ELOBSERVADOR INEQUIDAD

Se reduce la pobreza, pero siguen los problemas

Nadie discute las dificultades que generó el "socialismo real". Pero, ¿qué sucede con el capitalismo real? ¿Se mitiga el sufrimiento de las personas que menos tienen? La discusión académica sobre el Indice de Gini.

Indigencia. Pese a que gran parte de la población del planeta está en la pobreza extrema, hay leves variaciones para esperanzarse.
Indigencia. Pese a que gran parte de la población del planeta está en la pobreza extrema, hay leves variaciones para esperanzarse. Foto:cedoc

Un ex presidente lo diría de la siguiente manera: "¡Qué lindo es dar buenas noticias!". Y sin duda la noticia, vista de lejos, es más que buena: los números de pobreza se reducen a nivel global. Los pobres de hoy, básicamente, son menos pobres que hace cincuenta años. Basta con mirar las excelentes páginas Gapminder www.gapminder.org. o Our World in data (www.ourworldindata.org) para encontrarnos con que hay muchos números que van en esta dirección. Hoy, los seres humanos vivimos más, accedemos a una mayor cantidad de elementos de bienestar, incluso, las personas con más bajos recursos. Lentamente, el camino del desarrollo parece dar, a nivel global, frutos. Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, lo expresó así: "El número de personas que subsiste con menos de US$ 1,25 al día ha disminuido extraordinariamente en las tres últimas décadas, de la mitad de los ciudadanos del mundo en desarrollo en 1981 al 21% en 2010, a pesar de un aumento del 59% de la población en esa zona.

Larga duración. Toda una corriente de la historiografía da cuenta de esos movimientos que son lentos. Y, desde esa perspectiva, datos, como los presentados en esta misma edición, pueden aportar una información. Sin embargo, la misma investigación demuestra que, por ejemplo, en Haití más del 50% de la población vive con menos de US$ 2 diarios, en el Sahara Subecuatorial la pobreza crece de manera exponencial. Un fenómeno que –más allá de la controversia de la semana anterior entre el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y el titular del Indec, Jorge Todesca– también es parte de la realidad argentina.

El presidente Mauricio Macri estableció como uno de sus ejes de campaña –y de gestión de gobierno– la cuestión: "pobreza cero", es una declaración de principios. Y parecería ser que el camino que decidió para llegar al objetivo es el que se aplica en otros países.

Cabe entonces plantear la pregunta de qué significa esta variación. Carlos De Angelis, sostiene que "La pobreza es un continente. Estoy de acuerdo con que se achicó la extrema pobreza en el mundo y se muere menos gente de hambre. Han quedado islotes de pobreza en Africa y en China y es verdad que la ayuda internacional, algunas campañas de educación cambiaron ciertas cifras sociodemográficas. Ahora, la pobreza en términos de calidad de vida, menos explotación, es más discutible. Tenemos un mundo más inequitativo. Las diez familias que más tienen, respecto de las que no, tienen una brecha gigantesca", manifiesta De Angelis.  

Polémico. Hace un tiempo, Thomas Pikkety, el economista francés, abrió la cuestión. Son muchos los que lo defienden, pero, en el ámbito académico existe la polémica. ¿Es una discusión económica o un tema moral? Deirdre Nansen McCloskey, que se autodefine como "feminista aristotélica episcopal cuantitativa pro-libre mercado y posmoderna", una de las teóricas transgénero que defiende el libre mercado, sostiene que en la medida en que los pobres vivan mejor, no importaría que los ricos sean más ricos. El derrame como estrategia sigue vigente. Volvamos a De Angelis: "Es un tema ideológico. Creo que el capitalismo se ha sofisticado. Se ha democratizado la información, la tecnología. Pero, claro, en la Argentina y el mundo hay más gente con celulares que con cloacas. La pregunta que habría que hacer es si esto devendrá en una crisis. Y esto no está claro. Lo que sí se sabe es que las crisis se han producido por sobreproducción. Un fenómeno que no se produce en Latinoamérica. No parece estar en el panorama. Pero se abre una duda en relación al mundo financiero".

¿Va a haber pobreza cero en la Argentina? La pregunta es si el plan económico de Macri llevaría realmente a mitigar la pobreza en nuestro país. De Angelis contesta que va a haber un modelo chileno: una gran cantidad de población de clase media baja, con dificultades para acceder a la educación de calidad, a la salud. Ese es un modelo que tiene Mauricio Macri en la cabeza. Por ejemplo, en España, luego de la crisis, bajó el desempleo. Pero es un desempleo de menor calidad".

Kaushik Basu, primer vicepresidente y primer economista del Banco Mundial, manifestó: “Hemos logrado avances en la reducción de la pobreza, pero no son suficientes puesto que todavía hay una quinta parte de la población del mundo que vive por debajo de la línea de pobreza. ¿Cómo salir del debate? Seguramente un paso es reconocer que los datos constituyen una verdad con la que actuar y que sólo a partir de saber cómo son las cosas, se puede cambiar.