ESPECTACULOS

“En el ‘Bailando’ no haremos el caño ni el strip”

En plena negociación con los productores de Marcelo Tinelli para sumarse al ‘Bailando’ 2014, defienden a Piquín y a Pachano, pero critican el formato y han pedido varios cambios para su participación. Jurado y respeto.

PERFIL COMPLETO

Foto:Marcelo Tolomei

Lo que se avecina para este 2014 está cargado de emociones, curiosidad, desafíos para Maximiliano Guerra y su esposa y bailarina Patricia Baca Urquiza. En octubre de 2011, mientras daba una función en Ramos Mejía, Baca Urquiza había sufrido un raro infarto para sus antecedentes de excelente salud. Internada de urgencia, le practicaron una angioplastia y le colocaron 4 stents. Luego, obligada a hacer reposo, su vida cambió. Poco a poco pudo volver a los escenarios. Recién el pasado 20 de diciembre pudo bailar completo el ballet Carmen en el ND Ateneo.
Pero esto es sólo una parte de la actualidad de la familia Guerra, integrada además por Azul (9), Zoe (7), y por Micaela (18, radicada en Nueva York, hija del primer matrimonio de Guerra). La otra parte tiene que ver con la posible incorporación de la pareja de bailarines a la edición de Bailando por un sueño de este año.
—Patricia, ¿cómo estás en relación a volver a bailar?
—Casos como el mío, en el que se diseccionan las arterias en gente joven, se reportan muy pocos. Después, mi familia, los amigos, los médicos sabían y saben que yo quería volver a bailar. Gracias a Dios y a Maxi fuimos progresivamente: primero un tanguito de dos minutos; después, una obra con Esteban Morgado en La Falda, que fue hecha siguiendo las indicaciones de mi cardiólogo. Y en Carmen, Maxi cambió algunas partes porque no me pueden levantar en el aire poniéndome las manos dentro de las costillas ya que eso ejercería demasiada presión en mi pecho.
—Ahora que pueden bailar ambos, ¿van a ir al programa de Marcelo Tinelli?
Guerra: No sabemos todavía. Nos quieren seducir. Hace muchos años que nos llaman para bailar como pareja, con Marcelo. No está confirmado todavía pero es una posibilidad.
—¿De qué depende?
Guerra: Hay una propuesta sincera de parte de la producción, de cambiar un poco el formato, en función de nuestras opiniones. Si realmente lo hacen, hay grandes posibilidades de que estemos. Según me dijeron, Eleonora (Cassano) está confirmada, junto a Hernán (Piquín), (Laura) Fidalgo… Todo dice que el programa está yendo hacia un lugar que se acerca a nuestros objetivos con la danza.
Baca: Si es lo que venían haciendo, nosotros no entramos ahí. Ahora, si quieren prestigio en el jurado, si quieren prestigio en los bailarines, estaría bueno que estuviéramos con Maxi. Y a mí me encanta. Con todo lo que me pasó, bailar con mi marido distintas danzas me parece súper divertido. Estoy más embalada que él.
—¿Qué tendría que cambiar en el programa para que ustedes estuvieran?
Guerra: Por ejemplo, la forma de ver a la mujer, eso de cortar la pollerita… porque para bailar no es necesario mostrar la cola. Si yo voy al Bailando, es porque va a cambiar. Si no cambia, no voy a ir: es así de sencillo.
Baca: El caño y el strip dance, tampoco los vamos a hacer, porque no tienen que ver con nosotros. Además, el aqua dance nos parece maravilloso, pero yo no puedo hacer apnea abajo del agua. Entonces a Maxi le dijeron (de la producción de Ideas del Sur) que, en ese caso, el aqua dance lo podría hacer con otra bailarina. Y él dijo: “No, yo bailo con mi esposa”. Entonces es otra danza que por ahí se saca de la lista.
Guerra: La primera reunión, la tuvimos con Marcelo en octubre de 2012. Desde entonces, seguimos conversando con el Chato (Prada) y Federico (Hoppe). Es algo muy largo, profundo e interesante. Por eso puedo decir que hay una gran posibilidad de que estemos en el programa; no como otros años, en que directamente te decía “No”.
Baca: Por eso hay titulares de Maxi que dicen “Nunca iría al Bailando”. Claro, porque Maxi no entraba en ese juego. Ahora va a haber cosas muy interesantes.
—¿Qué piensan en relación con el jurado?
Guerra: Se están barajando nombres importantes como Nacha Guevara, Flavio Mendoza: gente talentosa y con carrera. Todo lo que diga el jurado es escuchable, siempre que sea desde un lugar de respeto y construcción. Después va a estar Polino, que es el personaje, digamos, más picaresco.
—¿Consideran que el programa de Tinelli ayudó a la difusión de la danza?
Guerra: Depende… En realidad, la difusión de la danza más grande en nuestro país la hicieron Julio Bocca y Maximiliano Guerra. Y yo fui el primer bailarín que bailó en un programa de Marcelo en el año ’92. Todo es bueno para la difusión de la danza siempre que respete el arte de la danza. Pero en nuestras primeras reuniones, yo les dije a los chicos (Prada y Hoppe, productores estrella de ShowMatch): “Como padre, viendo el programa que hacen ustedes, yo no mandaría a mis hijas a bailar para que terminaran bailando así”. De hecho, nuestras hijas no miraban el programa, ni yo tampoco: en general no vemos televisión. Baca: También es un show. No se le puede pedir un formato del Teatro Colón o de la Scala de Milán. De hecho el ballet o una orquesta sinfónica hoy no llenan porque la gente no consume el 100% de esas propuestas; quiere algo más. Esa es la genialidad de los productores: ofrecer ese algo más. Y los artistas también tenemos que insertarnos en el pulso del tiempo.
—Frente a la posibilidad de que estén en el programa, ¿qué piensan de las críticas que en su momento recibió Piquín?
Guerra: Yo ya lo dije: para mí, Hernán es un gran talento, un gran bailarín. No era necesario que estuviera en el programa en este sentido: lo que nosotros hacemos en un escenario es muy difícil hacerlo en un estudio de televisión. Ahora bien, estar en el Bailando fue muy positivo para Hernán porque no sé si él hubiese sido popular sólo bailando en escenarios de teatro. Es al revés de nosotros: somos populares siendo solamente de escenario. Llegamos al mismo lugar desde distintos caminos.
Baca: Si él eligió ese camino y lo hace feliz, ¿quién puede criticarlo? Además, por ejemplo, Pachano, ¿cuántos años de carrera tenía? Y él mismo en el teatro ahora pedía: “Levante la mano quién me conocía antes de Tinelli… Y ahora levante la mano quien me conoce por Tinelli”. La televisión te coloca en un lugar popular. Si yo me pongo a bailar en la tele, me van a conocer, por otros condimentos más allá de mi trayectoria: porque soy bailarina, soy la esposa de Maxi, estoy en la tele…



Analía Melgar