ELESPIA

Sección El Espía

Evita se consagra otra vez como un icono de exportación. En la Feria del Libro que finalizó hace dos semanas en Buenos Aires, el título más vendido cuenta una historia sobre ella. En San Pablo (Brasil), una exposición que abrió el pasado 24 de mayo con su nombre, su vestuario y su memorabilia fue visitada hasta ayer por más de 3 mil personas. Y esta semana, en la 55ª Bienal de Arte Contemporáneo de Venecia, la gran apuesta de la delegación argentina giró sobre su vida y su legado. A su vez, el canal público español TVE acaba de lanzar una miniserie que lleva su nombre en el título. A más de sesenta años de su muerte, Eva Perón sigue demostrando que, además de ser una figura icónica nacional al nivel de Diego Maradona o el Che Guevara, es una excelente franquicia en materia cultural. Y tanto sus sueños, o sus pensamientos desde ultratumba, sus zapatos, vestidos o regalos; su rol como líder política y social, su agonía, y hasta los encuentros que mantuvo con la esposa del dictador español Francisco Franco en su gira por Europa pueden servir para transformarse en una obra editorial, plástica, teatral o audiovisual. Oficialistas y opositores lo saben. El libro que encabezó las ventas en la última feria que se realizó en La Rural, por ejemplo, fue La furia de Evita, escrito por Marcos Aguinis, uno de los autores más críticos del peronismo y del kirchnerismo. Aguinis se pone en el lugar de la ex primera dama, y desde allí imagina algunas de sus opiniones sobre su vida y su muerte, e incluso sobre su propia trascendencia. Evita. Pasión y Acción, la muestra que inauguró en San Pablo contó por su parte con el auspicio del Gobierno nacional y fue presentada por el secretario de Turismo de la Nación, Enrique Meyer. La performance, que se convirtió en una de las más visitadas durante la primera semana de la exposición que se realiza en el Centro Cultural de la Federación de Industrias paulista, reúne desde vestidos de Evita o juguetes que ella entregaba desde su fundación, hasta pinturas en las que aparece como una imaginaria abanderada de los humildes nacida en Brasil: el artista plástico Juan Maresca pintó algunos cuadros con los trazos propios del noreste brasileño imaginando cómo serían los retratos de Juan y Eva Perón si hubieran nacido en el país vecino. Al lanzamiento de esta muestra se sumaron el embajador argentino en Brasil, Luis María Kreckler; el intendente local, Fernando Haddad, y la sobrina-nieta de Eva, María Cristina Alvarez Rodríguez. Evita también llegó esta semana a Venecia, y fue la propia Cristina Fernández de Kirchner la que presentó Eva-Argentina. Una metáfora contemporánea, de la artista rosarina Nicola Costantino. La mandataria inauguró por videoconferencia esta obra en el pabellón argentino de la 55ª edición de la bienal, mientras la escuchaban en suelo italiano el vicepresidente Amado Boudou, el canciller Héctor Timerman y el embajador argentino Torcuato Di Tella, junto a la propia autora y a otros artistas como Marta Minujín, Daniel Santoro y Magdalena Jitrik. Pocas horas después de ese acto, Eva tuvo su intervención artística en la televisión. Más específicamente, en la TV pública española, que
presentó Carta a Eva, una miniserie de dos capítulos basada en la relación que mantuvieron la esposa de Juan Perón con Carmen Polo, mujer de Franco, durante su gira por España en 1947. Se trata de “una fabulación histórica basada en hechos reales”, tal como la definió su propio director, el catalán Agustí Villaronga, quien aprovecha el contexto del viaje de Evita por la península ibérica para narrar en realidad las atrocidades del régimen franquista. La fascinación por la figura de Eva no pasó inadvertida siquiera para el centenario diario español ABC –que suele despacharse con críticas al peronismo–, que decidió ofrecer esta tira, protagonizada por Julieta Cardinali y Carmen Maura, en formato DVD.

Guía gastronómico.
Su actividad como vicepresidente de la Confederación Permanente de Partidos Políticos de América Latina (Copppal) lo ha colocado en el rol de orador, de moderador, de analista. Pero hasta la última semana, Francisco Cafiero nunca había tenido que oficiar como guía gastronómico. Luego de muchas reuniones políticas, el dirigente peronista fue designado como encargado de recomendar un buen restaurante a las integrantes de las comitivas de Brasil y Venezuela. Rápido de reflejos, Cafiero aprovechó el encargo para improvisar un minitour para promocionar el circuito gastronómico de San Isidro, partido en el que trata de ganar espacio sin descanso.

Descanso en la ruta. La agenda política de cara a las próximas elecciones legislativas hace que la autopista Buenos Aires-La Plata se haya transformado en una de las vías más transitadas por los políticos argentinos. Pero en ese ir y venir de dirigentes, llamó la atención la presencia de una ex funcionaria K en una estación de servicio al costado de la mano en dirección a la Ciudad de Buenos Aires: la ex ministra Felisa Miceli. La ex titular del Palacio de Hacienda, que tuvo que dejar el gabinete de Néstor Kirchner hace ocho años por la aparición de una bolsa con dinero en el baño de su despacho, había hecho un alto en el camino y, sin que nadie –o casi nadie– la reconociera, optó por un menú liviano de empanadas calentadas en el horno de microondas del establecimiento. Por estos días, la dama aguarda que la Justicia se expida sobre su apelación a la condena de cuatro años de prisión que recibió de parte del Tribunal Oral Federal Nº 2.

De compras. Infaltables en la última edición de arteBA, en la Rural, fueron Alejandro Gravier y Valeria Mazza. El día de la apertura oficial llegaron temprano y recorrieron la feria con la intención de sumar una obra a la colección que tienen, y así lo hicieron. Después de mirar todos los stands, incluso el impresionante espacio que desplegó Sur, la galería uruguaya, y las locales Palatina y Benzacar, la pareja se inclinó por un tríptico “¡divino!”, según dijo la ex modelo, de Catalina León, una artista plástica argentina que, por ejemplo, en 2007 fue la ganadora del primer premio de arteBA  y que este año expuso en el stand de Alberto Sendrós.

Hollywood salteño. Más relajado que cuando se le pide definición alguna sobre la coyuntura política o sobre las internas que atravesó su hermano José en la Unión Industrial Argentina, se vio a Juan Manuel Urtubey en la conferencia de prensa que dio en Cafayate junto a Damián Szifrón y Leo Sbaraglia, quienes hasta el viernes último rodaron en la Quebrada de las Conchas la nueva película del cineasta, que se llamará Relatos salvajes. Como los Rodríguez Saá, el gobernador salteño parece querer ubicar a su provincia como enclave escenográfico de producciones nacionales e internacionales, y con efusividad destacó las bondades de su tierra, apoyado por palabras de Sbaraglia, quien recordó que ya hace diez años estuvo filmando en una Cafayate muy diferente a la que observó durante el rodaje. Urtubey, feliz.

Sanz sigue de campaña. Tal como había hecho la semana pasada frente a un grupo de peronistas disidentes, el senador Ernesto Sanz volvió a promocionar días atrás su precandidatura presidencial. En este caso, fue en la cena organizada por la agrupación Consenso Republicano, encabezada por Guillermo Alchouron y Jorge Enríquez; la última incorporación de este espacio ha sido el ex senador Ricardo Gómez Diez. Sanz insistió con su idea de que “el ciclo kirchnerista está terminado”, y en la necesidad de lograr un triunfo en las legislativas de octubre próximo si existe una intención real de pelear por la presidencia en 2015. Entre quienes escuchaban y aplaudieron esta idea se vio a Eduardo Menem, Ricardo López Murphy, Javier González Fraga, José Antonio Romero Feris, Eduardo Sadous y Jorge y Germán Neuss.

Arte en Nueva York. Mientras en Buenos Aires arteBA terminó, según algunos con mayores ventas que las esperadas, en Nueva York, la empresa de remates Christie’s publicó en su sitio oficial que la subasta de arte latinoamericano, que concluyó el 29 de mayo, superó las expectativas logrando una cifra final de 21.325.625 de dólares por 218 de los 302 lotes presentados. Entre ellos, hubo obras de artistas argentinos: la que se ubicó primera en el podio –de las nacionales– fue Puente de La Boca, de Benito Quinquela Martín, por la que un comprador privado pagó 339.750 dólares. Le siguieron Carolita, de Emilio Pettoruti, que logró US$ 111.750; La Madelaine y Cuando vuelva te llamo, ambas de Antonio Seguí, con 93.750 y 50 mil dólares respectivamente; y una escultura de Alicia Peñalba se vendió en 40 mil dólares. Quedaron sin compradores obras de Luis Fernando Benedit, Guillermo Kuitca y Julio Le Parc, quien, más parisino que porteño, tendrá este año una gran exposición homenaje en la capital francesa, donde reside desde hace décadas.

Sin la lista resuelta.
El alejamiento casi definitivo de Roberto Lavagna de la posible –y publicitada–alianza con el macrismo volvió a generar intrigas en el PRO dignas de las orquestadas por los Borgia en su apogeo florentino y, como sucede con el kirchnerismo, sus dirigentes evitan contestar o aplican la estrategia de “los monos sabios” cuando se les consulta qué nombres se perfilan para ubicarse primeros en la lista para octubre próximo. De haber aceptado el ex ministro de Néstor Kirchner encabezarla, era muy probable que Sergio Bergman tuviera su segundo lugar asegurado. Pero ante el nuevo panorama el partido de Mauricio Macri necesita un representante más técnico, que sea quien explique los lineamientos económicos del partido, y ese espacio parece dirimirse –al menos por estos días –entre dos dirigentes: Rogelio Frigerio y Federico Sturzenegger, quien el martes próximo en el Teatro San Martín presenta su libro con un título sugestivo: Yo no me quiero ir. Claves y razones para aportar por la Argentina. En este juego preelectoral, hay otros que esperan poder seguir ocupando un banca logrando una renovación con la venia del partido, como son Jorge Triaca hijo –quienes algunos descuentan que lo logre–; la a veces petardista pero funcional para generar títulos que hasta Lilita Carrió envidiaría, Laura Alonso, quien se encontraría con mejores avales para seguir en su banca que Paula Bertol, y por supuesto Bergman, quien, con el seguro ingreso de Gabriela Michetti en el espacio que se le había asignado a él, teme quedar relegado hasta tanto no se presente la lista definitiva.

Condecorados.
Aunque la mayoría de los invitados reunidos miraban de reojo las curvas de Luciana Salazar, Hernán Lombardi recibió cálidos aplausos al recibir de manos del embajador italiano Guido La Tella la Ordine al Merito della Repubblica Italiana en el grado de Ufficiale. Esa misma tarde también la obtuvo Martín Redrado, por eso su escultural pareja estaba presente y fue quien en su Twitter comunicó “con orgullo de novia” a sus seguidores y a los del economistas la condecoración recibida.



Redacción de Perfil.com