ESPECTACULOS MARIA CARAMBULA

“Cuando era una bomba la pasaba mal”

Actriz y conductora radial, madre de una hija de 30 y de Vito, de 15, sostiene que el paso del tiempo le sienta muy bien. No cree en la grieta y asegura que esa situación la tiene harta. Estrena Menopausia show en Mar del Plata.

ACEPTACIÓN. María Carámbula se siente conforme con su vida, sus dos hijos y su labor en radio y teatro.
ACEPTACIÓN. María Carámbula se siente conforme con su vida, sus dos hijos y su labor en radio y teatro. Foto:cedoc

Las cosas por su nombre”, dice María Carámbula. Y piensa en Menopausia show, el espectáculo que, después de su exitoso estreno porteño en el Picadilly y varias funciones en distintos puntos de país, llegará el 25 de diciembre al Teatro Enrique Carreras de Mar del Plata para la temporada veraniega y estirarla hasta el 2 de abril. “Parece un nombre piantavotos para un humorístico –razona–. Los tipos pueden decir ‘ni loco, andá vos con tus amigas’. Pero después vienen y la pasan genial. A mí me parece que está bueno hablar de algo con claridad, sin vueltas. Yo tuve menopausia prematura, a los 44, y me dan muchas ganas de hablar de eso, de no callármelo. ¿Por qué debería ocultarlo?”.

Actriz que en los últimos años probó con eficacia el stand up y también conductora radial –tiene un programa, Domingas, con Jesica Lamónica Lima, los domingos de 16 a 18 en Nacional Rock, FM 93.7–, Carámbula llega al final de 2017 un poco agotada, pero también muy contenta con sus proyectos: “Acabo de terminar una mudanza, algo que siempre es estresante –aclara–. Y ahora viene un tiempo de mucho laburo, porque vamos a tener funciones de martes a domingos. Por un lado eso me pone feliz, porque me gusta mucho hacer este espectáculo. Pero por otro me preocupa no estar muy cerca de mi hijo, –Vito Rago–, que tiene 15 años y lo necesita. Un adolescente siempre precisa de un seguimiento de sus padres. Igual, nos llevamos muy bien. Tenemos una relación más fluida que la que yo tenía con mis viejos. No es que yo me llevaba mal con ellos, pero en aquella época se hablaba menos. A mí me preguntaban muy poco ‘¿cómo estás?’ o ‘¿cómo te sentís?’ cuando tenía la edad de mi hijo. Y yo se lo pregunto a él todo el tiempo. Mi vieja fumaba en el auto con las ventanillas cerradas, ¡parecía que estábamos en Mad Men!, una locura (risas). Otra época...”.

 Carámbula tiene también una hija de 30 con la que se lleva muy bien. “Ella ya es una mujer, otra cosa –señala–. Envidio un poco la independencia que tiene, porque yo a los 18 ya fui mamá, la tuve a ella. Disfrutamos mucho los momentos que pasamos juntas. Cuando vamos a hacer pogo a un recital de Paul McCartney, por ejemplo”.

En Menopausia show, María tiene como compañeras a Ernestina Pais, Reina Reech, María Valenzuela y Marta González: “Cuando me llegó la propuesta para hacer esta obra, pensé: ‘Es el momento ideal para hacer algo así, con esta temática’. Y encima las autoras son Vero Lorca y Flora Alkorta, a las que adoro por la mirada inteligente que tienen sobre las cosas. Y dirige Manuel González Gil, que es otro amoroso”.

Sobre el paso del tiempo y las huellas que va provocando, dice: “Yo siento por dentro que nunca estuve mejor, pero eso no pega necesariamente con el afuera. Cuando era una bomba atómica la pasaba mal. Y ahora me pregunto por qué no valoré más esa cola que tenía (risas). El deterioro físico es un embole, un bajón, el que lo niega miente. Y la verdad es que si decidís operarte estás delatando ese paso del tiempo, y cómo te afecta, de una manera muy evidente. No está bueno pretender aparentar menos años de los que tenés”.

Carámbula asegura no estar pendiente de su imagen porque “el trabajo de una actriz viene de adentro, más allá de la importancia del physique du rôle para un papel”. De todos modos, va rigurosamente al gimnasio “para poder tomarme una cervecita y comer bien sin engordar diez kilos en una semana”. Ex pareja de Pablo Rago –se separaron hace ya 12 años–, remarca que “hoy la paso bien con pequeños detalles: que un hombre sepa mantener una buena conversación, que sea sensible y que no rompa las bolas; cuando uno es más chico rompe las bolas y tiene que tolerar que el otro también lo joda con pavadas; yo ahora quiero estar tranquila, ya pasé por la experiencia de la familia y no me interesa vivir con nadie”.


“Prefiero dar la vida por Prince”

“Me caí en el medio de la grieta”, sintetiza con gracia María Carámbula cuando se le pregunta por su postura política. “Me entristece mucho lo que pasa en Argentina porque la verdad es que no tengo ningún fanatismo por nadie –argumenta–. Al final, todos los políticos te terminan defraudando. Todos... Yo no le voy a entregar mi alma a un político, prefiero entregársela a Prince. Obvio que voy a acompañar a un gobierno democrático. Y también voy a quejarme si lo veo necesario. Pero me molesta mucho este asunto de que si criticás a Cristina sos macrista y si criticás a Macri sos kirchnerista. Es una estupidez mental que me tiene harta. Por eso digo que estoy caída en el medio de la grieta. No me pongo la camiseta de nadie. Y no es por tibia, ¿eh?”.


Alejandro Lingenti


Temas: