ESPECTACULOS DIEGO PERETTI

“Hay una clase media vendepatria”

En cartelera con la película Showroom, el actor sostiene que el Incaa ha mejorado en la actual administración. Adelanta cómo será la versión teatral de La chica del adiós.

PERFIL COMPLETO

Foto:Juan Obregón

Peretti dejó la psiquiatría en 1996 tras el salto a la fama por Poliladron. “No me tiré a la pileta. El Chueco Suar me dio proyección laboral con RRDT y Culpables. Después llegaron el teatro comercial y el cine”, recuerda el actor que colgó el ambo de médico a los 32 años y que en Showroom, recién estrenado, interpreta a un hombre sumiso que es explotado por un tío adinerado cuando se queda sin trabajo y que intenta aparentar un estilo de vida de buen pasar que no es tal. “El personaje se concentra simbólicamente en un lugar en la clase media que está obsesionada por no caer en la indigencia, de esa que está perdida, que no tiene identidad”.

—¿La película es un reflejo de la clase media?
—No toda. Pero hay una clase media vendepatria, que no tiene ideología, que no tiene opinión, y la que tiene es fácilmente maleable. La clase media muy sugestionable y que enseguida se desespera porque no puede comprar lo que antes sí podía.

—¿Te pasó de quedarte sin laburo?
—No, y no solamente de actor.

—¿Te sentís afortunado?
—Sí, muy afortunado, y respeto la fuente laboral. No soy una persona que me maltrato en el trabajo, quiero lo que hago, y lo mismo me pasaba con la medicina. En el gremio actoral está muy presente la ausencia de trabajo, no es fácil, y genera reacciones en las que hay que tener sabiduría y buena madera para sortearlas con dignidad, si no el actor que no entiende por qué no lo llaman empieza gestar una personalidad resentida.

—Hay actores que son jurados de realities como “Bailando por un sueño”, conductores, entrevistadores, ¿qué pasa con el oficio del actor?
—Tendrías que preguntarle a esa gente. Yo cambié de médico a actor pero dejé de ser médico y me puse a actuar. No me siento tentado de ser jurado de algo, porque me gusta actuar. Pero suponete que hace cuatro años que no me llaman para actuar y sólo me insisten para ser jurado, y... ¡va a llegar un momento que voy a decir que sí! Los actores a los que admiro se mantuvieron actores: Alcón, Solá, Alterio... y unos pocos se metieron en política como Luis (Brandoni), pero después han vuelto. A Luppi nunca lo vi como jurado de un reality.

—¿Qué balance hacés de la gestión del Incaa?
—Se dice que antes las subvenciones se daban a dedo, y los criterios no se sabían. Sé que ahora se dice que está más democratizado. Por lo tanto, si me baso en eso, ha mejorado. Estoy de acuerdo en que se le tiene que dar un apoyo al cine y que no tenga que ver con la cantidad de gente que va a las salas.

—¿Qué opinión tenés de la industria del cine argentino?
—No termina de asentarse. Mi experiencia es que si una película argentina es buena, con buen gusto y criterio cinematográfico, funciona.

—¿Qué le falta, entonces?
—Guión, poder de atracción, de hipnotizar al espectador. Acá en general el director es el autor de la película, es decir que se hace mucho cine de autor. En cambio en una industria buena presentan guiones y el estudio se lo da a un director.

 

“‘En Terapia’ fue un programa modelo”

Diego Peretti suele despertarse a las seis de la mañana para llevar a su hija Mora al colegio donde cursa el secundario. Todas las mañanas se informa con Luis Novaresio, de AM La Red, y Juan Pablo Varsky de FM Metro. “Novaresio trata de mantener la objetividad, aunque no esté de acuerdo con él en un montón de cosas. No se deja arrastrar por la ideología que tiene, hace chistes con que es un gorila y en ese devenir te informa. Varsky es muy inteligente, y tiene el don de la objetividad, sobre todo en estos tiempos en que está todo polarizado”.

Peretti se encuentra ensayando la adaptación teatral de la película La chica del adiós, de Neil Simon, en coprotagónico con Paola Krum, dirigida por Claudio Tolcachir, y producida por Adrián Suar y Pablo Kompel. “Hace tres semanas que venimos repasando los textos. Vamos a estrenar el 11 de mayo en el Metropolitan –cuenta–. Es mi primera vez con Paola (Krum), y la verdad es que está saliendo un trabajo interesante y de buen funcionamiento”.

—Lo último que hiciste en TV fue “En terapia”, ¿qué te dejó esa experiencia?
—En terapia es un programón, para guardarlo en un cajón y tenerlo ahí. Un trabajo monumental, eran todos los días veinte hojas de textos en los que vos estás sentado, entonces el texto es la vedette, una vez terminado quedé orgullosísimo. Me marcó como actor, y cuando hacés un gol en televisión como En terapia no te lo olvidás más. La televisión es muy popular, llega a los rincones más recónditos, y Canal 7 ni qué hablar. Me fui a filmar a Ushuaia la película La reconstrucción, de Juan Taratuto, y la gente me decía “Diego, ¿me das una terapia?”.



Gustavo Méndez