ESPECTACULOS VALERIA LYNCH

“El Colón estaba vedado”

Valora la gestión del PRO de abrir las puertas del mítico teatro porteño a los artistas nacionales y revela que en su familia hay ideología política de todos los partidos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Pablo Cuarterolo

Valeria Lynch siente que tocó el cielo con las manos al cantar en el Teatro Colón. “No hay nada en mi vida que lo supere. Fue mágico. No es fácil para un cantante popular pisar ese escenario que es un derecho de todos. Y la verdad que debo reconocer la apertura de cabeza que tuvo el Gobierno de la Ciudad en dejar entrar a los artistas populares, mucha gente conoció el Colón porque yo canté ahí. Es una catedral que estaba vedada a lo popular, los únicos: la Negra, Cerati, Charly y ahora yo, la única con dos funciones”, dice la cantante de 63 años que grabó cada segundo de esas dos noches inolvidables que hoy se pueden revivir en Sinfónica, su nuevo CD + DVD.

—¿Es difícil el público tradicional del Colón?
—Sí. Está muy estructurado. En la ópera es mucho más riguroso, el público conoce nota por nota la partitura original de cada obra, entonces van a ver dónde el artista se equivoca y si no te equivocás, te aplauden. En lo popular uno tiene más licencias, no tiene la cosa rigurosa de dar la nota exacta. Tuve la suerte en el Colón de tener buena crítica.

—¿Había gente de clase alta que te vio y que no te conocía?
—Sí. Había de todo. Estaban mis fans que eran mayoría, gente que no me había visto nunca y que fueron porque si estaba en el programa del Colón es porque debería ser buena y fueron a verme.
A los 60, la autora de Me das cada día más y Mentira decidió volver a tomar clases de canto. “Me da clases Nacho Mascardi, un profesor genial. Voy una vez por semana, poco más de una hora”.
En la casa de Valeria Lynch conviven todas la ideologías políticas: “uno de mi hijos es kirchnerista, el otro no, era más de querer un cambio. Hay de todos los partidos, pero nos escuchamos, atendemos y discutimos siempre con objetividad y educación”. Aunque Valeria reconoce que le generaron bronca las decisiones de Cristina para el paso de mando: “me pareció infantil.  Creo que no se resignan a perder el poder”.

—¿Cómo ves el gobierno de Macri?
—Creo que los argentinos tenemos los recursos para salir adelante, pero no nos tenemos que quedar de brazos cruzados, tenemos que laburar y accionar mucho, y a mí me gusta el cambio, me parece que es necesario, en todos los aspectos. Me gustó la elección de Lousteau, es un tipo que me encanta, es sumamente inteligente, me gusta el gabinete, me parece que es toda gente capacitada en principio, honesta y con mucho futuro por delante. Me gusta la cabeza abierta, ojalá no me equivoque, todos queremos el bien para el país. Me gusta y le deseo lo mejor. Yo voy a ser uno de los argentinos que va a poner el hombro y seguir laburando para sacar el país.

 

A favor de Tinelli

Valeria Lynch ve televisión a la noche. “Veo ShowMatch, me gusta, me divierte. Una lástima que se fue Celeste Muriega, cómo baila esa chica por Dios. Y nunca entendí lo del turco. ¡Qué malo que era bailando! Así y todo yo pensaba que iba a ganar. Y no. Después hay que reconocer cómo mejoraron Freddy y Ailén Bechara, esa chica arrasa en el teléfono. Ojo con Bechara para la final, ¡eh!, puede ser la gran sorpresa”, afirma la ex jurado de los realities Cantando por un sssueño, Soñando por cantar y Tu cara me suena. También escucha algo de música: Brunos Mars (“es muy talentoso, me encanta”), Adele (“me emociona”) y Taylor Swift y Miley Cyrus por Tais, la hija de Cau Bornes, a la que ama y siente como su propia hija.



Gustavo Méndez