ESPECTACULOS CRISS ANGEL

“En mis shows, tomo riesgos que me pueden matar”

El ilusionista norteamericano se presenta en la Argentina, entre chalecos de fuerza y temerarias sierras. Qué hacer con Donald Trump, la economía mundial y la enfermedad.

Sangre. Angel reconoce que, fruto de sus números, varias veces fue del teatro directo al hospital para ser internado.
Sangre. Angel reconoce que, fruto de sus números, varias veces fue del teatro directo al hospital para ser internado. Foto:shutterstock

Criss Angel se presenta por primera vez en la Argentina. Las funciones de su show MindFreak Live! –el mismo que brinda habitualmente en Las Vegas– continúan hoy y mañana en el Teatro Gran Rex, en lo que es una ocasión para estar cerca y tratar de develar lo que muchas personas han querido desentrañar en todo el mundo. Los logros de este mago, ilusionista y escapista norteamericano, han despertado un fanatismo mesurable en la fortuna que él ha amasado y en los millones de visitas que recibe vía YouTube, para ver los muchos trucos que por allí deja circular. Se lo ve caminando sobre agua, partiendo al medio a agraciadas señoritas y escapando a complicadas ataduras que ponen en peligro su vida. Todo esto va aderezado, cuando se trata de la versión escénica, por una gran producción con música, luces y proyecciones, que subraya la estética entre sex symbol y rock star, con la que Criss Angel construye su imagen: ropa de cuero, peinados irregulares y músculos torneados.

—¿Cómo caracterizarías tu propuesta?

—No es un espectáculo de magia aburrido y tradicional. Es un concierto, un recital de magia, ilusión, música, comedia. No se necesita entender las palabras, y las pocas que uso son traducidas. No es el típico, el tradicional show, sino que todo está dentro de un contexto orgánico y visual.

—¿Qué riesgos corrés durante tus espectáculos?

—En mis shows, tomo riesgos que me pueden matar o llevarme al hospital. Muchos de ellos son meras ilusiones, pero la gran mayoría son reales; lo que se ve es lo que hago. Estuve hospitalizado muchas veces debido a heridas y cortaduras severas. Pero creo que lo mejor es seguir manteniéndome en el límite. Lo que vengo haciendo desde hace muchos años se lo debo al éxito en televisión, en internet y en los shows en vivo.

—¿Cuál es el truco más peligroso?

—Hay muchos trucos donde corre peligro mi vida. Dentro del espectáculo que hago en Argentina, por ejemplo, el truco en el que estoy colgado y vuelo arriba y abajo, o en el que me coloco dos o tres hojas de afeitar en la boca. Hay muchos trucos que pueden matarme, no sólo uno en particular.

—¿Qué rol juega el control mental en tu trabajo?

—Más allá de mi trabajo, creo que es muy importante que cada persona lo practique porque la mente controla el cuerpo y el cuerpo es el medio que tiene la mente. Cuando el espíritu, la mente y el cuerpo trabajan en forma conjunta como un todo, todo es posible. Cuando realizo algo que puede matarme, me enfoco mentalmente; tengo que estar física y espiritualmente preparado para realizar lo que se ve. El control mental es muy importante; es algo que practico desde hace muchos años. Me ubico en un lugar muy específico, con un foco específico y no veo nada excepto lo que estoy haciendo, para cumplir con mi misión, que es la de mantenerme vivo y sano.

—¿Qué límite hay, en tus creaciones, entre realidad e ilusión, entre verdad y engaño?

—Soy un mentiroso profesional. Eso es lo que hago. Cuando lo hago, estoy creando una ilusión temporaria en mi mente. Cuando estoy en el escenario, no hay límite, todo está borroso y no hay diferencia entre ilusión y realidad. Por lo tanto, el público nunca sabe lo que es real y lo que es una ilusión. El público determina qué es real. Precisamente por esta razón es por la que el público quiere ver [el espectáculo], porque no sabe cuál es cuál. Imaginan o tratan de imaginarlo, debaten y discuten, pero lo más importante se encuentra entre la oportunidad de escapar del mundo y realizar lo que es posible en sus vidas, lograr los sueños que están en sus mentes, porque yo soy la prueba viviente de ello.

—Has sido comparado con Houdini…

—Sí, es un honor para mí. Houdini fue el mago más grande y un artista del escapismo en la historia del mundo. Ser comparado con él me llena de orgullo. En su época, la tecnología era diferente, el mundo era distinto y eso era un gran desafío. Hace muy poco, en el Paseo de la Fama en Hollywood se colocó una estrella con mi nombre, que se encuentra cerca de la estrella de Houdini. Fue muy  emocionante.

—¿Tomaste trucos de él? ¿Te inspirás en él?

—En Argentina voy a realizar dos de sus escapismos más famosos –el del chaleco de fuerza cabeza abajo y el de la metamorfosis–. Pero yo los realizo en menos tiempo que él. Houdini los realizaba en 15 segundos y yo, en uno. [Sin embargo] mi inspiración proviene de mis sueños, de mis pesadillas, de lo que veo como fan de la magia. Quiero ver ciertas cosas y trato de recrearlas en la realidad, lo que me lleva muchos años. Por ejemplo, mi propio corte al medio me tomó 18 años desarrollarlo. Lleva muchos años encontrar la solución y muchos millones de dólares hacerla realidad.

—¿Y cómo financiás esos millones de dólares necesarios para los trucos?

—Como tengo la suerte de ser un mago exitoso en el mundo, gano muchos millones con mis espectáculos y también gasto muchos millones desarrollando nuevos trucos.

—¿Cómo se encuentra actualmente tu hijo Johnny Christopher?

—Si bien tiene leucemia desde antes de cumplir 2 años, Johnny está bien. En este momento, tiene 3 años y le quedan 14 meses más de quimioterapia. Pelea contra el cáncer y hace todo lo posible para enfrentarlo.

—Nada puede hacer en ese punto la magia…

—Me temo que no. Soy un entretenedor. Creo en la magia real, no en aquellas personas que engañan por medio de trucos diciendo que son capaces de curar o algo por estilo. Creo que existe un poder superior o entidad que lo puede hacer y ese es Dios. Yo elegí creer en él; muchas personas eligen otras creencias. Para mí, Dios es mi espejo.


La magia y la realidad

Donald Trump ha sido analizado, ha sido caricaturizado y también, comparado, incluso con el mítico Mago de Oz, verdadero villano. Criss Angel, verdadero mago, comparte su mirada sobre su propio presidente, el supuesto mago.

–Si pudieras aplicar magia sobre Donald Trump, ¿qué harías?

–Hay muchas personas en Estados Unidos que quieren hacerlo desaparecer. Desafortunadamente tal cosa no es posible pero conozco el sentimiento que tiene la mayoría de las personas. El mundo es el único lugar que tenemos y creo que mis ideas bizarras les ofrecen a las personas la oportunidad de escapar de la realidad y ver que todo es posible, que tienen poder: eso es lo que siente el público cuando ve los shows. Sienten que pueden encontrarse con otro mundo porque me ven utilizar y hacer cosas que pueden ser posibles, por la forma en que las hago. Durante mucho tiempo aprendí de la sociedad que se pueden hacer cosas que parecen imposibles de realizar.

–Y si pudieras mejorar la economía mundial, ¿qué truco harías?

–En verdad la economía mundial necesita un florecimiento; todos deberían tener trabajo, deberían trabajar. La pobreza es horrible pero la pobreza es parte de la historia del mundo desde el comienzo de los tiempos. Está en cada una de las personas –en vos, en mí y en los lectores de esta entrevista– poner más amor en el mundo. El amor es lo más importante que se puede tener. Podemos poseer muchas cosas, pero la más importante es el amor, la ayuda y la felicidad. Las personas creen que lo material las hace felices pero esto no es verdad. He estado en bancarrota; ahora tengo dinero. Sé que, muchas veces, la mayor felicidad proviene de las cosas que no se compran, están en el recuerdo que uno crea de las personas que lo aman.

La verdad es que esto es lo más importante en la vida.



Analía Melgar