Stage Club reunió a más de un centenar para debatir las “PRO-propuestas” y hacer un balance de los años de gestión en la Ciudad aun cuando varios asistentes hace tiempo que no viven en la Argentina. Esta es la segunda vez que Caballero realiza este tipo de campaña: en septiembre, reunió en Washington a más de 150 residentes que dijeron apostarán por el titular del PRO en 2015.

Relectura de verano
Se llevaron una sorpresa quienes participaron del último seminario de 2014 del politólogo Juan Manuel Sabaris. Generalmente los obsequios para estas fechas están relacionados con el verano y las Fiestas, pero el consultor regaló dos libros sobre política: Quién es quién en la política argentina, publicado a fines de los 90 por Analía Argento y Ana Gerschenson y La oposición, del politólogo italiano Gianfranco Pasquino. Y el anfitrión fundamentó los motivos de la elección de los títulos. A sus amigos del oficialismo les recomendó el primero, en pocos años la mayoría de los hombres más importantes de la política vernácula de los 90 habían sido borrados de la escena política. El otro, obviamente para “la opo”. Libro de culto entre los ideólogos de la Alianza, que llegaron al poder tras diez años de menemismo. Cómo terminaron es un detalle
que mejor olvidar.



Ernesto Ise