ELESPIA

Sección El espía

Los raros romances que definieron un verano devaluado. Cada temporada veraniega en Punta del Este y en la costa argentina ciertos hechos noticiosos definen su calificación. Así éstas pueden ser calientes, amesetadas llegando a aburridas, excitantes, románticas o explosivas; también trágicas. La presente ubicó a Buenos Aires como epicentro lógico ante el inicio de un nuevo gobierno que se apresta a cumplir dos meses de gestión con la aplicación de un sinnúmero de medidas y consecuencias que no son objeto de esta sección. La costa argentina, más precisamente Pinamar, intentó posicionarse con la imagen de un nuevo peronismo, pero esa foto tuvo poca vida y pasó al olvido. Lo que sí estuvo a tono con estos tiempos de devaluación fue el capítulo donde el corazón es el protagonista. Esta vez no se formaron parejas de esas que los medios esperan: millonarios con modelos jóvenes, actores cuya sola presencia emana pura pasión  y llena tapas y páginas consecutivas. No fue así. La política hizo su aporte a este rubro en Mar del Plata con una pareja reincidente pero esta vez legalizada, la de Nito Artaza y Cecilia Milone; y con la sorpresiva relación de Victoria Xipolitakis y José Ottavis, que recibió más críticas del propio riñón camporista que de los meros espectadores apartidarios. El mundo empresarial contribuyó con lo suyo: Eduardo Costantini presentó una novia a la que duplica en edad, universitaria y con emprendimiento propio. Pero los tres romances juntos no movieron amperímetro alguno ni generaron entusiasmo. Se espera que la mediática griega termine con la veda para descubrir el flanco romántico de Ottavis.
 

En boca cerrada... Tanto a través de Horacio Rodríguez Larreta como de Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos, el Gobierno se desmarcó de la polémica que Darío Lopérfido provocó con sus comentarios sobre el número de desaparecidos. Las motivaciones que lo llevaron a generar esta polémica innecesaria son un misterio. Hay quienes apuntan a que hay que buscar cucardas para ser considerado un PRO apto para todo servicio.

 

Relajadas vacaciones. Atrás parecen haber quedado los temas judiciales que en Italia lo tuvieron como protagonista durante el pasado año cuando la Justicia de ese país investigó la compra de partidos por parte de dirigentes de clubes. Por eso, este verano Pablo Cosentino pasó por Punta del Este, donde tiene una magnífica chacra en la zona de La Barra. Amigos y vida deportiva formaron parte de su agenda y la de su mujer Daniela Urzi. También tuvo tiempo para subirse a un avión privado con, entre otros, el hijo de un banquero de alto perfil, para volar a Mar del Plata y presenciar el clásico Boca-River.


Todo se transforma. Es difícil alejarse de la actividad pública cuando aún se está en estado y con ideas para sumar al equipo. Por eso, Humberto Tumini, ahora ex diputado, aceptó la propuesta de sumarse como asesor de Victoria Donda, otrora su alumna predilecta en los primeros pasos en el Congreso de la diputada. Otro de los que vestirá traje de asesor, pero del Frente Amplio Progresista, es el ex diputado y ex intendente de Azul Omar Duclós.  


Sobria presencia. Aunque no figuró en las participaciones que publica centenario diario, Macri estuvo cerca de sus hijos –Agustina, Gimena y Francisco o “Caico” como lo llaman–, quienes hace unos días perdieron a su abuela materna, es decir, a la primera suegra del presidente.


Turismo y twitter. Por Villa Gesell y relajado se vio vacacionar algunos días a Juan Abal Medina; sin por ello dejar de lado la actividad tuitera.



Redacción de Perfil.com