ESPECTACULOS 80 AÑOS RADIO NACIONAL

Héctor Larrea y Felipe Colombo, dos fanáticos de la radio

El histórico conductor y el joven actor analizan los cambios de este medio y el vínculo con los oyentes.

Felipe Colombo y Héctor Larrea, dos generaciones en la radio
Felipe Colombo y Héctor Larrea, dos generaciones en la radio Foto:Marcelo Aballay

Si hubiera que graficar a la historia viva de la radio argentina en una persona, no existe ninguna duda que el elegido sería el grandísimo Héctor Larrea. El pibe de Bragado que dejó su humilde vivienda de la ciudad bonaerense lleno de sueños para entrar al ISER marcó una huella imborrable en la radiofonía nacional con el recordado Rapidísimo, que luego le dio el salto a la tevé. Pero Larrea es, más que nada, un verdadero prócer de la radio que sigue en actividad, como voz institucional de Radio Nacional AM 870 que hoy, 6 de julio, cumple 80 años. “Tengo casi, casi, la misma edad que ésta emisora”, sonríe (cumple 79 en octubre) tal vez un poco nostálgico, el conductor de Una Vuelta Nacional, programa que se emite por las tardes (15 a 17) de Nacional Folkórica FM 98.7, una de las emisoras que forman parte de la órbita estatal junto con Nacional Rock FM 93.7, Nacional Clásica FM 96.7, RAE (Radiodifusión Argentina al Exterior) y las 49 emisoras  de todo el país.  Frente a Larrea, en una de las oficinas del edificio de Maipú 555, está sentado Felipe Colombo, el actor de 34 años que está dando sus primeros pasos en el éter con el ciclo Alimento Balanceado (de 12 a 14 por Nacional Rock), lo mira y escucha con respeto y admiración.

“Siempre los que beneficiaron a la radio son los nuevos, porque traen nuevas ideas… el único camino que queda hoy para la gente que quiera trabajar en radio es traer proyectos, ideas, sacarle problemas, y tenés que tener una voz que te acompañe y una cultura básica. La radio se merece todo”, aconseja Larrea a Colombo. “Estoy enamorado de la radio. Me volví loco, las diferentes maneras de presentar, de traer músicas de otros lados, de hacer radioteatro. Nací con la radio de antes y ahora soy parte de la transición a la digital. Es muy fuerte”, agrega el actor.

-TuneIn es la aplicación más bajada del mundo para escuchar radio de cualquier país, ¿te la bajaste? ¿Héctor, escuchás radio desde tu celular?

-Larrea: No. Pero es cierto que van a desaparecer muchas cosas. La radio como se concibe hoy no existirá más. ¿Qué hacen mis nietos para escuchar música? Tengo uno de 13, otro de 12 y el más chico de 7, los dos más grandes escuchan música desde la notebook, bajan sitios de la televisión. Cuando vayan partiendo los de mi generación la radio objeto se digitalizará. Eso sí, la idea de la radio popular no desaparecerá, sí habrá más diversificación. Mis nietos no saben los que es un CD. El de 13 vive en Noruega, vino un día a casa y miraba extrañado las paredes de mi casa que está forradas en discos y me preguntaba: “¿Esto qué es “Tata”? ¿Cada uno tiene una sola canción?”. La radio cambió y seguirá cambiando, y lo único que no perderá es la espiritualidad, la tiene desde sus inicios con todas las características de un pueblo. La gente se enoja porque se dicen muchas guasadas por radio, lamentablemente, eso forma parte de nuestra personalidad también, a mí me ofenden a veces cuando las escucho y no soy un santo. Yo soy un tipo que frecuenta el café, las charlas guarangas, pero al aire antes se cuidaba más eso. Las chicas de colegio dicen boluda-boludo todo el tiempo, y se repite delante el micrófono.

-Colombo: Es increíble la actualidad de la radio. Hay una aplicación que se llama Radio Garden, es un ícono de un mundo y podés sintonizar radios de cualquier parte del planeta haciendo click, y así podés escuchar una FM pequeña de Oceanía.

-Felipe, en tu programa Alimento Balanceado, hacen videos de Instagram para mostrar la radio por dentro, ¿cómo analizás la fusión de la radio histórica con las nuevas tecnologías y redes? ¿Suman oyentes?

-C: Al programa lo planeamos, le dimos un formato, y en ese armado lo de las redes entró naturalmente porque está implícito en muchas cosas que hacemos, es una herramienta que uso mucho, y  me parecía divertido mostrarlo. Hoy la mayoría de la gente muestra todo o casi todo en las redes y la radio no queda afuera de eso. La radio se escucha mucho desde los celulares y al público de hoy lo vas atrayendo de otra forma. Como tengo seguidores de otros países, se enganchan con la música argentina, y eso hace muchísimos años era impensado. Con las redes sumamos curiosos a la radio. Hoy todo tiene vértigo, velocidad, y la radio tiene que adaptarse a eso y no dejar de ser compañía. Los medios y redes se acoplan a eso, son a esta altura, primos hermanos.

-Badía hizo Imagen de radio en televisión. En los últimos años comenzaron a televisar directamente la radio, hacer dúplex con el cable, y mostrarlo en streaming por páginas webs, perdiendo, tal vez, lo que se denomina “la magia de la radio”. ¿qué piensan de esta fusión?

-L: Como todo viejo nostálgico, y a veces los viejos nos creemos que tenemos toda la verdad, al principio me resistía a que hubiera radio televisada. Porque es como decís, el encanto de la radio es el misterio. Pero me resigné, la televisación de la radio también es inevitable, todas las radios van a televisarse.

-C: Yo creo que televisar por televisar, dejar una cámara fija y hacer un programa de radio, no sirve de nada. La cuestión está en hacer un programa a conciencia, con un concepto de que sea televisado, con ideas.

-L: Acá te voy a sugerir una cosa, Felipe. Es jodido lo que voy a decir, nunca esperes demasiados proyectos de los argentinos, menos para las comunicaciones, somos medios desordenados, vamos haciendo de a poco. Ustedes, los jóvenes, con otras culturas, con conocimientos más amplios de las artes, con las tecnologías nuevas pueden aportar… Yo llego hasta el correo electrónico.  Mirá la diferencia: yo hago el programa Mirá lo que te traje con Bobby Flores en Nacional (sábados de 23 a 24), llegó con los seis discos y me los digitalizan, y Bobby cae al estudio, mete la mano en el bolsillo, y saca un pen drive.