ESPECTACULOS GIGANTE GLOBAL

Disney Domina de la mano de Pixar, Marvel y ‘Star Wars’

Gracias a haber gastado US$ 150 mil millones en adquirir empresas y marcas, el gigante del espectáculo se quedó con el 25% de la taquilla norteamericana y el 35% de la argentina gracias a títulos como Buscando a Dory, Rogue One, Capitán América: Civil War, Zootopia y El libro de la selva.

Hits. Capitán América: Civil War demostró que la franquicia Marvel seguirá rindiendo. Zootopia, éxito de los films animados de Disney sin recurrir a Pixar, que este año entregó Buscando a Dory.
Hits. Capitán América: Civil War demostró que la franquicia Marvel seguirá rindiendo. Zootopia, éxito de los films animados de Disney sin recurrir a Pixar, que este año entregó Buscando a Dory. Foto:Cedoc Perfil
Justo antes del final de 2016, año en el que el índice de fatalidades de celebridades llegó a un número que no dejaba de ser noticia por su cantidad, Carrie Fisher falleció. Famosa por ser la princesa Leia en la saga Star Wars y no tanto por poseer la perfecta inteligencia para reírse de ello, Fisher se encontraba nuevamente encarnando al mítico personaje para la nueva serie de films que retomaba el universo creado por George Lucas y comprado por Disney a 4,05 mil millones en el año 2012. Una de las primeras reacciones de la empresa frente a la muerte fue asegurarse de que todo lo que Fisher como Leia debía filmar para la futura Episodio VIII, a estrenarse en 2017, ya estuviera realizado. Pero lo sorprendente es la noticia que reveló The Daily Mail el 1º de enero: Disney tenía un seguro de 50 millones de dólares en caso de la muerte de Fisher o la imposibilidad de la actriz de cumplir con su contrato por tres films (los ya filmados Episodios VII, VII y el futuro XIX). Incluso frente a la muerte de Fisher y la consecuente reescritura del mentado Episodio XIX, Disney ya embolsó millones. Así de poderosa e invencible se ha puesto la compañía de Walt Disney: a la hora del entretenimiento en el cine, ni la muerte de un ícono le hace mella.

Esa es la punta del iceberg: 2016 fue el año en el que la empresa del Ratón Mickey superó la barrera de los casi 8 mil millones de dólares a la hora de la taquilla global. Nunca en la historia del cine un estudio había logrado llegar a esa cifra. Cinco de sus films (Zootopia, Capitán América: Civil War, El libro de la selva, Buscando a Dory y Rogue One) no sólo entraron al top ten global de los más y tres de ellos superaron los mil millones, el famoso club del billón, sino que comprueban que la jugada de Bob Iger, consejero delegado de Disney y su cerebro y alma, fue acertada.

Disney es hoy dueña del 25% ciento de la taquilla en Estados Unidos. Y ese dominio se extiende, por ejemplo, a nuestro país, donde según Ultracine la compañía se quedó con casi el 35% del mercado (16.801.983 entradas) y cinco de sus títulos (de un total de 27 estrenos) quedaron entre las diez más vistas de 2016. Vale recordar que Disney estuvo a cargo de la distribución de las películas argentinas más taquilleras (ocho films en el top ten local, con 5.500.507 y un 78% de las entradas vendidas por producciones nacionales). Su Buscando a Dory fue la película más convocante de 2016 en Argentina y se suman en el top ten sus Zootopia, El libro de la selva, Capitán América: guerra civil y Me casé con un boludo (que se ubicó en el tercer puesto histórico local).

La agencia Brand Finance, que mide anualmente con puntaje de uno a cien qué marcas han logrado una dominación y éxito global gracias a factores como la inversión en marketing y la forma en que ello se ve reflejado en el desempeño de la compañía (y sus usuarios y empleados), ha ubicado como número uno a Disney, que baja del trono a la compañía Lego. La misma agencia explicó: “Disney tiene una rica historia y creaciones originales, pero su actual posición dominante es el resultado de muchas adquisiciones y las poderosas marcas que ha comprado y tiene bajo su control. ESPN, Pixar, Los Muppets y Marvel son ahora propiedad de Disney, pero quizás su adquisión clave ha sido Lucasfilm, y por ende, Star Wars.”
Star Wars, superhéroes, Pixar, animación Disney (o adaptación a la acción en vivo de sus cuentos clásicos) parece ser el combo anual que le da récords. Su reinicio y continuación de la saga Star Wars es el film más exitoso en taquilla de la historia de Disney, con sus 2 mil millones de ganancias (tercero en la historia de Hollywood a la hora de la taquilla). Hoy la franquicia SW, con planes por los próximos tres años, vale 10 mil millones, más del doble de lo que costó. Del total de los 10.800 millones de la taquilla norteamericana, según el sitio especializado Box Office Mojo, Disney se quedó con 16 estrenos anuales con el 25% del mercado (Warner tuvo 36 y roza el 17% de la taquilla, Paramount tiene el 7,8%). La compañía quedó primera en 21 semanas de las 53 que tuvo el año, y eso que tuvo fracasos como El buen amigo gigante, de Steven Spielberg, y Alicia a través del espejo, con Johnny Depp. Claro que “fracaso” gracias a la presencia global de la compañía debe leerse como lograr apenas un poco más que sus enormes presupuestos: el film de Depp costó 170 millones y finalizó ingresando casi 300 millones.

Pero donde las películas fracasaron, no lo hacen sus productos: en 2016, según Forbes, la compañía generó casi 424 millones de ganancias en merchandising y licencias, y eso se suma al cúmulo de facturación que generan otras partes de la compañía (desde que Frozen se estrenó, generó casi 1.007 millones en merchandising y se convirtió en una de las franquicias originales del cine más taquillera y vendedora de la historia). El cine ha generado casi 8 mil millones en ganancias en 2016. El merchandising (global, no sólo el de los films producidos en el año) va casi a la par: ha generado entre 5 y 6,5 mil millones de ingresos para la compañía.

No hay dudas del dominio de Disney en las salas ni de que sus planes, sea en calzas, capas, princesas, objetos que hablan o con sable láser, generan reacción en cadena en su competencia (el renacimiento de la franquicia Harry Potter de parte de Warner, la búsqueda del público adulto por parte de Fox después del éxito de Deadpool). Disney también posee sus parques (no olvidar los planes de generar un Disneylandia temático de Star Wars en 2017), sus cadenas de TV (principalmente, ESPN) y, claro, su departamento de merchandising. Algunos son menos optimistas del año récord de Disney y, sin cuestionar el modelo de compañía en el cine, no festejan o admiran su gigantismo. Es decir, de las ganancias generadas en la compañía Disney durante 2016, lo cierto es que tan sólo un 16% representa las ganancias de los estudios. Los ingresos son grandes, pero también lo son los costos de marketing, que duplican a veces los de producción del film. Por lo pronto, Disney seguirá pisando fuerte y asegurando su método en base a franquicias “ajenas” e ideas propias, consumo de fans y marketing global.

Esta vez, cabeza de ratón es mucho más que cola de león.

Juan Manuel Dominguez