ESPECTACULOS RUBEN RADA

“Gardel es patrimonio del mundo”

El cantante uruguayo, que se presenta hoy en el Parque Centenario con entrada gratuita, asegura que busca mostrar la relación entre el tango y el candombe. Rescata la figura de Piazzolla.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Cuenta Rubén Rada que fue su mujer la que le dijo “dejá de jugar con el pop y hacé lo que sabés: tango y candombe”. Esa fue de algún modo la gota que colmó el vaso para que este popular músico uruguayo de 71 años se decidiera a grabar un álbum doble dedicado a esos géneros con los que mantiene un vínculo estrecho desde que tiene memoria.
“Siempre escuché tango y candombe, de muy pibe. Mi máximo ídolo musical es Carlos Gardel. Y el tango y el candombe siempre fueron cosa de negros. La palabra original era ‘tangó’, llegó de Africa al Río de la Plata. Se tocaba en La Plata, Buenos Aires, Rosario y Montevideo. Eran los puertos a los que llegaban los negros africanos. En Uruguay, la mayoría de los negros estudiaban música y tocaban tango. Y el que siguió esa tradición acá fue Francisco Canaro, el compositor y director de orquesta que más cerca estuvo del tango que tocaban los negros en Montevideo, con violines, clarinetes y acordeones. Yo rescato ese mismo tango, el que escuchaba en casa todo el día. En mi casa también se escuchaba mucho a Olinda Bozán, a Ignacio Corsini, a Agustín Magaldi, a Juan D’Arienzo, a Charlo...”

Esa música que está en el ADN de Rada es la que quedó plasmada en el disco Tango, milonga & candombe, de reciente aparición. Y es justamente ese nuevo repertorio del Negro el que será la base del show gratuito que ofrecerá hoy a las 19 en el Parque Centenario: temas propios, clásicos de Gardel como Anclao en París y Cuesta abajo, el famoso tema de Cacho Castaña Café la humedad y la habanera Dos gardenias, entre otros.

—¿Tiene sentido hoy la disputa sobre la nacionalidad de Gardel?
—Yo pienso que a Gardel lo juntamos con Lennon y McCartney y hacemos un país solo (risas). No sé dónde nació Gardel. Tampoco es muy importante eso. Igual que Lennon y McCartney, son patrimonio del mundo. Einstein nació en Alemania pero es un ciudadano del mundo. ¿Qué importancia tiene dónde nació alguien? Piazzolla nació en Argentina y lo echaron. Acá tocaba en lugares chiquitos, como el Bauen. Y yo lo vi en Finlandia cuando le tiraron dos mil claveles blancos al escenario.

—¿Cómo será el espectáculo del Parque Centenario?
—Además de la música, vamos a contar la historia del tango y el candombe. Por qué empezó a cantar tango Gardel, por ejemplo: fue gracias a la influencia de un payador negro uruguayo. Gardel también fue el primer artista en el mundo que hizo videoclips. Lo filmaban tocando un tanguito con sus guitarristas y ese material giraba por todo el mundo. Un genio, un dios. Le hice un candombe que cada vez que lo toco me muero de emoción. Va a ser un espectáculo muy emotivo.        

—¿Es difícil cantar tango?
—Yo sé que no soy un gran intérprete de tangos, pero dejo el corazón cuando canto. Con el tango siento más intensamente porque es lo que vengo escuchando desde mi niñez. Me acuerdo de mis abuelos y de mis tíos. Me acuerdo de las películas con tangueros de la época, también. Estoy muy entusiasmado con estos discos y quiero tocarlos lo más que pueda. Si todo sale bien, el 23 de julio vamos a estar en el Centro Cultural Kirchner. Y después quiero llevarlo a Colombia, sobre todo a Medellín, por obvias razones. La muerte de Rubén Juárez dejó un vacío tremendo. Todos los que tenemos un poquito de voz y un amor por el tango tenemos que colaborar, como lo hace Omar Mollo y como lo hizo en su momento Andrés Calamaro. No importa tanto la técnica. Si alguien goza y se divierte con esta música, estamos hechos.



Alejandro Lingenti