ESPECTACULOS ‘ME CASE CON UN BOLUDO’


El segundo éxito de Suar y Bertuccelli

 En ocho días el film fue visto por 686.609 espectadores, y sólo el jueves la vieron 90.543 personas. El cineasta Juan Taratuto, quien dirigió a la pareja en Un novio para mi mujer, espera batir ese récord.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

Previo al estreno, la apuesta era muy jugada. Desde la concepción del título, Me casé con un boludo, hasta repetir la misma dupla protagonista de Un novio para mi mujer, con Adrián Suar y Valeria Bertuccelli, y que esta nueva comedia también fuera dirigida por el director de la anterior, Juan Taratuto. Sin embargo, en ocho días los números de asistencia a las salas calmaron todos los miedos y nervios de la productora Patagonik, del propio Suar, y del director. Según Ultracine.com.ar, el film reunió 686.609 espectadores en 291 salas, dejando atrás a los grandes tanques de Hollywood en la primera semana, como el caso de Kung Fu Panda, que cerró con menos de la mitad, 334.975.
“Lo primero que queríamos ver era qué pasaba con el público, su expectativa de esta película sabiendo que no era la segunda parte de Un novio para mi mujer. Incluso, esta nueva película no tiene personajes tan fuertes como la Tana Ferro, que aún la recuerdan muchísimo, pero creo que hay algo ligado al humor, la comedia y el entretenimiento que el espectador transita, que llega a buen puerto y que así hoy los números evidencian, ya que no tuvo un lanzamiento a lo grande sino que acá lo que evidentemente funciona es el boca a boca”, analiza Juan Taratuto. Según la web especializada en cine, la comedia incrementó casi en 90% su público este jueves con respecto al debut del jueves 17: el primer día fue vista por 55.857 espectadores, y el jueves ascendieron a 90.543.
Para Taratuto, su nuevo film alcanzará el éxito de Un novio para mi mujer, que logró 1.400.000 espectadores. “Yo creo que vamos a andar por esa cifra, números parecidos; si en esta Semana Santa andamos bien, quizá superemos el millón. Ahora se estrenó Batman Vs. Superman, pero creo que le vamos a ganar algunos días”.
La escena que más le gusta al director es la ceguera de Valeria (Bertuccelli). “Esa escena, para mí, es histórica”, dice Taratuto, y sostiene que la participación de Norman Briski fue fundamental. “El personaje no tenía tanta personalidad, y él le agregó mucho. Es un tipo de 77 años con ganas de jugar. Eso me sorprende. Hay muchos actores que están muertos; vienen al set, repiten la escena y buenas noches. Y lo que hace Norman, de jugar todo el día con Suar, es bien recibido por el público”.
Las últimas comedias de Suar fueron Dos más dos (2012), con 998.451 espectadores, Igualita a mí (2010), con 832.601, y Un novio para mi mujer (2008), con 1.405.998. “El cine argentino se está valorando mucho más, como pasó en los 90, pero creo que Darín, Francella y Suar son los tres posibles en meter un suceso. Por ahora, lamentablemente, es indiscutible. Si el día de mañana ellos tres dejan de hacer cine, no se acaba el cine; está en nuestra tarea generar actores, estrellas, porque ellos tienen más de 45 años y en el cine mundial la tendencia es al revés”.
Taratuto sostiene que es un film netamente pensado para el mercado local, aunque no descarta alguna invitación para algún festival internacional, e incluso lograr que compren el formato para hacer una remake. “Un distribuidor me dijo que cuando una película mete tanta gente en pocos días empieza a hacerse eco en el mundo. Ya Un novio para mi mujer tuvo su formato en Italia, Corea y Estados Unidos. Ojalá pase lo mismo, porque nos abriría muchas puertas”.



Gustavo Méndez