ESPECTACULOS ALBERTO FAVERO


“Estoy pendiente de mi deseo”

El artista argentino, radicado en los Estados Unidos, asegura que allí tiene mucho trabajo, pero que se hace tiempo para venir a nuestro país. Compuso la música de Doña Rosita la soltera.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

Alberto Favero está de paso por la Argentina. Pero no se nota. El experimentado músico nacido en La Plata vive hoy en Los Angeles, donde lo espera una apretada agenda de trabajo en la segunda mitad del año. Entonces había que aprovechar bien el tiempo que durara la expedición porteña. Y vaya si lo hizo. En un lapso relativamente breve, sumó muchísima actividad.
El 7 de junio, Favero tocará el piano para acompañar a la cantante Belén Pasqualini en el espectáculo Canciones a la intemperie, que tendrá lugar en Clásica y Moderna (Callao 892). Una semana más tarde, el 15, se estrenará Doña Rosita, la soltera o el lenguaje de las flores, de Federico García Lorca, obra teatral para la que compuso especialmente la música (ver recuadro). Y al mismo tiempo, el prestigioso sello independiente Acqua Records editará en estos días la grabación en vivo de la música compuesta por Leonard Bernstein para el famoso film West Side Story que Favero interpretó para la temporada 2013 del Mozarteum, al frente de un cuarteto de jazz. “Tengo mucho trabajo en Estados Unidos, pero vine a la Argentina por cosas que me interesan mucho –asegura Favero–. Yo soy bastante lanzado en ese sentido: si hay algo que me interesa artísticamente no especulo. En 2008 estaba en España y tenía trabajo asegurado en varios musicales importantes –Chicago, Los miserables, El Rey León–, pero me vine a Buenos Aires para hacer Eva en el Teatro Argentino de La Plata y el Lola Membrives porque era una obra que valoro especialmente. No estoy pendiente de la ‘carrerita’, sino de mi deseo”.
En Los Angeles, Favero se sumará a un grupo de soul y empezará a trabajar este año con Carlo Siliotto, un veterano compositor de música para películas contratado ahora por la televisión americana. “Es un lindo desafío, porque trabajé mucho pero siempre en la Costa Este. Es la primera vez que me contratan para un trabajo en Los Angeles y me resulta muy atractivo porque abre una buena perspectiva. Los mejores guionistas y los mejores actores de Estados Unidos se han pasado del cine a la TV, que hoy tiene una seriedad en términos de producción muy importante. El fenómeno de Breaking Bad es una prueba contundente”.
Acostumbrado a vivir lejos de la Argentina –hace ya más de veinte años que dejó de lado al país como residencia permanente–, Favero sostiene que “la patria del artista es el mundo”. Su estadía en Buenos Aires, sin embargo, lo tiene entusiasmado. Tocar en vivo es algo que evidentemente lo estimula, se percibe cuando vuelve sobre el tema del show en Clásica y Moderna: “Recomiendo que vean ese espectáculo porque es fascinante. Es un material exquisito, extraordinario, muy difícil de encontrar todo junto: Bernstein, Gershwin, Aaron Copland, Peter Gabriel, Chico Buarque... Es un repertorio ecléctico, pero el tratamiento es muy coherente, hay un trabajo casi de musicología detrás de este show. Y Belén Pasqualini es una intérprete maravillosa, que domina a la perfección esas canciones”.
Experto en trabajo asociado con otros artistas (Nacha Guevara, Julio Bocca, Eleonora Cassano, Mario Benedetti, entre muchos otros), Favero confiesa que le hubiera gustado que lo convoquen más seguido para componer música para películas: “Es una cuenta pendiente, pero nadie es profeta en su tierra. Yo creo tener la capacidad para hacerlo, pero bueno, no se ha dado tanto.
En ese terreno, mi convicción es que hay que tratar de no imponerse sobre la dramaturgia. Muchas veces, menos es más. Salvo en casos como La misión, con música de Morricone, o el Drácula de Coppola (del polaco Wojciech Kilar), donde la música está muy presente porque el tenor de esas películas lo justifica. Lo que no está bien es que tu ego te lleve a intentar estar en primera fila siempre”.

 

Genes andaluces

Dice Alberto Favero que componer música para Doña Rosita, la soltera o el lenguaje de las flores es para él “un sueño largamente acariciado”. La obra de Federico García Lorca, adaptada en esta versión por Graciela Dufau y Hugo Urquijo (también a cargo de la dirección), se estrenará el sábado 4 de junio a las 20 en el Teatro Regio (Av. Córdoba 6056). Integran el elenco la propia Dufau, Virginia Innocenti, Rita Cortese, Arturo Bonín, Silvia Baylé, Carolina Gómez, Flor Benítez, Emilia Paino, Sebastián Vitale, Elis García, Andrea Lovera, Juan Andrés Romanazzi y las niñas Fiorela Duranda y Valentina Goldzen. Hay un trío que interpreta en vivo las composiciones de Favero, a cargo de su dirección: Nélida Favero, María Eugenia Castro y Yamila Bavio. “Siempre pensé en hacer música para esta obra, que es una rareza en el universo de García Lorca. Es menos trágica, más cercana a la música que el resto de sus obras. Y tiene un evidente gusto ibérico. Yo tengo genes andaluces, así que la siento muy cercana. Y además tiene alicientes como el aporte invalorable de Eugenio Zanetti, un artista argentino con enorme reconocimiento internacional y un talento y una fortaleza únicos”.



Alejandro Lingenti