ELESPIA ESPIA - EL PAÍS EN OFF -

Noche en la Rural: 14 mil personas y escasez de politicos

El jueves por la noche, la zona de acceso a La Rural colapsó porque en ese espacio coincidieron dos cenas: la anual de COAS y la de los 90 años de La Bancaria. En la primera hubo cerca de mil invitados; en la otra, 13 mil; sólo las “reuniones” de fin de año que organiza el gremio de los porteros supera esa cifra. Esta vez, en la primera gala no hubo una presencia fuerte de los políticos, ni siquiera de aquellos que están interesados en competir por la Ciudad, teniendo en cuenta que COAS colabora con donaciones, remodelaciones y mejoras para los 34 hospitales públicos porteños. Sí estuvo Macri, quien aprovechó el escenario para –con un discurso breve y directo– instar a un cambio (en el país) en 2015. En las mesas, quien igualmente tuvo que esquivar constantes preguntas fue Jorge Aufiero. El empresario de la salud tiene bajo su órbita el Sanatorio Otamendi y allí es donde está  la Presidenta. Al principio respondía con humoradas sin dar pista alguna sobre algún “parte médico secreto”, después puso cara de piedra y dijo que, logicamente, no podía decir nada. Mientras, a metros de ese salón de La Rural, trece mil bancarios celebraban su 90 aniversario con Scioli, Binner, Julián Domínguez, entre otros presentes. Peronista al fin, estuvo “Evita” personificada por la cantante Gabriela Pochinski quien, literalmente, desde una grúa interpretó temas de la ópera homónima.

Nuevo libro
Humberto Toledo, ex vocero de Menem, presentó esta semana su libro Liberales y estatistas en el peronismo ante un auditorio donde sobresalieron Orlando Ferreres, Mario Morando, Archibaldo Lanús, José Romero Feris y Alvaro Alsogaray (h), quien comentó que está abocado a la normalización y revitalización de la Ucedé, ante la sorpresa de varios. Entre tantas propuestas de cómo “mejorar” el país, quien revitalizó un poco la tertulia fue el periodista Willy Kohan con anécdotas que ubicaron como protagonista a Toledo, con quien solía juntarse a tomar café luego de realizar las habituales recorridas por el Congreso y donde casi siempre el político le decía: “No entiendo cómo siendo como sos no votás al peronismo”.

Homenaje
En el escenario se ubicaron Gabriela Michetti, Rogelio Frigerio, Elisa Carrió y Oscar Aguad. No fue la postal que selló la alianza de la intempestiva integrante de UNEN con el PRO, acercamiento que desde lo discursivo se quiere alentar, aunque en el macrismo ninguno quiere poner la firma de garante para que luego no le digan “Yo te avisé” en caso de que la chaqueña se comporte como tiene acostumbrado hacer. Por eso, de ese tema no se habló: el encuentro fue por el centenario del nacimiento de Frigerio (padre), organizado por Desarrollismo Joven, que conduce Mauricio Colello. Ante 500 asistentes, en su mayoría jóvenes, todo fue cordialidad y coincidencias.

Agenda publica
Esta semana llenó el Gran Rex, ocupó la mesa principal invitado por Eduardo Eurnekian en el Cicyp y se hizo tiempo para hablar ante los radicales históricos que se reúnen cada semana en el club El Progreso. Así fue la “agenda pública” de Facundo Manes, a quien parece faltarle un empujón para lanzarse de lleno a la política. Parte de su alocución lo acercó más a un personaje en campaña que a un científico. “Los dirigentes (de UNEN) no deben preocuparse por discutir la interna sino por explicar que el camino a seguir es la sociedad del conocimiento con base en la ciencia, la tecnología y la educación (...).  “Los problemas no se solucionan sólo con inflación cero y un crecimiento importante del PBI, sino brindando estímulos a sectores menos favorecidos mediante la educación, que es la madre de todas las batallas”.

Boda en mendoza
Ella se define, según su cuenta de Twitter, como una “abogada arrepentida, foodie,   mendocina de pura cepa,  winomaniac”, pero en breve Lucila Pescarmona sumará otro adjetivo: “señora de”, ya que se casará con el norteamericano que conoció mientras estudiaba en los Estados Unidos. La boda será en Mendoza y, dada la situación familiar empresaria, de extremo bajo perfil.

Tensa calma
Una encuesta le dibujó una amplia sonrisa a Horacio Rodríguez Larreta: planteó como escenario para competir en la Ciudad en 2015 a Michetti, Filmus,  Lousteau y él. Y aunque Gabriela se ubicó primera, esta vez él –en segundo lugar– logró achicar la diferencia. Santilli y Ritondo no fueron incluidos en el sondeo, aunque es sabido que ambos también quieren hacerse del sillón que dejará Macri en 2015.

Españolito que vienes...
La semana pasada estuvo en Buenos Aires su suegro, José María Aznar, para presentar el Instituto Atlántico de Gobierno, cuyo objetivo es formar jóvenes latinoamericanos en liderazgo, gobierno y políticas públicas. Pero los nombres que acumula el Partido Popular en casos de corrupción hicieron que el paso del pater familias fuera discreto y que los medios apuntaran sus preguntas a esos hechos más que al “plan de estudios” del instituto. Esta semana fue su turno pero Alejandro Agag lo hizo como CEO de Fórmula E, una competición de autos eléctricos, que el 10 de enero se correrá en la Ciudad. En la presentación no hubo preguntas políticas ni tampoco memoriosos que, para salir de lo deportivo por un rato, le preguntaran si alguna vez él o amigos suyos habían visto Alejandro y Ana: lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del presidente, la parodia teatral que sobre su casamiento con Ana Aznar se exhibió con éxito en España.

Perfume de epopeya
El almuerzo del Cicyp tuvo a Ricardo Lorenzetti como orador invitado. Sus palabras no generaron nerviosas carrasperas y las preguntas que le hicieron los empresarios tampoco lo pusieron incómodo. Sí hubo una diferencia: la vez anterior, el magistrado fue llevado a la mesa de periodistas para contestar preguntas. Esta vez, no. En su discurso, repitió lo que él define como “perfume de epopeya”, es decir, “promover comportamientos altruistas” para que las decisiones finales sean el resultado de eso. Y les pidió que, como actores sociales, sean “constructores de esperanza (...) porque es su responsabilidad no frenar las esperanzas de la gente”.



Ernesto Ise