ELOBSERVADOR

Generar subsidios para medios alternativos

“Pauta oficial no es lo mismo que subsidios a medios”, repite de manera determinante Daniel Bilotta, docente e investigador de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Es que los especialistas insisten en terminar con la confusión de la pauta con políticas públicas de promoción y garantía de existencia de pequeños medios y de medios alternativos. “Son aquellos medios en que si el Estado no estuviera involucrado, no existirían” –detalla Guilherme Canela Godoi de Unesco-. “Por ejemplo, en muchos países democráticos las radios comunitarias tienen subsidios del Estado para existir. No deberían ser confundidos o mezclados con la publicidad oficial”. Canela Godoi plantea que se deben generar políticas públicas de sustento que también deben ser manejadas por organismos independientes, como sucede en Francia, que tiene un fondo estatal para financiar la comunicación comunitaria.

Gobiernos locales.  A nivel local, en algunas provincias y municipios hubo normas que regularon el criterio de reparto de fondos y no sólo en período electoral. “Es que en los gobiernos provinciales y locales muchas veces la situación es aún peor que a nivel nacional ya que los medios en su mayoría dependen 100% de la pauta. Entonces los usan para silenciar críticas ya que están condenados a su existencia por sus condiciones de dependencia”, asegura Bilotta.
“Como muchos necesitan de la asistencia estatal, al depender su estructura en gran parte de los fondos públicos, hay varios medios que sólo subsisten gracias al aporte del Estado”, dice Becerra. Si bien se trata de medios grandes, los conflictos que atraviesan radio América y Tiempo Argentino “demuestran cómo cuesta sobrevivir a un cambio de gobierno, cuando se depende tanto de la pauta oficial”.  El Grupo 23 de los empresarios Sergio Szpolski y Matías Garfunkel fue el más beneficiado por el kirchnerismo. Recibió más de 500 millones de pesos, que parecen haberse esfumado.



Redacción de Perfil.com