ELOBSERVADOR EL OBSERVADOR


Hasta ahora se trató de “cazar en el zoológico”

.

La represión efectiva del narcotráfico requiere objetivos inteligentes y precisos, los cuales –según la circunstancias– pueden ser: evitar la producción y fabricación nacional de drogas (tiene impacto en el potencial de corrupción); aumentar el precio de la droga transada domésticamente (tiene impacto en la demanda del usuario joven y ocasional) o disminuir su pureza (tiene impacto en el riesgo de dependencia); incrementar los costos no monetarios del producto (tiene impacto en la accesibilidad); perseguir ciertas organizaciones o modificar la operatoria de ciertos mercados locales (tiene impacto en la violencia); entre otros. Así, en lugar de tomar una calculadora y multiplicar las penas, se requiere un régimen de regulaciones.

Por ello, se deben ponderar los controles y sanciones por tipo de sustancia y por eslabón en la cadena de la oferta, de modo que pueda sostenerse en el tiempo una política más rigurosa y severa, y lo suficientemente flexible.

Esto implica adoptar un régimen de clasificación de drogas en categorías que representen su potencial de daño individual y social,  como tienen Italia, Holanda, España, Alemania, Portugal, Reino Unido, EE.UU. o Chile.

También deben distinguirse las penas según los eslabones de la cadena de oferta –producción, fabricación, tráfico internacional, tráfico nacional, menudeo–, pues, paradójicamente, el narcotráfico es un delito des-organizado (no hay nadie que controle desde la producción hasta la venta al menudeo). Así, si necesitáramos evitar la producción y fabricación nacional de drogas ilegales, anticipándonos a la evolución genética de las semillas y a las drogas sintéticas, seríamos más severos en esos tipos penales.  
Adicionalmente, se deben sofisticar las herramientas para perseguir a las empresas narcocriminales, adoptando tanto la responsabilidad penal de la persona jurídica como la transferencia de responsabilidad a los directivos que posibilitan el ilícito por falta del debido control interno. Estos cambios, junto con otros, como la obligación de reporte de operación sospechosa de precursores químicos, son una muestra del nuevo régimen (ver https://www.researchgate.net/publication/307578121_Anteproyecto_de_ley_de_drogas_-_Argentina). Así, dejaremos de “cazar en el zoológico”, lo hecho hace 27 años.

D.G.