ELESPIA

Sección El Espía

- La despedida del embajador de Francia.
- Avant première con invitados opositores.
- Agasajos diplomáticos, de Vietnam a Chile.

PERFIL COMPLETO

Explosivo cumpleaños empresarial en bajo Flores. Los vecinos del barrio de Bajo Flores habrán imaginado que se avecinaba el fin del mundo cuando escucharon los estallidos y vieron que el cielo nocturno se iluminaba por las explosiones. Pero la explicación para el supuesto apocalipsis era mucho más sencilla: en el cumpleaños del empresario Carlos Spadone que se celebraba en el mítico quincho de los hermanos Guerrieri, uno de los invitados era Gastón Gallo, dueño de la fábrica de fuegos artificiales Júpiter, que decidió llevar de regalo pirotecnia como para festejar el año nuevo chino. No fe el único dato llamativo de la noche, sino que sorprendió además lo variado de la convocatoria: cuesta imaginar otro festejo capaz de reunir bajo un mismo techo al ex presidente Fernando de la Rúa y al cómico y candidato massista Fabián Gianola. Ambos disfrutaron, al igual que el resto de los presentes, los tangos que cantó Raúl Lavié y el soberbio asado de los hermanos Mario y Roberto Guerrieri que ya tiene una gran reputación. Antes de la comida propiamente dicha, hubo una animada recepción a cargo del ex chef del Hotel Alvear Marcelo Acosta. Mientras pladeaban con entusiasmo la variedad de fiambres caseros, los invitados departían tanto sobre política y economía como sobre caballos de carrera. En materia económica, el que alertaba sobre el bajo superavit –US$ 8.500 millones– de Argentina para este año era Miguel Angel Broda, quien señala que es el más bajo de la década kirchnerista. El cumpleañero hablaba también de números, anque en su caso no lo hacía para referirse a la marcha de la economía vernácula sino para explicar por qué en cada mesa del salón había manteles con los números 7 y 6. Además de la explicación lógica de que 76 era el número de su cumpleaños, Spadone señaló que el 7 y 6 son sus cartas a la hora de jugar al truco con una mano ideal en el envido. Escuchaban entre otros Adrián Menem, Jorge Anzorreguy, Archibaldo Lanús y Carlos Avila, éste último entusiasmado con su candidatura a la presidencia de River Plate. La ausencia estelar de la noche fue sin dudas la de Guillermo Moreno; muchos imaginaban que el supersecretario de Comercio podía ocupar una silla en vista de la buena relación trabada entre él y
el cumpleañero durante la última misión comercial realizada en China. Entre los empresarios presentes, en tanto, estuvieron además el fundador del Grupo Cardón, Gabo Nazar, Amadeo Riva y Martín Cabrales. Respetando uno de los códigos más estrictos de este reducto del Bajo Flores, en la celebracón no hubo ninguna presencia femenina.

De Buenos Aires a Praga. La extensa fila de ingreso a la Embajada de Francia dejaba en claro que no se trataba de un cóctel más, y también que durante los cuatro años en los que estuvo al frente de esa sede diplomática en la Argentina Jean Pierre Asvazadourian ha cosechado muchas amistades. El embajador organizó un cóctel de despedida en el que demostró además que en su estadía en Buenos Aires logró pulir aún más su español. Y como la ocasión lo ameritaba, el diplomático decidió abrir para los invitados el renovado Salón Dorado del notable Palacio Ortiz Basualdo, que se encuentra en un profundo proceso de restauración. Entre quienes se sumaron a la recepción estuvieron Nelly Arrieta de Blaquier; el ministro de Ciencia, Lino Barañao; el presidente del Grupo Banco Provincia, Santiago Montoya; Gino Bogani, Daniel Funes de Rioja, y Juan Pablo Maglier. Muchos de ellos habían compartido apenas 24 horas antes otro cóctel que se realizó en la Embajada de Chile por el aniversario de la Independencia trasandina, en una semana cargada de tenidas diplomáticas. Con la salida de Asvazadourian queda momentáneamente acéfala otra importante embajada en Argentina, tal como ya sucede con la de Estados Unidos desde hace meses. El nuevo destino del embajador saliente será Praga, y allí también podrá aprovechar para perfeccionar idiomas, ya que además de francés, inglés y español, Asvazadourian domina perfectamente el ruso y el checo.

Bilateralidad. Esta fue una semana en la que el elenco diplomático que reviste en Argentina se olvidó de la dieta –si es que algunos de sus integrantes está sometido a alguna– y deambuló por las sucesivas reuniones que se realizaron a cargo de las embajadas de Chile, Francia, España –quien formó parte del 70º aniversario de la editorial Losada– y Vietnam. Esta última es la que ha organizado distinto tipo de agasajos para conmemorar el 40º aniversario de las relaciones comerciales bilaterales entre ese país y Argentina. Esta semana hubo dos, una en el Museo de Arte Decorativo, y la más oficial en el Palacio San Martín, donde los anfitriones fueron, por Argentina, Héctor Timerman, y por Vietnam, el embajador Nguyen Van Dao y el ministro de Cultura Hoang Tuan Anh, quien viajó al país para acompañar este aniversario. En su discurso, el canciller argentino destacó el apoyo de Vietnam a la causa Malvinas y que tanto ese país asiático como el nuestro son ejemplos de naciones que han atravesado revoluciones culturales trascendentes. Entre los invitados estuvo Jorge Pereyra de Olazábal, quien regresa a Vietnam en octubre para seguir con su actividad en la Cámara de Comercio Argentino-Vietnamita, abierta desde hace ya poco más de un año.

Ocho millones.
La Fundación Hospital de Clínicas celebró sus 25 años con una cena en el Four Seasons –ambientado por Gloria César–que sirvió para reunir unos 800 mil pesos para sumar equipamiento y completar así la cifra de 8 millones de dólares que la institución donó –desde 1988– al mencionado hospital. Entre los invitados estuvieron Lili Sielecki, Eduardo Cohen, Martín Cabrales y Karina Rabolini.

Festejo azteca. La tormenta que azotaba Buenos Aires hacía pensar en un festejo con baja convocatoria, pero la casona donde funciona la Embajada de México estuvo llena. Fue una fiesta particular del aniversario por la independencia azteca, ya que la sede diplomática se encuentra acéfala desde la partida del embajador Francisco del Río hace algunos meses; al parecer, así seguirá hasta fin de año. Entre quienes se acercaron a disfrutar la tradicional gastronomía mexicana se vio, por ejemplo, a Kevin Sullivan, ministro consejero de Estados Unidos, a cargo de la embajada en Argentina.

Avant Premiere.
Inusual avant première tuvo en Buenos Aires la película Hannah Arendt, de la directora alemana Margarethe von Trotta. La presentación del film sobre la filósofa alemana que cubrió para la revista The New Yorker el juicio contra el nazi Adolf Eichman se realizó en el Cinemark de Barrio Norte y contó con la presencia de muchas dirigentes opositoras, encabezadas por la diputada Elisa Carrió. La explicación: el instituto de estudios políticos que ella comanda lleva el nombre de Arendt, y por eso recibió la invitación especial. Luego de la proyección, en la que hubo varios críticos especializados, Carrió no dudó en dar su calificación: “Excelente”. “Lo que le pasó a ella –comentó– es una clara muestra de lo caro que resulta decir la verdad.” En la función nocturna del preestreno estuvieron también Fernanda Reyes, Mariana Zuvic, Alcira Argumedo, Elsa “Tata” Quiroz y Carolina Maccione.



Alfredo Ves Losada / Jairo Straccia