ESPECTACULOS RICARDO HORNOS

El argentino que se impuso en Broadway

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Esta noche a las 21, Film & Arts emite (esta vez subtitulada) la 69ª ceremonia de entrega de los premios Tony, con el atractivo especial de ver a un argentino recibir la estatuilla que distingue a Broadway. Ricardo Hornos, productor de El curioso incidente del perro a medianoche (título que se quedó con cinco galardones incluyendo Mejor Obra de Teatro, Mejor Director y Mejor Actor Protagónico), dice que llegar a producir en Broadway no fue tarea fácil. “Nuestra cultura aprecia la diversidad de foco, mientras que con la sociedad norteamericana tenés que ser muy específico”, asegura. A raíz de su experiencia junto a Guillermo Francella en El joven Frankenstein, sumada a otras obras en el Paseo La Plaza, le tocaron la puerta en Nueva York. “Necesitaban un productor latinoamericano, si fuera argentino mejor, para encarar Evita. Era el único… No fue mérito mío en absoluto”, explica y sonríe.

—¿Qué diferencias encuentra con hacer lo mismo en Buenos Aires?
—Aquí la inversión es de tal magnitud que no sucede lo que pasa en Argentina, donde tenés uno o dos productores compartiendo un proyecto. Acá el riesgo que tomás es mayor, entonces ponés fichas en distintos proyectos. Una vez que te afianzás, tenés que hacer las cosas de manera honorable, si no hay muchos mecanismos para que no puedas volver a estar. A diferencia del mundo del cine, Broadway es un sitio bastante insular, y hacer las cosas bien tiene un efecto multiplicador.

—¿Qué representa ganar un Tony?
—Es una validación del camino recorrido. No te hace ni mejor ni peor. Son pocos los productores que pueden gestar proyectos y llevarlos al final del camino cada año, y un Tony es un elemento común de todos. No es como un director que gana un Oscar y vienen las majors a buscarte. Simplemente certifica que hacés las cosas bien y deja las puertas abiertas. Y, como un Oscar u otro premio, tiene un elemento contextual muy importante. A veces, juegan los momentos políticos de algo.

—¿A qué se refiere con momentos políticos?
—Al espíritu de los tiempos, a la revalorización de los derechos de las minorías. Quien ganó el premio a mejor actor en un musical terminó su discurso hablándole a la Corte Suprema a favor del matrimonio gay. La obra que ganó celebra la diversidad, porque cuenta con un padre que se reconoce homosexual  y tiene una hija lesbiana. Se impuso el deseo de premiar el mensaje, algo muy válido. Además, emerge del teatro público en un país donde hay pocos fondos estatales destinados al arte.

—¿Está confirmada la obra en Buenos Aires?
—Estamos en tratativas con la gente de La Plaza para llevar esta misma puesta. En las próximas semanas, esperemos concretarlo. La estrella de la obra es la obra en sí. El chico que ganó el Tony a mejor actor consiguió el papel dos semanas antes de graduarse en su programa actoral, era su primer trabajo. Vamos a hacer una búsqueda extensa, lo que no quiere decir que no vayamos a buscar nombres propios. Lo vamos a evaluar todo.



Alfredo Mera