ESPECTACULOS LUCIANA GRASSO

Así en el off como en el terror

La actriz de 23 años protagoniza una obra en El Camarín de las Musas y estrenó una película de género. Sueña con que la convoquen para encabezar un film de acción.

Carrera. Participó en tres episodios de Noche & día para Pol-ka, e hizo publicidad con Juana Viale.
Carrera. Participó en tres episodios de Noche & día para Pol-ka, e hizo publicidad con Juana Viale. Foto:Sergio Piemonte
Si me siento en la punta de la mesa, mis amigos hacen chistes y me dicen Mirtha”, se ríe Luciana “Lu” Grasso (23). Hace referencia a ese instante donde el mundo de la publicidad la convirtió en aprendiz de Mirtha Legrand (en una famosa serie de cortos junto a Juana Viale). Desde ese entonces, e incluso antes, Grasso ha dado pequeños saltos de siete leguas: fue parte de tres episodios de la serie Pol-ka Noche & día, se instaló en El camarín de las musas con el éxito Como si pasara un tren y es parte de Terror 5, la antología de género firmada por los hermanos Rotstein que ha sido celebrada mundialmente y que ya se encuentra en varias salas de cine argentinas. Además, es parte de Mucama de Vampiros, la nueva serie online de Space, donde comparte colmillos junto a Vera Spinetta, Migue Granados y Julián Larquier, entre otros. Grasso aclara amable: “No. En principio no soy fana del cine del terror. Vi Cementerio de animales de chica, y ahí ya estaba. Pero si tengo que elegir: Londres y Sherlock. Le huyo al cine de terror.”

—¿Cómo fue que llegaste a un film como “Terror 5”, película que ha sido celebrada como “la Relatos salvajes” del cine de terror?
—Apareció con un casting, como tantos otros, pero ya desde el primer momento que conocí a los chicos, los hermanos Sebastián y Federico Rotstein había mucha onda. La historia en la que estoy yo tiene algo de mágico, algo de misterio, es la única que queda contada sin cortes a diferencia de otras, y mi personaje, Sonia (aunque en la película se llama La Nena) tiene una mezcla de perversidad, de ingenuidad, de lujuria y de terror. Algo divertido del rodaje es que toda la película se filmó a la noche. En mi historia, tener un gimnasio de un colegio abierto a la noche fue algo que generó cierta mística, cierta fuerza.
—El género ha tenido un gran avance en los últimos años ¿dónde creés que radica la diferencia de “Terror 5” y por qué te intereso el proyecto?
—Sentía mucho, y sigo sintiendo, que es una película que está hecha con mucha fuerza, muy a pulmón. Hay unas ganas de querer contar algo que se transmitía durante el rodaje. Que fuera una película de género y con contenido político le daba un plus. Hay algo en el film acerca de buscar la justicia, primero, por esos criminales responsables de la tragedia que funciona como eje de la película. Todo el tiempo tiene eso. No es sólo sangrienta para mostrar imágenes sangrientas y de zombies, y el terror, por el terror mismo sino que está justificado.
—En tu 2016, hiciste teatro con “Como si pasara un tren”, obra que tiene lugar en El camarín de las musas. ¿Cómo sigue tu relación con esa obra?
—Sigo con Como si pasara un tren, que es una obra que nos ha dado muchas alegrías. Muchas alegrías, de reconocimiento y de comer. Da muchas cosas. La remamos mucho. Al principio nos costaba llevar gente como cualquier obra de teatro en el off. Se estrena mucho, y el año pasado se estrenó muchísimo, y todos las remamos mucho. Es muy necesaria la autogestión, nacida claro desde el amor. Además de cómo se forma una familia en algo así. Ahora tenemos cinco funciones por fin de semana y nos confirmaron el 2017. Estamos aprendiendo función a función un montón de cosas nuevas.

Juan Manuel Domínguez