ELESPIA

Sección El Espía

- Timerman y las remodelaciones en Palacio.
- Mimicha Reutemann: retorno silencioso.
- Massa y una llamada con doble propósito.
- Juliana Awada y Agustina Ayllón en NYC.
- Galas a beneficio en Buenos Aires.

José Mujica, Mijail Gorbachov y el Nobel de la Paz que no fue. Esta semana, una anécdota de “la otra orilla” se coló en algunas reuniones vernáculas ante tanto desgaste oral provocado por la Ley de Medios y los pronósticos que dibujan aquellos que dicen saber qué hará la Presidenta cuando regrese tras su reposo médico. La mencionada historia tiene de protagonistas a José Mujica y a Mijail Gorbachov y como tejedor principal de la red que unió a éstos, a Guillermo Pomi Barriola, embajador uruguayo en la Argentina. Según pudo saberse el diplomático realizó varios viajes a Bruselas para trabajar en la obtención del Premio Nobel de Paz para su presidente y fue uno de los responsables de lograr que, por primera vez, Mijail Gorbachov firmara de puño y letra una carta proponiendo  a Mujica como candidato al galardón del comité noruego. El texto completo de la misma puede leerse en internet. El peso histórico del político ruso y su propio Nobel de la Paz logrado en 1990, fueron los que hicieron que el mandatario uruguayo pasara con éxito tres selecciones que lo ubicaron entre los diez candidatos posibles de los 259 aspirantes. Pero en Uruguay creen que fue el apoyo dado por otro ruso, Vladimir Putin, a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas el que definió que esta organización que trabaja en el conflicto en Siria se llevara el trofeo. Como detalle ad hoc y según lo revelado por un semanario uruguayo hace unos días, dicen que Mujica se enteró de que era candidato el miércoles 10 de abril cuando estaba escribiendo “unas frases con las que se disculparía con Cristina Kirchner por haberse referido a ella como ‘una vieja’ que ‘es peor que el tuerto’.”
 

Remodelaciones. Antes de partir en misión hacia la República Popular China para inaugurar la Semana de la Cultura Argentina en el 15º Festival de las Artes de Shangai, Héctor Timerman, decidió poner en marcha una serie de cambios. No se trata de renuncias o designaciones de funcionarios –cosa que sí deberá ocurrir cuando en diciembre se renueve la composición del Congreso y la Legislatura–, sino que las modificaciones anunciadas tienen que ver con la arquitectura de “La Casa”. Y en este caso, con el Palacio San Martín: durante el verano se realizará una remodelación de los accesos a la sede ceremonial del Ministerio de Relaciones Exteriores, y la denominada Ronda del Patio de Honor, una superficie de unos 300 metros cuadrados, lo que exigirá una inversión de $ 2.346.000.

A todo pedal. Hay que ver si sigue haciendo lo mismo una vez que le toque asumir su banca como diputado de la Ciudad, pero por ahora el legislador porteño del macrismo Iván Petrella ha demostrado que es uno de los adherentes al Plan de Movilidad Sustentable que promuevo el gobierno de Macri. Al hombre se lo vio días atrás por el Palacio Legislativo,  donde llegó a bordo de una simpática bicicleta roja, con canasto delantero incluido. Lo que deberá resolver una vez que ocupe su banca es dónde estacionarla. “Entrala, querido, ¿quién te va a decir algo a vos?”, le aconsejó en esta ocasión el personal de seguridad al que pidió ayuda.

Rondas porteñas.
Parece que Pino Solanas se entusiasmó con la idea de recorrer la Ciudad a pie. Luego del buen resultado que esta modalidad le dio en las elecciones, el senador electo decidió continuarlas incluso después de asumir su nuevo cargo. Ya les comunicó a sus asesores que se preparen para cuando regrese de su visita al papa Francisco.

El regreso de mimicha. Después de casi cuatro décadas de elegir Montecarlo como residencia permanente, Mimicha Bobbio –más conocida por el apellido de su ex marido, Reutemann– decidió regresar a vivir en la Argentina. A modo de celebración, hace unos días, algunas amigas aprovecharon su cumpleaños para organizarle una fiesta por su natalicio y por su regreso en los jardines del Palacio Duhau-Park Hyatt.

Arte que harta. El auditor porteño Eduardo Epszteyn puede dar fe de lo mal que se viaja cada día en los subtes ya que suele utilizarlo como medio de transporte. Pero durante un viaje que realizó a mitad de la presente semana no estaba claro si su cara de fastidio tenía que ver con las demoras y los vagones atestados o un artista multipercusionista que, ubicado a poca distancia de su asiento, desplegó con entusiasmo su performance sonora en hora pico.

Destino: Nueva York. Jesica Cirio debió romper la tradición que desde hace seis años la lleva a festejar Halloween con amigos y en Miami y también a postergar –o archivar por tiempo indefinido– las vacaciones en Saint Barth que luego de la mencionada celebración realizaría con su pareja, Martín Insaurralde. Un destino tan ligado al acervo menemista y una isla de “ricos y famosos internacionales” no eran lugares de descanso post elección adecuados para el candidato nac & pop. Pero quienes sí pudieron viajar al exterior sin preocuparse por pruritos de ese tipo fueron Juliana Awada y Agustina Ayllón, esposa de Francisco de Narváez y candidata a concejal en La Plata. Ambas viajaron –por separado– a Nueva York. La primera lo hizo con su madre; la segunda, con su hija, dejando a los dos hijos varones al cuidado del político.

No da puntada...
En su histórica Casapueblo de Punta del Este, Carlos Páez Vilaró celebró el pasado viernes 1º de noviembre con un nutrido grupo de familiares y amigos su cumpleaños número 90. Abundaron ese día las llamadas telefónicas para el cumpleañero, y en una de ellas apareció la inconfundible voz de Sergio Massa. Todo tiene su explicación: el triunfante candidato bonaerense le montó a Páez Vilaró en el Museo de Arte Tigre una gran muestra homenaje. Y ya que estaba, además de felicitarlo y halagarlo, Massa le pidió al pintor si le podía pasar el teléfono a uno de los invitados presentes en Casapueblo, nada menos que a José “Pepe” Mujica. El diálogo entre el presidente uruguayo y el todavía intendente tigrense acaso habrá que buscarlo en un tiempo en WikiLeaks.

Rosarigasinos. Al igual que la mayoría de los funcionarios públicos, la intendenta de Rosario, la socialista Mónica Fein, está muy acostumbrada a dar entrevistas radiales. Pero lo que le llamó la atención cuando atendió días atrás a una emisora de España fue que el tema por el que la consultaban tuviera que ver con el fútbol. La explicación llegó pronto: faltaban pocos minutos para que comenzara el clásico de la liga española entre Real Madrid y el Barcelona, y los periodistas querían que Fein explicara su sensación por gobernar la ciudad donde nacieron Lionel Messi y el director técnico del Barça, Gerardo “Tata” Martino, dos protagonistas clave del derby de mayor interés del fútbol mundial. Pese a sus mínimos conocimientos futbolísticos, la jefa comunal aprovechó para expresar su orgullo por ambos coterráneos y elogiar el trabajo de los dos. Y de paso destacó para la audiencia española las particularidades y atracciones de Rosario. Pero cometió una omisión imperdonable para media ciudad. Se le pasó por alto que había otro rosarino en la cancha: Angel “Fideo” Di María; tuvieron que recordárselo los periodistas. El que se comunicó con ella luego para decirle que esto era un asunto grave, teniendo en cuenta que el volante del Madrid se formó en Rosario Central –el cuadro del que ella misma es hincha–, fue el diputado de la Coalición Cívica Carlos Comi, fanático patológico de Central. La dama reconoció su error y aceptó adoptarlo como asesor ad honorem en la materia, para que olvidos como ése –tan sensibles para algunos rosarinos– no se repitan.



Alfredo Ves Losada, Rosario Ayerdi.