ESPECTACULOS OSCAR 2017

Con Donald Trump en la mira

Esta noche la Academia entrega sus tradicionales premios donde La la land puede batir récords. Sin embargo, todos los ojos, en especial los de la Casa Blanca, estarán mirando lo que se prevé serán duros discursos por parte de los ganadores.

Bemol. La la land, de Damien Chazelle, busca con sus 14 nominaciones transformarse en un hito de Hollywood.
Bemol. La la land, de Damien Chazelle, busca con sus 14 nominaciones transformarse en un hito de Hollywood. Foto:Cedoc Perfil
Desde las 21.00 por TNT podrá verse la nueva entrega de los Oscar, que en esta oportunidad contará con Jimmy Kimmel, conductor del talk show Jimmy Kimmel Live!, y que hasta el año pasado conducía el show pos Oscar (donde siempre mantenía una eterna pelea, salpicada de chistes, con Matt Damon).
Esta edición 89 de los premios será distinta: Hollywood está enojado, o todo lo enojado que puede estar Hollywood. Y lo está desde el tuit del presidente Donald Trump sosteniendo que Meryl Streep era una actriz sobrevalorada, reacción a la forma en que la otra vez nominada al Oscar Streep habló sobre el tuitero más famoso del mundo al recibir un premio en los pasados Golden Goble. Lo cierto es que se esperan discursos fuertes y claves, y hasta algunos sitios de apuestas han dicho que la genial Streep podría ganar su Oscar a Mejor Actriz (categoría que no la tiene como favorita) simplemente para causar enojo en el Salón Oval.

Lo cierto es que en este 2017 los Oscar pueden darse el lujo de ser políticos. Por el lado de los premios, ya lo sabe todo el planeta: La la land, el musical de Damien Chazelle podría convertir al director en el más joven en ganar la estatuilla, y esa es sólo una de las 14 nominaciones al film, y todo Hollywood esperando convertir  en un hito a la película con amor al cine y al marketing. Pero la real novedad vino por el intento de dar final a #OscarSoWhite, el hashtag que caracterizó a los premios en el 2016, y que dejaba en claro la ausencia de diversidad racial y sexual en los premios (que, en verdad, sólo reflejaban esas ausencias reales en la industria). Las cosas han cambiado: la Academia expandió a sus miembros, buscando pluralidad (se sumaron 683 a los ya 6.687) y el resultado implicó tres películas con nombres de color delante y detrás de la cámara en el rubro Mejor Película (Talentos ocultos, Fences y Luz de luna). Es más, hay nombres como Viola Davis, la actriz de How To Get Away With Murder, y Mahersala Ali que tienen chances, y muchas, de alzarse con premios esta noche. Son únicamente dos de siete actores de color que lograron nominaciones (se suman Denzel Washington, Octavia Spencer, Naomie Harris y Dev Patel). Lo cierto es que las duras críticas a los Oscar y consecuentemente a Hollywood han logrado sacudir al menos el avispero.
Todavía falta mucho por recorrer, pero estudios como Disney han contratado en el último año a directores de color para filmes como Black Panther o Wrinkle in Time. Claro que esto no implica que la diversidad ya está aquí, y queda mucho más por hacerse. Pero el cambio de un año a otro es notable, y la Academia busca sumar más miembros que generen una visión distinta del cine.
Sólo resta ver cuán polémica será la noche, cuán cerca quedará La la land de Titanic y All About Eve, los filmes a los que igualó en nominaciones y cuál será la broma con la que Kimmel decida despacharse contra Matt Damon, uno de los productores ejecutivos de Manchester by the Sea, otra de las películas más nominadas de la noche. Será un Oscar que verán millones de personas pero salvo las familias de los nominados, nadie los verá tan de cerca como el presidente de los Estados Unidos.

Juan Manuel Domínguez