ELESPIA

Sección El Espía

- Agasajo a diplomáticos de Estados Unidos en Recoleta.
- “Bohemios” y peronistas en atípico almuerzo.
- Moyano, preocupado por una amenaza marítima.

PERFIL COMPLETO

El “dulce Granados” del nuevo ministro sciolista. El flamante ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Granados, parece adscribir al protocolo estadounidense. Y así como a todo ex mandatario de ese país se lo sigue llamando “presidente” aun después de que haya finalizado su mandato, el hombre ha logrado que su nuevo cargo no anule su credencial histórica; desde asesores hasta vecinos lo siguen saludando con la figura de “intendente”, pese a que técnicamente no ocupa ese cargo desde que aceptó el cargo ofrecido por Daniel Scioli. En una reciente recorrida por un conocido supermercado de la zona de Ezeiza, de hecho, quienes se lo cruzaban lo trataban como si fuera el jefe comunal en pleno ejercicio. Esto llamó la atención de algunos testigos. Pero lo que más sorprendió fue que Granados tuviera tiempo en la agenda para encargarse personalmente de las compras. En su entorno explicaban que no se trataba de una compra más, sino que el ministro había pasado a retirar una especialidad de la casa: un dulce de batata con un mínimo contenido de azúcar que le permite a Granados disfrutar del tradicional postre sin romper la dieta recomendada por el médico.

Bienvenida diplomática. Sciolismo, massismo, macrismo y radicalismo compartieron un interesante cóctel en Recoleta. Lo hizo posible el director de la consultora Poliarquía, Fabián Perechodnik, quien ofreció una recepción vespertina para dar la bienvenida a la Argentina a los diplomáticos Kevin Sullivan y Kenneth Roy, consejero de negocios y primer secretario, respectivamente, de la Embajada de Estados Unidos. Las dos incógnitas que dominaban los temas de debate en este encuentro informal eran cuándo llegará el futuro embajador y cuál será la ventaja de Sergio Massa sobre Martín Insaurralde en las próximas elecciones legislativas. En el primer caso, las estimaciones hablaban de diciembre; en el segundo, el promedio entre los pronósticos más mesurados y los más exagerados ubicaban al hombre de Tigre unos diez puntos arriba de su rival de Lomas de Zamora. Mezclados en el agasajo se los vio al jefe de Gabinete de Scioli, Alberto Pérez; a los ministros bonaerenses Martín Ferré y Jorge Telerman; a los massistas Joaquín de la Torre (intendente de San Miguel), José Ignacio de Mendiguren y José Eseberri (jefe comunal de Olavarría), y a los macristas María Eugenia Vidal, Carolina Stanley, Graciela Reybaud, Francisco “Pancho” Cabrera y al titular del Instituto de la Vivienda porteño, Emilio Basavilbaso. También fueron de la partida el ex presidente Fernando de la Rúa, el candidato del frente UNEN Martín Lousteau (que mostraba fotos de su hijo), Iván de Pineda, Martín Cabrales, Jorge Brito, Alejandro Macfarlane y Tato Lanusse.

Peronismo bohemio. El Círculo de Oficiales de Gendarmería, histórico reducto de los almuerzos de cada jueves del peronismo, se transformó a mitad de semana en la sede de un atípico almuerzo político-literario. La explicación: la presencia del historiador de la Universidad de Tel Aviv Raanan Rein, probablemente el extranjero que más conoce la relación entre el peronismo y la comunidad judía. El hombre, presentado en este caso por Moisés Ikonicoff y Emilio Perina, habló de su último libro sobre Juan Atilio Bramuglia, quien fue canciller de Juan Perón, y a partir de esa biografía trató de refutar los supuestos vínculos entre el peronismo y el nazismo. Consideró exagerada la idea de que el peronismo permitió que Argentina se convirtiera en un refugio ideal para los criminales de guerra nazis. “Entraron muchos, es cierto. Pero también lo hicieron en Estados Unidos o Canadá, por ejemplo”, señaló. El otro tema que logró cautivar a todos los comensales –entre quienes se vio a Ana Kessler, Kelly Olmos, Samuel Muzykanski, Eduardo Valdés, y el organizador Guillermo Piuma– fue la historia de los inmigrantes judíos que se radicaron en Villa Crespo. Estas historias conforman, justamente, su libro Los bohemios de Villa Crespo.

Remate premium. Una vez más, Eva Perón es noticia en Nueva York. En este caso, porque allí volverá a salir a remate en octubre el famoso prendedor con incrustaciones que le perteneció a la segunda esposa de Juan Domingo Perón. El broche había sido vendido en 1998 por US$ 900 mil –entonces se dijo que el comprador había sido el sultán de Brunei, y también que había tratado de adquirirlo Susana Giménez– y ahora vuelve a ocupar el catálogo de Christie’s: cuatro páginas son dedicadas a la descripción de la pieza diseñada por la joyería Van Cleef & Arpels, un espacio que no ha merecido ningún otro lote de la subasta.

La mesa de la UCR. Interesante almuerzo organizó a mitad de semana el tradicional Grupo Progreso que comanda el ex diputado radical José Bielicki, en el restaurante Lalín. A pocos días de que se ponga en marcha el tramo final de la campaña de cara a las elecciones legislativas de octubre, los invitados fueron los candidatos a legisladores porteños del frente UNEN Juan Nosiglia y Hernán Rossi. Hubo un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del senador y ex gobernador de Río Negro Pablo Verani. Luego, el hijo del Coti Nosiglia señaló que “el radicalismo tiene que empezar a pensar en un modelo de grandes coaliciones como en Chile y Uruguay”, y se mostró confiado en las chances de ese armado político de mantener los votos obtenidos en las PASO. Mientras el resto de los comensales paladeaba un interesante plato de ravioles, Rossi abogó por la necesidad de abandonar “la lógica municipal del macrismo en la Ciudad”.

Disputas territoriales. Un interesante proyecto de ley que llegó días atrás a la Cámara de Diputados con media sanción del Senado tiene algo inquieto a Hugo Moyano. Se trata de una iniciativa para crear la compañía Transportes Navales Empresa del Estado, una firma equivalente a lo que es LADE en el plano aerocomercial, que funcionaría en la órbita de la Armada Argentina –es decir bajo el ala del Ministerio de Defensa– y que cubriría el traslado marítimo de mercancías de cabotaje, principalmente hacia y desde la Patagonia. El proyecto –impulsado por el senador oficialista Osvaldo López y aprobado rápidamente en la Cámara alta– deberá ser tratado ahora en Diputados y prevé, en primer término, la compra y luego la fabricación en el país de una flota de buques mercantes, que una vez en marcha plantearían una clara disputa del mercado de cargas terrestre, que controla celosamente el gremio de camioneros comandado por el líder sindical opositor.

Gira y nieta nueva. Muy contento se lo vio esta semana al economista macrista Carlos Melconian, en paso fugaz por Asunción del Paraguay. La alegría del pensador neoliberal alineado con el PRO no tenía que ver sólo con la buena recepción que tuvo una charla sobre la economía y el clima de negocios en la Argentina que brindó para unos 300 empresarios en el Centro de Convenciones Mariscal López de la capital guaraní, sino además con la llegada al mundo de Lola, su segunda nieta.



Alfredo Ves Losada / Jairo Straccia