ELOBSERVADOR

Argentina concentra el 51% de afectados del SUH de todo el mundo

IGNORANCIA. Sólo el 40 por ciento de los argentinos conocen qué es SUH.
IGNORANCIA. Sólo el 40 por ciento de los argentinos conocen qué es SUH. Foto:CEDOC.

Argentina es el país con mayor índice de afectados por el síndrome urémico hemolítico (SUH): aquí se concentra el 51% de los casos anuales en el mundo. Sin embargo, aún hoy existen dudas sobre las estadísticas oficiales, y diversas ONG denunciaron que no hay campañas de concientización acordes con la gravedad de la situación.

“Lo que pasa en el país es preocupante. A nivel general, no hay ninguna campaña: no hay trabajo de concientización para lo que es prevención. Todo se hace a través de las ONG”, afirma Federico De Santadina, presidente de la Fundación Ciro, junto a su mujer, con quien hace más de un año perdieron a su hijo Ciro de 1 año, cuando se contagió la bacteria en una guardería.

Según los boletines oficiales, en 2014, hubo 412 casos y en 2015, 337. En 2016, 314 casos. Estos números fueron lo que generaron la discordia. Las sospechas sobre las cifras surgieron cuando ONGs denunciaron que se ocultaron datos entre 2011 y 2015.

“Estas cifras no son creíbles porque, por ejemplo, no se registran casos en Chaco, Formosa o Misiones, y eso no es posible. El año pasado, en Santiago del Estero, no había casos y este año, hay siete. Las estadísticas no reflejan la situación tal cual es. No se le da importancia”, agrega De Santadina.

¿La falta de estadísticas puede tener que ver con la imagen que se da a nivel internacional? pregunta PERFIL. “No, porque a nivel internacional está supercontrolado porque si no, la carne viene de vuelta. Sólo el 8% se exporta”, responde De Santadina. Para el papá de Ciro, “la metodología que se tiene de recolección de la información está bastante obsoleta. Si ingresa un chico con la enfermedad, es obligatorio darlo a conocer. En el medio, está la carga de la información que se pierde. No en todos los casos se puede rescatar la bacteria y determinar si tuvo el síndrome”.

Razones. “La problemática se da por la forma de recaudar los datos. No todas las instituciones tienen los medios y elementos para rescatar la bacteria. Por ejemplo, toda la zona sur del país se deriva a Bahía Blanca porque no hay lugares donde se los pueda atender a los pacientes de la manera que corresponde. Y el otro punto es un tema político porque no está bien visto que las cifras no bajen”.

Campañas. Sólo el 40% de los argentinos sabe de qué se trata el SUH. “Nunca hubo determinación política para armar una campaña pública. Yo no creo que sea por un tema de presupuesto, sino porque el tema no está instalado en la opinión pública”, asegura Federico desde la Fundación, donde apoyan equipos de investigación y hacen campañas de prevención en colegios. Más que nada, ellos dan consejos sobre cómo evitar el contagio, por ejemplo no cruzar alimentos crudos con cocidos.

Los datos del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) sobre los alimentos sospechosos de causar SUH en 2015 revelan que esa entidad investigó el 18% de los 337 casos notificados. Según las ONG, se investigó menos del 10% de los casos notificados.

La atención de esta enfermedad le cuesta al sistema de salud 121,2 millones de pesos por año, según la doctora María Gracia Caletti.