ESPECTACULOS ANDRES PARRILLA

El creador de las máscaras

PERFIL COMPLETO

Andrés Parrilla ya tiene los moldes de las diez primeras máscaras que utilizarán los humoristas en el “Gran Cuñado” y el “Gran bailando” dentro de ShowMatch. “Hermes Binner, Daniel Scioli, Mauricio Macri, Axel Kicillof, Amado Boudou, Jorge Capitanich, Luis D’Elía, Lilita Carrió, Escobar Gaviria y el papa Francisco”, adelanta. “Marcelo me pidió que sean realizables, y que se parezcan lo más posible a los de la vida real”, cuenta Parrilla, de 50 años, que empezó con efectos especiales haciendo las máscaras del personaje “Inesita” de Antonio Gasalla.

—¿Cuánto tiempo te lleva hacer una máscara y, posteriormente, su aplicación en el imitador?
—Me toma entre tres o cuatro días hacer el molde de la cara del humorista con yeso, arcilla, plastilina. Una vez hecho eso, trabajo basado en fotos y videos del personaje y la cara del imitador para luego agregarle la espuma de látex. Ya en camarines, me lleva dos horas terminarlo con maquillaje, peinado y detalles para que todo sea uniforme, porque no es una máscara entera, se utilizan partes de la cara del actor.
Parrilla amplió su staff a diez personas por la demanda de ShowMatch, Periodismo para todos y Tu cara me suena 2, y trabajan contra reloj en su taller ubicado en San Isidro. “Los materiales los compro en Nueva York –subraya–. Es la marca que utilizan para hacer las películas de Hollywood”.

—¿Tenés el monopolio de las máscaras?
—Ojalá. Sé que hay gente que hace máscaras muy bien, pero tomando en cuenta que hay tres programas en TV que me contrataron solamente a mí, puede ser que tenga el monopolio. Hago muchos eventos privados; contratan a Fredy Villarreal, por ejemplo, y nos piden que haga la máscara de una persona que no es famosa o tan conocida. Me pasó que hice la del presidente de Belgrano de Córdoba o a alguno de la familia Werthein.

—¿Votaste a alguna de las máscaras que hiciste?
—Lamentablemente, sí. Voté a De la Rúa y contribuí al papelón cuando fue al piso de ShowMatch, que fue como el principio del fin de su gestión.



Gustavo Méndez