ELESPIA

Sección El espía

Susana Malcorra buscará formar un equipo con mujeres. Un abrazo cálido y sostenido  como de ex compañeros de estudio que hace tiempo no se ven. Así fue el saludo que se dieron Susana Malcorra y Jorge Taiana en el coctel que organizaron en su piso de Barrio Norte Marlise y Alberto Jozami para agasajar a Ernesto Samper, ex presidente y actual secretario general de Unasur, y a Enrique García, presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina. Tras el abrazo, la actual canciller del gobierno macrista y el otrora canciller de Néstor Kirchner y parte de la primera presidencia de Cristina Kirchner, como colegas se pusieron a intercambiar nombres de conocidos en común –funcionarios extranjeros algunos–, o también colegas que Malcorra se cruzó en el viaje que hizo con Macri a Brasil y Chile la semana pasada. Cuando se dieron cuenta de que parecían haberse abstraído del resto –como si estuvieran solos–, Taiana se despidió y la dejó conversar con los demás invitados que se acercaban a saludarla. Por cortesía y por entender lo flamante de su nombramiento, pocos insistieron más allá de lo lógico en sus preguntas sobre el futuro argentino en este nuevo escenario político. Sí comentó con tono de correcta chicana que le reprochó amigablemente a Macri la escasez de mujeres en los tres espacios que el PRO ocupa formalmente desde el 10 de diciembre. Quizá por eso es que mañana en Cancillería –y después de haber estado por 14 horas en Cartagena el fin de semana– tendrá entrevistas exclusivamente con mujeres –alrededor de siete– para comenzar a formar su equipo de trabajo más próximo. Sorprendió a algunos que su familia tomara con naturalidad el cambio de geografía elegido por Malcorra, ya que tanto su marido como su hijo trabajan en Barcelona, de modo que la cotidianeidad de los desayunos o las cenas bajo un mismo techo hace tiempo la perdieron.

De todo un poco. Entre los invitados a esta reunión estuvieron Teresa Castaldo, Everton Vieira Vargas, Jean-Michel Casa y José Antonio Quesney, embajadores de Italia, Brasil, Francia y Chile respectivamente. También Gustavo Grobocopatel, Cristiano Rattazzi, José Octavio Bordón, Eduardo Amadeo, Daniel Chain, Hugo Sigman, Graciela Römer, entre otros. Esta vez no hubo visita guiada por los ambientes del otrora piso de Ruth Benzacar a cargo de los anfitriones, pero igualmente quienes querían podían recorrer todos para observar parte de la vasta colección, incluso inmiscuirse en el cuarto, el vestidor y los baños principales, ya que allí también tienen esculturas, piezas intervenidas y hasta videoinstalaciones de artistas contemporáneos argentinos.

Cartón lleno. Un diciembre movido tiene Javier Faroni. Y no es que no esté acostumbrado, ya que como productor teatral sabe estresarse no sólo por el borderó de las obras que produce sino sobre todo por convencer y tratar a las figuras del espectáculo que tiene bajo su órbita, que son muchas y variadas. Este mes, primero asumió como diputado de la provincia de Buenos Aires por el Frente Renovador.
Fue Sergio Massa quien lo animó a sumarse a la actividad política, e incluso su nombre sonó para la intendencia de Mar del Plata, su ciudad natal. Y esta semana participó del lanzamiento de la temporada 2016 de sus producciones, que son nada menos que ocho repartidas en la capital porteña, Mar del Plata, Carlos Paz y Punta del Este, además de una que ya produce en Miami. Por ahora, y rodeado de sus respectivos elencos, se lo vio relajado y con la sonrisa de siempre. Y a diferencia de anteriores lanzamientos de temporada, Faroni aprovechaba para colar en las charlas temas de política y de cómo se sentía en ese nuevo desafío personal.

Boda amarilla. La ceremonia arrancó por la tarde con un té y se extendió bien pasada la medianoche, aunque sin excesos, con un catering preparado por Tree Cocina, del hermano del novio. Es que la coyuntura política impactó hasta en la fiesta de casamiento que en el espléndido predio pilarense de La Herencia tuvieron Nicolás Ducoté, ex director de Cippec y nuevo intendente de Pilar por Cambiemos, y Laura Zommer, periodista y directora del sitio Chequeado.com, que este año ganó el Premio Gabriel García Márquez a la innovación periodística. Gran cantidad de invitados con abrumadora mayoría macrista, obvio. Al punto de que en más de una ronda de conversación el tema con el que se arrancaba el diálogo era: “Y vos, ¿dónde asumís?”, a propósito de que allí circulaban flamantes funcionarios nacionales, de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad. Incluso Mario Quintana, uno de los coordinadores del gabinete de Macri, ex Farmacity, fue quien casó a la pareja esa misma tarde ante, entre otros, Guillermo Dietrich, Juan Curuchet, Fernando Straface, el intendente de Tres de Febrero Diego Valenzuela, el fiscal José María Campagnoli, Federico Sturzenegger, Miguel Braun, y también periodistas como María O’Donnell, Román Lejtman y Fernán Saguier. Ducoté y su mujer ya se habían casado por civil a principios de noviembre, y aunque están juntos desde hace cinco años –tienen sendos hijos de anteriores matrimonios–, agotaron los regalos propuestos en la lista de casamiento que armaron. Hubo también luna de miel en Holbox, una isla del golfo de México. Sólo quedaba pendiente esta celebración con amigos y familiares.



Redacción de Perfil.com