ELOBSERVADOR REACCION POR UNA NOTA DEL DOMINGO PASADO

Hubo respuesta oficial sobre la situación del hospital Balestrini

A pedido del ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, PERFIL volvió a recorrer el centro de salud cuya situación reflejó El Observador.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gza ministerio de salud de la pcia Bs.As.

El domingo 12 de octubre, El Observador publicó una nota, titulada “Nadie usa el hospital que ‘inauguraron’ cinco veces”, en alusión al Alberto Balestrini, ubicado en el cruce de Camino de Cintura y Ruta 21, partido de La Matanza, nota que provocó la reacción del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.
El artículo en cuestión señalaba, en base al testimonio de funcionarios municipales, uno de los ex directores del hospital y de médicos y enfermeros –estos últimos, obviamente, con reserva de su identidad–, que el imponente edificio, en muchos casos dotado con el más moderno de los instrumentales, estaba lejos de ofrecer los servicios y prestaciones esperados, en parte por la ausencia de profesionales y de equipamientos, en parte por haber sido “inaugurado” parcialmente por última vez en octubre de 2013, en plena campaña electoral, antes de que estuviera completado. En particular, señalaba la incongruencia de que no tuviera guardia pediátrica.
Durante la elaboración de esa nota, las periodistas que la firman trataron en vano de obtener la versión oficial. Carlos Polimeni, titular de Recursos Físicos del Ministerio de Salud, las derivó a Claudio Ortiz, director provincial de hospitales, quien, a su vez, señaló que debían contactar al director del hospital, el doctor Benito Alem González, que en un principio aceptó acompañarlas en una recorrida, pero luego dijo estar ocupado e interrumpió el contacto. Tras la publicación de la nota, el ministerio ofreció que el propio ministro, Alejandro Collia, acompañara a una de las cronistas a recorrer las instalaciones para mostrar “las cosas positivas que tiene este lugar”, que a su juicio no se reflejaron en la nota original.
PERFIL ingresó al Balestrini, junto con el ministro y el director, por la puerta de la guardia, que tiene dos sectores: guardia común, con consultorios donde los médicos atienden a los pacientes que llegan por distintas urgencias, como fiebre alta o pico de hipertensión arterial; y dos salas de shockroom, para estabilizar a personas que acuden en estado crítico, como heridos de bala o politraumatosos.
El ministro mostró a la cronista dos habitaciones vacías donde se colocará un resonador y un tomógrafo, respectivamente. El primero aún no fue solicitado y el segundo está en la Aduana esperando ser trasladado hacia el hospital. “Los tomógrafos son importados, por eso tardan tanto en llegar”, aseguró el doctor Collia.
El Balestrini cuenta con servicio de radiografía, ecografía y mamografía, tal como expone la nota del domingo 12. Los aparatos son nuevos, se encuentran en buen estado y al momento de la visita eran utilizados por médicos y técnicos para evaluar a pacientes. Existe un servicio de kinesiología, ambulatoria y de internación; un shockroom pediátrico; un gabinete de salud mental, en el que atienden psicólogos y psiquiatras; un sector de hemoterapia y un laboratorio amplios, con equipos nuevos. La doctora Cuevas, jefa del Laboratorio, destacó “el privilegio de contar con máquinas de última generación, como el flujo laminar y la estufa para hemocultivo automatizada”. El hospital también posee lavadero, cocina y farmacia.

Gigante. En el Balestrini todo luce nuevo. Tiene unas 500 personas trabajando –médicos, técnicos, seguridad y maestranza– y seis “peines” –pasillos extensos que nacen de la edificación central. El ministro y el director llevaron a PERFIL a recorrer el peine Nº 3, de internación general, y el Nº 2, de neonatología, quirófanos y cuidados críticos. Las habitaciones del peine Nº 3, con amplios ventanales y baños confortables, están equipadas para alojar a pacientes que requieren “cuidados mínimos e intermedios”. En el Nº 2 está Neonatología, con las incubadoras en las que son atendidos los bebés prematuros, con espacio para las visitas familiares. Aquí están también las habitaciones para pacientes en estado crítico, preparadas para quien presente una descompensación seria. Y hacia el final se encuentra el quirófano, para intervenciones programadas y de urgencia, de baja, mediana y alta complejidad.
El ministro Collia le adelantó a PERFIL que la semana próxima se va a firmar un convenio con la Universidad Nacional de La Matanza para convertir el Balestrini en hospital universitario y que, de esta manera, todos los estudiantes de Ciencias de la Salud del establecimiento educativo podrán realizar sus prácticas allí. Por su parte, Alem González señaló que el año que viene tendrán más personal médico, dado que van a comenzar con el sistema de residencias y rotaciones.

¿Guardia pediátrica o consultorios?

Luego del recorrido con las autoridades, PERFIL llegó a la conclusión de que la única información discordante de la nota del domingo pasado con la posición oficial era la existencia, o no, de una guardia pediátrica en el Balestrini. Durante la visita, el director Alem González repitió que el hospital cuenta con guardia pediátrica. A la noche siguiente, este diario se comunicó con el hospital telefónicamente, tal como haría un paciente, y se le dijo, textualmente: “No tenemos guardia pediátrica, sólo consultorio externo de pediatría. Atendemos desde las 8 de la mañana. A partir de ese horario se puede acercar para pedir turno, y esperar en sala hasta que el médico lo llame. Si no hay turno, puede volver al otro día”. Consultado una vez más, el director precisó: “La guardia pediátrica hoy funciona de lunes a sábados, de 8 a 20. Hay que llamar y pedir por pediatría. Y la semana que viene (por mañana, lunes 20) se suman tres pediatras más, con lo cual va a funcionar de lunes a viernes 24 horas”.



Santiago Farrell