ESPECTACULOS MICHELLE PFEIFFER

“Como nunca antes, me siento libre para elegir”

La actriz protagoniza Asesinato en el Expreso de Oriente, basada en la célebre novela de Agatha Christie. Explica que sus errores la llevaron a alejarse de Hollywood por años.

La actriz protagoniza Asesinato en el Expreso de Oriente, basada en la célebre novela de Agatha Christie.
La actriz protagoniza Asesinato en el Expreso de Oriente, basada en la célebre novela de Agatha Christie. Foto:CEDOC

Michelle Pfeiffer ha sabido convertirse en un lujo que Hollywood, siempre torpe en este sentido, aprovecha menos de lo que debería. La actriz acaba de volver a la pantalla con ¡Madre!, la última película de Darren Aronofsky, fue vista hace poco en la película de HBO The Wizard of Lies (junto a Robert De Niro) y ahora se suma al reciclaje del próximo a estrenarse Asesinato en el Expreso de Oriente, el film dirigido ahora por Sir Kenneth Branagh que funciona tanto como reinserción laboral del famoso detective Hércules Poirot (el mismo Branagh) como de caja de réplica de aquel film de Sydney Lumet con Lauren Bacall, Ingrid Bergman y Sean Connery, entre otros. Aquí Pfeiffer comparte pantalla junto a Johnny Depp, Daisy Ridley, Josh Gad, Willem Dafoe y Judi Dench. Pfeiffer es una parte elegante, y clave, por supuesto, de una idea de cine que esta película contiene: el actor como motor, furia y faro de fascinación. La actriz de Batman vuelve, Scarface, Los fabulosos Baker Boys y más milagros del cine también ha sabido darle la espalda a ese Hollywood que poco la entiende. Y en esta entrevista lo demuestra.

—Has tenido muchos momentos donde decidiste no trabajar en cine. ¿Qué dice eso acerca de tu visión de Hollywood?

—Es fácil idealizar, pero es también fácil reconocer que Hollywood, como cualquier trabajo, tiene cosas que uno puede amar y otras que realmente no gustan, que afectan tu forma de percibir el mundo. Amo mi profesión, pero hay cosas que no fueron satisfactorias y por eso me alejé un tiempo. De muchas maneras es más satisfactorio ahora, actuar en este momento, ya que lo hago por amor a la profesión. Como nunca antes, ahora soy libre cuando elijo. Al mismo tiempo, admito que hay partes de mi trabajo que no disfruto. No me gusta estar lejos de mi hogar… nunca me ha gustado. Soy muy hogareña. Necesito estar rodeada de todas mis cosas, eso es muy importante para mí.

—Volver a un clásico como esta película, con un enorme casting y dejando la sensación de un cine no tan centrado en los efectos especiales, ¿qué te genera?

—Cada vez es más difícil encontrar películas que quieran pisar un territorio que no se haya cubierto antes. Eso lo entiendo. Pero cuando el set te mueve, cuando te da la sensación de ser un tren, y eso luce auténtico a la vista, eso ayuda a que uno lo sienta real. También vale decir que creo en las historias: una gran historia, aun cuando se trata de un misterio de asesinato entre un grupo de personas que están atrapadas en un tren que ya casi todos creen conocer, despierta algo básico de nuestro entusiasmo por los relatos. Es simple: alguien ha sido asesinado y no sabemos quién lo hizo. Esa es la historia. Hay algo en un misterio que nos hace buscar resolverlo.

—De todos los roles de tu carrera, ¿hay alguno que se destaque para vos?

—Todos han sido significativos, y lo digo de verdad. Por eso fueron elecciones tan concretas, sobre todo en los últimos años. Tanto es así que lo primero que se me viene a la mente de inmediato es The Wizard of Lies, una película para la televisión de este año con Robert De Niro acerca de la caída de Bernie Madoff y su notoria estafa. Ahí tomé el papel de Ruth Madoff muy en serio ya que ella es una persona real, y fue todo un reto. Nunca había interpretado a una persona verdadera y Ruth Madoff aún vive.

—Ya que hablás de Hollywood. ¿Considerás algunas de tus películas algo similar a un error?

—He hecho algunas elecciones equivocadas en mi vida, lo sé, y lo que descubrí es que se paga un enorme precio, un precio más caro que otra cosa: la experiencia perdida y muchas otras cosas que terminan alejándome de cualquier mundo, incluso de Hollywood. Así es que ésa es la razón por la que pasó mucho tiempo antes de que pudiera volver a sentir que podía tomar una decisión. Muchas cosas pueden salir mal en una película, aun cuando todos tengan las mejores intenciones. Así como hay suerte, hay también mala suerte. Si creés en tu personaje, si creés en el proyecto, si creés en la gente, y lo hacés sin importar lo que sucede de principio a fin, uno puede vivir con eso y puede seguir apoyando el proyecto a través de todo el proceso. Esa ha sido la fuerza que me guía y ha funcionado bien para mí en los últimos años.

—Creaste personajes muy icónicos en la historia del cine. ¿Hay un tipo de personaje que podría definirte?

—Nunca tengo en mente un tipo de papel en particular; siempre estoy buscando algo nuevo, que esté bien escrito, con un personaje interesante y un territorio que no haya cubierto antes. Suena a cliché, pero es cierto. Necesitás un reto y que ese reto sea complejo. La gente involucrada en el proyecto también es un factor importante. Ahora que ya no tengo hijos pequeños tengo un criterio distinto, eso también es cierto. Ahora tengo mucha mayor libertad en términos de las películas que puedo hacer.

—¿Por qué creés que los misterios policiales puede demostrar una fascinación primaria por los relatos?

—A la gente le gustan los retos. En todas las historias de este tipo se involucra un asesinato y luego siempre está la pregunta “¿quién lo hizo?”. Creo que a la gente le encanta resolver problemas. Uno quiere resolverlo todo antes de que lo hagan los amigos y familiares. Así es la naturaleza humana. Además, vale sumar esta idea: nos gusta estar un poco espantados, nos gusta cierto terror en cierto marco de contención. Yo particularmente estoy obsesionada con resolver todo acerca de lo que me rodea, de descubrir y pensar, y vuelvo loca a la gente. Estoy obsesionada con resolver todo. Si hay un problema en el set, quiero entender la manera de resolverlo. Si no cierra una elección, quiero pensarla hasta entenderla. De hecho, en el set de esta película a veces me frenaba para acomodar los muebles y hasta ajustaba el vestuario de los demás actores.

Es una parte muy sincera y honesta de mi naturaleza. No lo puedo evitar.


El apoyo a GWYNETH Paltrow por denunciar a HARVEY Weinstein

Frente al reciente escándalo que sacude a Hollywood, donde las acusaciones de abuso al productor Harvey Weinstein han devenido un sinceramiento de un entramado complejo

sobre el poder y sus abusos sexuales (que ahora llega al escándalo generado por Kevin Spacey y las denuncias en su contra y las reacciones de Netflix y el propio actor –que salió del closet frente a una acusación–), Michelle Pfeiffer habló fuerte y claro al ser presentada por Gwyneth Paltrow en un evento de Power of Women, donde se brindaba por cinco mujeres que habían usado su poder para llamar la atención sobre varias cuestiones relacionadas con los abusos y reflexiones de género. Cuando Paltrow presentó a Pfeiffer, ésta le dijo: “Me daría

mucha pena si no usara esta oportunidad para aplaudirte por haber hablado esta semana”.

A la hora de volver a hablar de su próximo estreno, Pfeiffer admite: “Hay autenticidad en cada parte que compone la película; en el diseño del set, el elenco, el vestuario, la escritura del guión y la manera en que Kenneth Branagh dirige la película. Es difícil sentir eso en la actualidad, al menos es una película con ambiciones comerciales claras y que busca ser también un saludo a determinadas ideas sobre el entretenimiento. Lo cierto es que aquí buscamos contar de la mejor forma posible una historia que muchos ya creen conocer y divertirnos con lo que ella nos daba y nosotros podíamos aportar. Estamos muy satisfechos con lo que hemos logrado y cuando un casting así de grande encaja de esta manera es algo realmente satisfactorio”. Al hablar del humor en el film sostiene: “Ken quería que hubiera humor, pero quería que siempre surgiera de situaciones auténticas. Nadie trata de hacerse el chistoso. Yo intenté hacerle justicia al humor que ya estaba en el guión. ¡El mismo Ken es muy chistoso y maliciosamente inteligente!”

*Entrevista gentileza de Fox.


Juan Manuel Domínguez


Temas: