ELOBSERVADOR

Famosa promesa de Obama

PERFIL COMPLETO

El cierre de la prisión de Guantánamo fue una de las grandes promesas de Barack Obama durante su campaña electoral. El abierto desafío a la Justicia internacional que representa esa prisión, donde se tortura a los prisioneros, en su mayoría secuestrados en terceros países, ha sido siempre objeto de violentas polémicas. La cárcel de Guantánamo llegó a albergar a unos 800 presos poco después de su apertura, en 2002, ordenada por el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, para alojar a los detenidos durante las investigaciones tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.
Desde entonces han salido de la cárcel más de 620 presos, de los cuales 107 han vuelto a sus actividades terroristas de forma confirmada y otros 77 son sospechosos de haberlo hecho.

Reinserción. Según una investigación de The New York Times, la principal razón del regreso de los liberados a los grupos terroristas es su dificultad para reintegrarse en la sociedad: no consiguen trabajo en sus países natales sin lograr inclusión social. Además, muchos de ellos, con el estallido de la Primavera Arabe, se unieron a los movimientos revolucionarios de la región, terminando en el campo de batalla sirio.
En diciembre de 2015, Barack Obama aseguró que su objetivo es que quede menos de un centenar de presos en 2016, teniendo presente que aún hay 103 personas en la prisión. Asimismo, que los cincuenta que no pueden ser liberados o están pendientes de juicio puedan ser reubicados con la aprobación del Congreso.
El presidente Barack Obama, que está dedicando los últimos meses de su gestión a “construirse un legado”, espera convencer a un Congreso hostil dominado opr los republicanos para poder finalmente cumplir con una de sus principales y más famosas promesas de campaña.



Vanina Soledad Fattori