ESPECTACULOS PEDRO PASCAL

El ‘nuevo’ de ‘Game of Thrones’

Debutó en la flamante temporada del programa de HBO. Hijo de chilenos, asegura que la serie muestra la fascinación contemporánea por el poder.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gentileza HBO

La serie creada por David Benioff superó en su estreno los 6,6 millones de fanáticos y curiosos asomándose a su mundo de intrigas, desnudos y canchereadas. Pero ahora, un latinoamericano es parte de Game of Thrones: es el descendiente de chilenos Pedro Pascal (se le complica el español y suele recurrir al inglés), que interpreta a Oberyn Martell, un personaje que él mismo define como “un sujeto que trae otra capa de peligro a un universo donde sobran pilas y pilas de crueldad y de cosas que uno piensa hacer pero nunca hace”.

Pascal llegó a Game of Thrones “gracias a un casting hecho en un iPhone: yo era un fanático ya de la serie y me avisaron que querían imágenes mías; por ende, grabé mi audición con el celular”. Pero hoy eso es anécdota y Pascal es parte de la batalla por Westerios: “Ser ese personaje es una experiencia alucinante. Además, ya estamos llegando a lugares donde el libro no ha llegado y el de por sí riesgoso arte de vivir en Westerios ahora sorprenderá también a los fanáticos. Es una experiencia muy increíble. Es un ambiente de gente muy buena, contra todo lo que indicarían los cerdos de los personajes que interpretan. Son días muy poco típicos para un actor los que se viven en el set de Game of Thrones. La producción y la escritura son de las mejores que aparecieron en mi vida, y eso que he trabajado en grandes shows como The Good Wife. Filmar Game of Thrones es como estar en una película. Ya hice mucha televisión, pero la épica aquí adquiere un valor distinto. Y que eso sea tan tangible mientras filmas el show, es realmente especial, te inunda, te hace sonreír cuando haces una maldad. Es un set tremendamente divertido. Y aparte, sabemos, hacemos el show más divertido de ver del mundo”.

Pascal afirma que si pudiera elegir sería “uno de los dragones”. Y se ríe. Es obvio, están en la serie que el mundo ha elegido como pasatiempo hedonista: “¿Por qué sucede eso? Porque los personajes son creíbles, porque es creíble la fascinación con el poder. Los personajes son capaces de cualquier cosa y nosotros también. Eso hace que la serie tenga una dimensión humana, obviamente exagerada pero adictiva”.

Y el hombre de descendencia latina, ¿qué cree que hace a la fascinación regional con la serie? “Creo que es realmente la mejor narración que puede haber, emparejada con un producción increíble. Trajes, efectos especiales, todo funciona. Pero muchas series tiene eso. Esta serie muestra cómo nosotros estamos obsesionados por el poder, estamos obsesionados con ser poderosos. El show sabe capturar eso, y lo que hace también a la serie es mostrar la consecuencia. La muestra montada en un melodrama, y eso refleja nuestra sociedad y nuestra manera de ser”.



Juan Manuel Domínguez