ESPECTACULOS MAISIE WILLIAMS/ARYA STARK


“Es aterrador no saber cuánto dura tu personaje”

La actriz de Game of Thrones cree que este año a la serie le ayudó no haberse aferrado tanto a las novelas de George R.R. Martin.


Foto:HBO

El último episodio de Game of Thrones, La batalla de los bastardos, y el noveno de la sexta temporada es llamado literalmente “el mejor capítulo de una serie de TV”. Y el sitio de internet imdb.com muestra que el episodio posee un puntaje de 10/10, algo que nunca había logrado una entrega de la serie basada en los libros de George R.R. Martin. Hacía mucho tiempo que un espectáculo popular no cautivaba de esa forma.
Y hoy, por fin, llega el final de la temporada 6 y el juicio de Cersei. Finalmente, Sansa y Jon Snow están en Invernalia. ¿Y qué hay de las intenciones de Peytr Baelish para con Sansa? ¿Y de la revelación de la que todavía le falta enterarse a Jon Snow en voz de Melisandre? ¿Bran Stark dejará en claro que Snow puede tener la misma sangre que Daenerys Targaryen?
Y queda todavía una pregunta: ¿Volverá Arya Stark? Maisie Williams es Arya Stark. Arya, para quienes no son parte de los millones que tiemblan en cada episodio de la serie de HBO, es una de las pocas de su familia que queda con vida. Pero además es una de las más jóvenes presencias del set: decidida, la joven Maisie Williams abandonó los estudios a los 12 años para dedicarse a su carrera como actriz en Game of Thrones. Fue una decisión tremendamente criticada, e incluso se llegó a hablar mal de sus padres. Hoy la actriz tiene 19 años y ha crecido en el corazón del show de TV que fascina al planeta entero.
Williams comenzó la temporada con su Arya ciega, pero las cosas, como siempre en GoT, cambiaron. Hoy es uno de esos personajes que los fanáticos adoran con fidelidad de club de fútbol.
Mientras tanto, Williams ha devenido un ícono adolescente, y en revistas como Entertainment Weekly ha dejado en claro que la edad no implica miedos: ha salido a despotricar contra Emma Watson y su discurso femenista en la ONU, llamándolo “feminismo del Primer Mundo” (después pidió perdón y Watson le dijo que se cuide en esta industria, que entendía y todo estaba bien). Williams será parte de una nueva película basada en un supergrupo de los X-Men, al menos eso dicen los rumores, y posee tres filmes en posproducción. ¿Será, a su pesar, la nueva Emma Watson?
Algunas de las respuestas a esas preguntas están en la entrevista genérica cedida por HBO.


—¿Cuál es la motivación de Arya después de todo lo que ha sucedido?
—Ella llegó hasta acá y lo único que la hace seguir adelante es esa lista donde aparecen aquellos a quienes va a eliminar: la guía el odio que siente, toda esa rabia. Sabe que convertirse en un Hombre sin Rostro es lo que la transformará en una seria contendiente y le permitirá tener un futuro. Eso la intrigó hasta antes de su escape. Esta temporada es muy parecida a la anterior: se da el mismo tipo de proceso, ella es entrenada, tiene una gran oportunidad y la echa a perder.
—Comenzaste la temporada con tu personaje ciego. ¿Fue difícil?
—Sí. Creo que cuando miraba a las personas caracterizada de esa forma les podía parecer un poco extraño. Pero ella fue puesta a prueba para aprender a luchar ciega.
—¿Cómo ha sido el trabajo ahora que la serie ya no está basada en los libros?
—Por supuesto que la historia que George escribió es absolutamente sensacional, pero también fue muy diferente ya que los showrunners tenían que elegir ciertas partes de los libros para poner en la serie. Ahora, en esta temporada, tuvieron que crear su propia historia y llevar todo eso a la pantalla. Esta fue mi temporada favorita. Creo que la historia de esta temporada está bien completa, no hay nada cortado en el medio ni falta nada. Siento que este año hicimos una travesía mayor y está todo mucho más redondo.
—¿Disfrutás más ahora que ya no están “atados” a los libros escritos por George R.R. Martin?
—No se trata de qué es mejor, la serie o los libros. Es sobre lo que tenés que hacer. Escribir para televisión es completamente diferente a escribir una novela. En una novela podés sentarte y escribir páginas y más páginas sobre lo que estaban comiendo, porque eso es lo que funciona cuando se escribe un libro. Pero en una serie eso es sólo una escena. Así es como funciona.
—Pero, por otro lado, ¿en cualquier momento podés recibir una llamada sorprendente de David Benioff y Dan B. Weiss, los showrunners?
—Sí. No estás seguro de cuánto va a durar tu personaje, y eso es aterrador. Creo que la serie ganó un soplo de aire fresco, un empujón en una dirección distinta. A muchos no les gustarán algunas cosas, van a estar en desacuerdo con esto o aquello, pero no hay cómo negar que es un buen soplo de aire fresco que le hará bien a la serie. Porque en seis temporadas es difícil hacer cosas nuevas.
—¿Qué se destacó más en el rodaje de este año?
—Varias acrobacias. Tuve que hacer esa escena en la que corría arriba de un muro y después tenía que saltar, darme cuenta de que el escalón estaba debajo y aterrarme y rodar todos esos escalones. Hubo un gran salto en el que estaba atada a un cable enorme y tenía que saltar.

 

Los trucos de una joven actriz

Una de las mayores incógnitas que había de cara a la sexta temporada (además de que era la primera que no se basaba en ningún libro publicado), era cómo iba a hacer Arya Stark habiendo quedado ciega.
Repasando, había sufrido un hechizo por desobedecer la orden de uno de los seguidores del Dios Sin Rostro.
Así las cosas, este año se pudo observar cómo Williams se las ingeniaba para parecer ciega y entrenar en lucha con armas y cuerpo a cuerpo. Terminar su cruel entrenamiento y así recuperar al fin la vista. Recibir un nuevo encargo de asesinato y, una vez más, volver a negarse a efectuar una ejecución injusta, en este caso de una actriz.

—¿Qué se hizo para que Arya pareciera ciega en pantalla?
—Usamos lentes de contacto. Fue realmente muy difícil, sobre todo en las acrobacias. Teníamos pares distintos de lentes. Con uno no veía nada, con otro tenía un poco de visión y con otro veía bastante más. Pero esas lentes eran muy incómodas y probablemente el efecto era un poco extraño para los demás cuando me miraban.
—La serie sigue creciendo cada temporada, ¿cómo lo vivís?
—Sigue, sobre todo este año. Camina hacia el final. Es muy emocionante porque podés ver cómo el fin se delinea ahora. Se va generando un embudo. Esta temporada tenemos mucho derramamiento de sangre y todos están uniendo fuerzas, están quedando cuatro o cinco adversarios definidos. La trama realmente se está cerrando. Me parece muy excitante ver la temporada increíble que hicimos. Pero no logro sentarme y verla como si fuera un fan. Conocer todos los secretos es increíble, pero honestamente preferiría sólo mirarla sin saber qué está sucediendo.



Redacción de Perfil.com