ESPECTACULOS LAS ESTRELLAS

Hermanas en el oficio y dueñas del rating del prime time

Cid, Kloosterboer, Urtizberea, Pérez y Bustos analizan el éxito de la tira de El Trece y afirman que la baja de su competencia Fanny, la fan les generó tristeza. La convivencia en el set y las escenas de sexo.

Chochas. Las cinco recalcan el buen clima que se vive en las grabaciones. Están seguras de que la “buena onda” existiría aunque la tira no fuese el éxito que es.
Chochas. Las cinco recalcan el buen clima que se vive en las grabaciones. Están seguras de que la “buena onda” existiría aunque la tira no fuese el éxito que es. Foto:el trece

Felicidad. Es la palabra que repiten cada una de las cinco protagonistas de Las Estrellas: Celeste Cid, Marcela Kloosterboer, Violeta Urtizberea, Natalie Pérez y Justina Bustos. No cabe duda de que el júbilo reside en que a la tira de El Trece le sale el sol todos los días en las planillas de rating (promedian 16 puntos). Pero el quinteto prefiere remarcar la buena relación que habita entre ellas, sin guerras de ego, y con una participación ecuánime en las escenas con un promedio diario de 12 per cápita. “El éxito es circunstancial, un accesorio”, empieza Cid. Kloosterboer suma: “Hay un poco de suerte también de que la gente ahora quiere ver este tipo de historias”. “Es un momento extraño para la televisión y tenemos que ser agradecidas”, dice Urtizberea. “Acá no hay egos. La pasamos realmente muy bien y creo que eso traspasa la pantalla”, agrega Bustos. “Hoy podemos decir que forjamos cierta amistad, pero sabremos si sigue o no cuando termine la tira”, responde Pérez.

—¿Esperaban este éxito?

KLOOSTERBOER: No. Pero desde el momento que me lo contó Adrián (Suar) y durantre los dos meses de ensayos con los directores Sebastián Piuvotto y Lucas Gil, me di cuenta que iba a estar bueno, con personajes diferentes y que tenía un atractivo especial.

CID:  Yo sí, realmente le tenía mucha fe, por la historia, por los diferentes matices y colores que tenía. Me da mucha felicidad que al programa le vaya bien, que la gente lo vea.  

—¿Creen que si el rating no funcionara el clima laboral cambiaría?

C: No. Uno no trabaja para el éxito, es tan impredecible en algún lugar por qué a un programa le va bien. El éxito es muy circunstancial, es un accesorio. Con los años aprendí que el éxito pasa por dar lo mejor de uno, ser responsable del trabajo, estudiar las escenas, y hacer de tu lugar de trabajo un espacio armónico.

—¿Formaron una amistad?

PEREZ: Aún no tuvimos ningún cumpleaños, pero la semana pasada armamos un plan de ir a cenar juntas por primera vez. Compartimos diez horas todos los días, todas tenemos amigas de la vida, pareja, hijos... Forjamos una cierta amistad pero esa verdad se va a ver al final de la novela. Creo que va a quedar una gran relación, no sé si seré amiga de ellas toda la vida. Ojalá que sí. Recuerdo que cuando me dijeron el elenco no dije: “¡Uy! qué paja”, todas me provocaron una sonrisa. Me vibraron bien.

BUSTOS: Me enorgullece que las cinco nos llevamos súper bien, no hay egos o actitudes que molesten, desde los chicos hasta los empleados de la productora están en sintonía positiva, y eso se siente cuando se ve a Las Estrellas.

—¿Creen que haber salido antes que “Fanny, la fan” las benefició?

K: No sé, por ahí dentro de cinco años pasaban Las Estrellas y Fanny, la fan y capaz que a Fanny le iba mejor. Es una lástima lo de Fanny, que lo levanten a los 15 días, nunca pasó y hay un montón de amigos trabajando, muchos actores. Más alla de la competencia, sabía que nuestro programa estaba tan bueno que lo iban a mirar así empezáramos en marzo, septiembre o noviembre.

URTIZBEREA: Lo que pasó con Fanny nos sorprendió muchísimo. Me genera mucha tristeza, y aparte que está mi papá (Mex) en el elenco, cosa que me juega lo personal. Hablé con él y están tristes porque formaron un elenco y un grupo muy bueno y siguen grabando para la web. Este antecedente te genera miedo como actor, de que te la pueden levantar a los 15 días si no funciona y no quiero que se implemente eso, que no haya tolerancia.

P: En Pol-Ka levantaron una ficción hace poco (Quiero vivir a tu lado) pero fue con previo aviso, dejaron tres meses de prueba, fue algo paulatino. A Fanny le cambiaron el horario y a los tres días lo levantaron. Es un negocio que los actores no entendemos, se pierden millones de dólares seguramente, y hay algo evidentemente que no sabemos, que está más allá de nosotros y pertenece al mundo de los negocios. Nosotros no le ganamos a nadie, no nos enorgullece que hayan levantado una novela, y sabemos el trabajo que implica, unas 500 personas. No cuidaron a los actores, a los trabajadores, al producto.

—Violeta, tu personaje padece el Síndrome de Tourette. ¿Luego de las críticas modificaste algo en tu interpretación?

U: No cambié nada extremo por las críticas y siempre supe que lo hago con total respeto y compromiso. Sinceramente recibí buena onda y lo que me pone feliz es que el programa le dio difusión a la enfermedad, mucha gente no sabía que existía. Me escribió un papá que descubrió que su hija tenía el problema por el programa. Eso es lo importante, después si te gusta o no mi actuación tiene que ver con la subjetividad artística.

—Marcela, hiciste escenas de sexo con Luciano Castro y Nicolás Francella, ¿ahora que sos madre te da más pudor?

K: No. La maternidad trae más seguridad, te plantás desde otro lugar, me trajo cosas positivas. En las escenas de sexo en Las Estrellas se muestra poco, parece mucho pero es menos de lo que he hecho en Valientes, con más planos. Acá es un revolcazo y listo. Por ahí cuando mi hija Juana sea más grande me limite un poco más.  

—Celeste, ¿llevás a Antón al set?

C: ¡Claro! Antón viene todos los días conmigo, por supuesto que no todo el día entero. Está conmigo, ensayo con él a upa, es uno más del elenco. A Antón le divierte estar con mucha gente, la pasa bárbaro, es realmente muy sociable. André (su otro hijo de 12) también ha venido muchas veces, y me conmueve mucho verlo en mi mundo, le llama la atención, se sorprende, mira el programa y se divierte. Es muy lindo poder compartir con ellos. La razón de todo finalmente está ahí.


De mitos femeninos y vidas ‘fast food’

Socias, Para vestir santos, Mujeres asesinas, Malparida, Guapas y ahora Las Estre-llas. A Adrián Suar le funciona la fórmula del universo femenino, y tal vez su única piedra en el zapato fue Quiero vivir a tu lado con el póker Florencia Peña, Paola Krum, Gabriela Toscano y Muriel Santa Ana que no le funcionó este año. “Es todo un prejuicio que si se juntan muchas mujeres es para quilombo. Yo creo que los hombres son peores, y no por los hombres de este programa, sino en general. Son más bravos los hombres que las mujeres. Tal vez las minas podemos ser más intensas, pero entendemos nuestro mundo, nos apo-yamos en eso”, dice Natalie Pérez. Con las planillas de rating en mano, Suar les confirmó que grabarán hasta fin de año de mínima. “Siempre fue la idea llegar a diciembre pero nunca se sabe. Tal vez la estiren un poco más de lo pensado, cosa lógica si le va bien, y no creo que haya segundas partes, para mí nunca funcionan”, dice Kloosterboer.

—¿Coinciden con algunos actores que se quejaron de la falta de horas de ficción nacional en los canales?

URTIZBEREA: Este es un momento muy extraño de la televisión en general, donde no se sabe muy bien lo que está sucediendo. No se entiende si la gente ve más series en Netflix, internet, y eso es riesgoso al entender el gusto del público. 

CID: Es cierto pero son los códigos del mundo de hoy... Son tiempos complejos en todo aspecto. Las relaciones hoy en día también funcionan muy rápido, no hay recorrido, no hay profundidad, lo más simple y cortoplasista es mandar todo al diablo y que pase lo que sigue. Todo fast food. Pasa en la vida y también si una ficción no funciona de entrada.



Temas: