ELESPIA

Sección El Espía

En La Rural, Macri y Massa tuvieron su “noche ciudadana”. En cada año electoral, la cena benéfica de la Asociación Conciencia suele tener un importante tono político. Pero la última gala que se realizó a mitad de semana en La Rural fue, por lejos, la más política de los últimos años. Aunque la dinámica del encuentro no fue distinta de las ediciones anteriores –una agradable recepción, una rica cena y tentadoras subastas y sorteos para recaudar fondos–, el tono de los discursos de los oradores, algunas presencias fugaces, algunas ausencias y las entretenidas sobremesas que se extendieron hasta casi las 2 de la mañana sirvieron para ilustrar el momento de ebullición que vive la Argentina de cara a los comicios de octubre, y sobre todo a los de 2015. Mauricio Macri, por ejemplo, que suele despacharse con un discurso conciliador, amagó con alguna broma acerca de sus dotes como cantante y luego apuntó directamente al blanco: llamó a defender la libertad de prensa y a respetar la Constitución y la alternancia de los mandatos. El jefe de Gobierno porteño no usó nombres propios a la hora de sus críticas, ni falta hizo. Los aplausos que recibió de parte de quienes llenaban el salón dejaron claro que los invitados esperaban un mensaje como ese. Minutos después, Sergio Massa tomó el micrófono, y también aprovechó su momento. En una semana que lo ha tenido como protagonista en actos junto a Cristina Fernández de Kirchner, el intendente de Tigre –que logró más fotos incluso que Macri porque tuvo el detalle de no llegar sobre la hora, como hizo él– eligió palabras más etéreas: habló del futuro y de la educación como punto de partida para saber elegir. Fue menos concreto, pero alzó más la voz. Y también se llevó importantes aplausos. Incluso la presidenta de Conciencia, María Figueras, además de destacar la tarea de la asociación desde hace tres décadas, pidió “una democracia que sea producto de la búsqueda de consensos”. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, por su parte, llegó con Karina Rabolini, pero casi sin ninguno de los muchos funcionarios provinciales que suelen acompañarlo en este tipo de ocasiones. Lejos de aparecer en fotos no deseadas, optó por hacer sólo un breve acto de presencia; no llegó a estar entre los oradores porque se fue antes de la cena. El que encabezó de algún modo la mesa correspondiente al sciolismo fue Jorge Telerman, quien por cierto fue uno de los últimos en irse de La Rural, luego de mantener animadas conversaciones con Massa y con Francisco de Narváez, que compartió mesa con su armador José “Pepe” Scioli, y con Felipe Solá. Entre los más solicitados de la noche estuvo el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, quien al parecer tuvo que postergar unas programadas vacaciones por la onda expansiva que generó la represión de la Policía Metropolitana en el Hospital Borda. Uno de los que hablaron con él fue el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, definitivamente abocado a exhibir una imagen más juvenil con su atuendo informal y su peinado sauvage.
Horacio Rodríguez Larreta también optó por una camisa de diseño sin corbata. Entre los opositores no vinculados al macrismo o al peronismo hubo menos figuras destacadas. Se los vio, por ejemplo, a Ricardo Gil Lavedra y al ex diputado Adrián Pérez. En una de las mesas principales estuvo también la embajadora de los Estados Unidos, Vilma Socorro Martínez, quien dejará la Argentina en poco tiempo para retirarse a descansar a su casa en California luego de cuatro años en Buenos Aires. Un dato que llamó la atención en varias mesas fue que varios invitados comentaron haber compartido el vuelo entre Río de Janeiro y Buenos Aires en el que Diego Maradona causó algunas turbulencias a comienzos de la semana.
Y aunque no estaba presente en la cena, un comensal contó que fue la mujer de Antonio Bonfatti, gobernador de Santa Fe, quien se acercó adonde estaban ubicados el ex director técnico y su novia Rocío Oliva para tratar de calmar el ánimo de la pareja después de observar una situación algo compleja entre ambos.

“Chino” aeróbico. El funcionario que pudo comprobar cómo es esto del furor del running en Buenos Aires fue el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. El Chino realizaba su rutina aeróbica de caminata a primera hora del domingo –se lo ha visto en alguna oportunidad haciendo footing antes de que amanezca–, cuando de pronto se cruzó por la zona del Hipódromo de Palermo con una marea de corredores que avanzaba hacia la zona del Rosedal. Es que faltaban pocos minutos para la largada de la carrera de 8 kilómetros organizada por la revista El Gráfico. El Chino Zannini, celoso cultor del bajo perfil, pasó entre los runners sin que nadie lo reconociera, o casi nadie.

Política ATP. La idea del libro es que cualquiera pueda entenderlo, pese a que técnicamente habla sobre ciencia política. Para ello, el autor mezcló ideas de Karl Marx con capítulos de Los Simpson; y reprodujo diálogos como el de Batman y El Guasón en el final de El caballero de la noche. Es decir, la idea fue llegar desde el cine hasta la política, y desde allí hasta los lectores. El que tuvo esa idea fue el presidente del grupo Bapro, Gustavo Marangoni, quien presentó su libro Política ATP – Apta para todo público, en las horas finales de la Feria del Libro. E igual de variopinta fue la concurrencia en la sala Victoria Ocampo de la feria en La Rural, donde lo acompañó como moderador Martín Lousteau, autor del prólogo, y, entre los asistentes, el ministro macrista Emilio Monzó, Facundo Manes, Pacho O’Donnell, José Antonio Romero Feris y el embajador de Uruguay en la Argentina, Guillermo Pomi Barriola.

El elegido. Con un desayuno realizado en la sede central de la Sociedad Rural, el Consejo Interamericano de Comercio y Producción “ungió” a Eduardo Eurnekian como presidente de la entidad donde también ocupará un cargo importante Juan Carlos López Mena, quien no estuvo presente en el acto. Entre los invitados estuvieron José De Mendiguren, Martín Cabrales, Enrique Mantilla y Arturo Lavallol. Fue inevitable el comentario de que se espera que la gestión de Eurnekian pueda permitir un acercamiento empresario al Gobierno y poder contar con algunos de sus funcionarios en los foros que suele organizar esta entidad con sus socios.

Almuerzo y apoyo. Ocurrió, como suele suceder, en la Casa de Galicia, un salón y restaurante que se ha convertido en punto de concentración del peronismo no kirchnerista. A mitad de semana, más de un centenar de dirigentes del peronismo porteño respaldaron la candidatura de Roberto Lavagna como senador nacional por la Ciudad de Buenos Aires. Alberto Iribarne, Pascual Albanese, Octavio Frigerio, Carlos Campolongo, Santiago Díaz Ortiz, Jorge Raventos, Carlos Valenzuela, Jorge Pirra y Víctor Lapegna, junto a Hugo Moyano hijo –apoderado del Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo, que lidera el titular de la CGT–, y el sindicalista del calzado Agustín Amicone, entre otros, proclamaron su respaldo a la postulación del ex ministro de Economía más allá de la evolución de las negociaciones entabladas por él con el PRO. Señalaron también su identificación con el proyecto de organización del peronismo opositor motorizado por Lavagna, José Manuel De la Sota, Hugo Moyano y Jerónimo Venegas. Entre los presentes se destacaban algunas figuras del “massismo” bonaerense –como el ex funcionario menemista y suegro del intendente de Tigre, Fernando Galmarini– que se acercaron para expresar su solidaridad con el clamor de sus compañeros porteños. Los comensales cantaron la Marcha Peronista después de paladear una exquisita tortilla manchega y jamón serrano que precedieron al plato principal.

Con DNI usado. Cristina Kirchner, Amado Boudou, Julio de Vido, Florencio Randazzo, y Axel Kicillof son algunos de los funcionarios que cumplieron con la actualización de DNI. Pero hay otros que aún no tienen los papeles actualizados, a pesar de la fuerte campaña del Gobierno que instala micros en todas las ciudades para su renovación automática. Por ello, estos dirigentes no tendrán su foto en el padrón de electores de cara a los comicios de agosto. Entre ellos, figuran Martín Sabbatella, Sergio Berni, Andrés Larroque, Daniel Scioli y hasta el hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner.

Larga espera.
Al parecer, los dirigentes de La Juan Domingo, agrupación que nació para respaldar la candidatura presidencial de Scioli, se cansaron de esperarlo. Por ello, se comenta que los dirigentes bonaerenses están dispuestos a ir en listas del peronismo disidente y acordar con Francisco De Narváez. Esto no sorprendió en el mundillo político, ya que el propio Scioli mantiene acuerdos electorales con el Colorado y también pondría hombres propios en sus listas. Además, dicen que el enojo de La Juan Domingo es también con Sergio Massa.

Gurú marketinero. Conceptos básicos y cotidianos expresados por gente exitosa adquieren otra dimensión. Y eso sucedió en el desayuno organizado esta semana por World of Business Ideas (Mundo de ideas de negocios) en el Grand Hotel,  en Recoleta. Allí y durante cronometrados 30 minutos, dio una conferencia Kevin Roberts, CEO mundial de Saatchi & Saatchi, cuyo éxito profesional logró su pico máximo –hasta ahora– cuando acuñó el término lovemark (amor a la marca). Este carismático neocelandés habló, entre otras cosas, sobre la importancia del trabajo en equipo, del valor del esfuerzo y del optimismo, del reconocimiento laboral para ser exitoso. Todos conceptos que muchos de los presentes leyeron en libros de marketing y publicidad y refrescaron en boca de un hombre exitoso. Pero muchos de los presentes destacaron una frase: “Al cliente no hay que darle lo que pide, sino lo que nunca imaginó”. Entre los que escucharon la conferencia estaba Cristiano Rattazzi.

Diplomado.
Con una sonrisa de profesional que recibe su diploma, Facundo Moyano recibió su certificado de “asistencia” a las elecciones que consagraron a Barack Obama presidente por segunda vez en un acto organizado por la Fundación de Centro de Estudios Americanos.



Alfredo Ves Losada, Rosario Ayerdi.