ELOBSERVADOR EL BAROMETRO DE LA DEUDA Y LOS ADULTOS MAYORES


“No hay vejez, sino distintos tipos de vejeces”

La situación de los mayores en nuestro país, según el estudio de la UCA. Los déficits más severos se dan en los niveles más bajos. Cuanto mejor sea el acceso a la salud y al trabajo, es más largo el período vital útil.

PERFIL COMPLETO

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA presentó su informe El desafío de la diversidad en el envejecimiento. Familia, sociabilidad y bienestar en un nuevo contexto, del Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores. Serie del Bicentenario (2010-2016). Año II. Allí analiza otro de los contextos sociales del nuevo escenario: la presencia de una población mayor cada vez más grande y los desafíos que presenta una sociedad con un perfil etario nuevo. Aquí algunos de los puntos esenciales del informe.

Número. En los próximos cincuenta años, casi se cuadriplicará en el planeta el número de personas con más de 60 años, pasando de aproximadamente 600 millones a casi 2 mil millones; mientras que en la Argentina se estima que la cifra actual, más de 6 millones de personas mayores de 60 años (5,7 millones en el Censo de 2010), para el año 2025 superará los 8 millones.

Hogares. Se distinguen tres tipos de hogares según su conformación: unipersonales (una sola persona de 60 años y más); multipersonales puros (dos o más personas de 60 años y más) y multipersonales mixtos (personas de 60 años y más con personas de menor edad). En estudios anteriores hemos encontrado que el 19,5% de las personas mayores vive sola; el 30,6% convive únicamente con otras personas mayores; y el 49,9% convive en grupos familiares intergeneracionales.

Salud. El 27,1% de las personas mayores considera que sus necesidades de atención en salud están poco o nada satisfechas. La mayor insatisfacción en cuanto a estas necesidades se halla entre quienes pertenecen al estrato muy bajo, quienes no tienen cobertura salvo el acceso a la salud pública y quienes han tenido escasas oportunidades educativas; lo cual reafirma el rol de la estratificación social en los diferenciales de acceso, atención y satisfacción de las necesidades de atención de la salud.

Recreación. Aun cuando tres de cada diez personas mayores no cuentan con amigos íntimos, tres de cada cuatro no se reúnen a jugar y nueve de cada diez no participan en clubes deportivos y/o centros de jubilados; siete de cada diez encuentran sus necesidades de recreación muy o bastante satisfechas y sólo tres de cada diez declaran no estar satisfechas en este punto.
Temas pendientes. La insatisfacción de las necesidades de atención en salud es mucho menor que la hallada para las necesidades económicas (45,6%) y de recreación (32,6%). Pero si bien ambas esferas generan más insatisfacción que la atención en salud, la observada respecto de las necesidades de alimentación (17,9%), vivienda (15,7%) y afecto y cariño (14,3%) es mucho menor.

Morbilidad y calidad de vida. La calidad de vida en la vejez es un constructo objetivo-subjetivo que surge en la literatura social, psicológica y biomédica alrededor del último tercio del siglo XX. Lawton (1983) define calidad de vida como la valoración multidimensional de criterios, tanto intrapersonales como socionormativos, del sistema persona-ambiente de un individuo, e incorpora los dominios: bienestar, competencia, calidad de vida percibida.



Pablo Helman